¿Qué son las luces de xenón y bi-xenón?

Las luces de xenón han sido la evolución de las lámparas halógenas en los dispositivos de iluminación de los vehículos. Fueron introducidas por primera vez para las luces de cruce en 1991 por la empresa Osram en el BMW Serie 7 y desde el 2001 están presentes también en las luces de carretera, denominándose estas últimas luces bi-xenón en clara referencia a los dos tipos de luces delanteras del vehículo.

El mercado automovilístico avanza y junto a él avanzan también los sistemas de iluminación que se incorpora en los vehículos. En este artículo vamos a poner sobre la mesa el funcionamiento y ventajas de las luces de xenón.

Funcionamiento

La luz se genera por medio de un arco voltaico de hasta 30 KV, entre dos electrodos de tungsteno situados en una cámara de vidrio, cargada con gas xenón y sales de metales halogenizados. El arco es generado por una reactancia que produce una corriente alterna de 400 Hz. En el interior de la lámpara se alcanza una temperatura de aproximadamente 700 grados centígrados.

Una vez efectuado el encendido, se hace funcionar la lámpara de descarga de gas aproximadamente durante 3 segundos, con una corriente de mayor intensidad. El objetivo es que la lámpara alcance su claridad máxima tras un retardo mínimo de 0,3 segundos. Debido a este ligero retardo no se utilizan lámparas de descarga de gas para la luz de carretera.

En virtud de la composición química del gas, en la ampolla de la lámpara se genera una luz con un elevado porcentaje de luz verde y azul. Esa es la característica de identificación exterior de la técnica de luminiscencia por descarga de gas.

Ventajas de  la luz de xenón

Las ventajas de esta nueva generación de faros en comparación con la tecnología de las lámparas convencionales  son: Rendimiento luminoso hasta tres veces superior, con la misma absorción de corriente. Para generar el doble de intensidad luminosa que una lámpara convencional de 55 W, se utiliza una descarga de gas de sólo 35 W. De esta manera se reduce el consumo en aproximadamente un 25%.

La vida útil es de unas 2.500 horas. Cinco veces más que una lámpara halógena. Mediante una configuración especial del reflector, visera y lente se consigue un alcance superior y una zona de dispersión más ancha en la zona de proximidad. De esta forma se ilumina mejor el borde de la calzada, lo cual reduce la fatiga visual.

Faros con lámparas de descarga de gas bixenón

En los sistemas anteriores no era posible generar las luces de cruce y carretera con una sola lámpara de descarga de gas. No se podía modificar el límite claro-oscuro durante el funcionamiento.

Ahora es posible utilizar la luz de xenón para cruce y carretera, haciendo intervenir un obturador mecánico “shutter”, cuya posición se conmuta por medio de un electroimán.

Con este mecanismo obturador se cubre una parte de la luz generada por la lámpara, para configurar así la luz de cruce. Al pasar el mecanismo a la posición de carretera se deja pasar la totalidad de la luz generada por la lámpara.

Se sigue manteniendo una lámpara H7 para la función de ráfagas, ya que la bombilla de xenón, debido a las características de inflamación del gas para la producción de luz, no puede trabajar en la función de apagado y encendido rápido.

Además de la gran cantidad de potencia que obliga a la manipulación de este tipo de tecnología sólo por especialistas, los sistemas basados en el xenón obligan a incorporar por normativa (aunque no en todos los casos) lavafaros y sistema de regulación automático de alcance.

Regulación automática del alcance luminoso

Para evitar la posibilidad de deslumbrar a los conductores que circulan en sentido contrario, la legislación obliga a que los vehículos con faros de descarga de gas dispongan de un sistema regulador automático de alcance luminoso.

Función de emergencia

Si se presenta alguna avería eléctrica en la regulación automática del alcance Luminoso, los servomotores del sistema desplazan automáticamente el enfoque de los faros a su posición más baja. De esta forma, el conductor se percata de la avería.

Precauciones

  • La lámpara de descarga de gas recibe tensiones eléctricas de hasta 30 KV, es imprescindible extremar las medidas de seguridad. El faro con cámara de descarga de gas y el bloque de encendido tienen rótulos de aviso a este respecto.
  • Debido a la alta potencia luminosa de este tipo de lámparas, se debe evitar la observación directa y frontal del faro.
  • Desconectar el borne negativo de la batería antes de proceder al desmontaje o instalación.
  • Si el faro de xenón está encendido, no tocar la instalación, la bombilla o el enchufe sin protegerse las manos con guantes. Si el faro de xenón está encendido, no tocar la instalación, la bombilla o el enchufe sin protegerse las manos con guantes.
  • No realizar tareas de mantenimiento en el faro de xenón con las manos húmedas.
  • Para encender el faro de xenón, la lámpara debe estar instalada en su alojamiento (nunca encender el faro con la lámpara de xenón fuera de éste).
  • Asegurarse de instalar la lámpara de forma adecuada, si se instala de forma incorrecta, pueden producirse fugas de alta tensión que deteriorarían la lámpara y el enchufe.

Entradas relacionadas

Comentar