¿Qué son los sistemas ADAS?

ADAS (Advanced Driver Assistance Systems) en español Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción. No hablamos de conducción autónoma, sino de tecnología que ayuda al conductor y evita accidentes. En Europa a partir de 2022 los carros nuevos tendrán que montarlos de manera obligatoria.

Estos sistemas funcionan de tal forma que recopilan esa información para que el ordenador central del auto la analice y actúe en consecuencia. Podemos encontrar sistemas ADAS en el parabrisas y en otras zonas del carro, como paragolpes, y son de distintos tipos:

Cámaras

El más utilizado, puede encontrarse en diferentes lugares como los retrovisores, para formar una visión distinta del entorno. Mide ángulos y el ordenador puede entender lo que envían a ellas siempre que se haya programado. No son suficientes pues se ensucian, no van bien en condiciones adversas.

Radares

Son capaces de detectar objetos estáticos o en movimiento, hasta 250 metros de distancia. No les influye la meteorología o la luz que haya, pero no reconocen formas. Suelen ubicarse la parrilla delantera del carro.

Sensores ultrasonidos

Ideales para reconocer el entorno más próximo al carro, por lo que son los que emplean los asistentes de estacionamiento. Están normalmente en el paragolpes: envían un impulso de ultrasonido que rebota en los obstáculos y luego el carro registra el eco.

Sensores de vídeo

Son cámaras capaces de reconocer objetos y las más novedosas lo hacen en 3D, por lo que pueden determinar a qué distancia están, saber si es un vehículo, peatón, ciclista o animal y hasta distinguir letras o números en señales de tráfico. Suelen estar en el centro superior del parabrisas, que es la zona con mejor visibilidad.

Sensores láser (LIDAR)

Por ahora poco empleados por su alto coste, pero la conducción autónoma del futuro dependerá de ellos pues miden en 3D con gran precisión.

Para que funcionen correctamente los sistemas ADAS tienen que mantenerse en buen estado. Esto implica esmerarse en la limpieza del parabrisas y realizar calibraciones cada cierto tiempo para comprobar que los datos que miden son correctos y, obviamente, cuando toque cambiar el parabrisas del carro cuando esté roto.

¿Cómo ayudan los sistemas ADAS en un viaje?

Los sistemas de ayuda a la conducción hacen algo que los humanos no: conservan el nivel de atención en todo momento. Esto resulta vital en un viaje largo, cuando el cansancio (, comienza a manifestarse. Y es que incluso realizando paradas frecuentes, la hipnosis de la carretera acecha y los peligros no se perciben con la misma rapidez.

Existen más ADAS de los que citamos aquí, pero estos son los que más ayudan en un viaje largo:

Control de crucero adaptativo (ACC, Adaptive Cruise Control).

El control de velocidad permite programar una velocidad, ya que el carro la mantendrá. En este caso, además, el carro mantiene la distancia con el vehículo precedente. Funciona con un ligero despiste o desatención del conductor y ajustará la velocidad al carro que se encuentre delante. Una vez que no detecta obstáculos delante, vuelve a recuperar la velocidad programada.

Aviso de salida del carril (LDW, Line Departure Warning).

Los sensores reconocen las líneas de la carretera y, si en algún momento las pisa sin haber activado el intermitente, el vehículo avisa. En función del fabricante esta advertencia es sonora, luminoso o con una vibración en el volante.

Control de mantenimiento de carril (LKAS, Line Keeping Assist System).

Funciona del mismo modo como el anterior, pero con la capacidad de actuar sobre la dirección para volver al carro entre las líneas.

Aviso de colisión (FCW, Forward Collision Warning).

Mediante un sonido, a veces acompañado de un mensaje en el salpicadero, le advierte de la presencia de algo adelante. Útil en retenciones inesperadas. En algunas pruebas se ha visto que algunos modelos avisan incluso en una curva cerrada al detectar el guardarriel.

Freno autónomo de emergencia (AEB, Autonomous Emergency Braking).

Además de lo anterior, activa el sistema de frenos. Algunos vehículos llegan a activar de manera automática los intermitentes de emergencia para avisar a quienes viajan detrás de nosotros y ayuda también al estacionar.

Avisador de ángulo muerto (BSD, Blind Spot Detection).

Personalmente es de las ADAS que más se utiliza. Emplea luces (normalmente en el retrovisor) o vibraciones para advertirnos de que algún carro nos va a rebasar, justo cuando este se encuentra en el punto ciego y no podemos verlos.

Detector de cansancio del conductor (DFD, Driver Fatigue Detector).

Este sistema no mira hacia lo que pasa fuera, sino qué ocurre dentro. Algunos sistemas detectan cómo actuamos sobre el volante y otros analizan los ojos para saber si el conductor tiene síntomas de fatiga. Lo más habitual es mostrar un dibujo de una taza de café en el cuadro de instrumentos recomendando hacer una parada.

Sistema de detección de peatones (PCW: Pedastrian Crossing Warning).

Avisa la presencia de peatones en la trayectoria. Los más avanzados también reconocen ciclistas y animales. Puede que durante el viaje no lo emplee, pero cuando más nos despistamos y relajamos es justo al llegar a destino o a punto de hacerlo y este sistema ayuda a que no tenga ese despiste.

Comentar