¿Qué es un filtro de combustible?

Para asegurar que el combustible que llega al motor se encuentra limpio, debe pasar a través de unos elementos filtrantes diseñador para atrapar y retener las impurezas presentes en el combustible. Esta suciedad puede incluir sedimentos que se acumulan en el fondo del depósito con el tiempo.

Esto sucede en vehículos nuevos o viejos, si se pone combustible en estaciones de servicio de almacenamiento subterráneo con bajo mantenimiento en sus tanques y filtros. No importa si la suciedad en el combustible proviene de sedimentos o de gasolina de calidad un tanto cuestionable, se debe evitar que llegue al motor donde puede causar un daño real.

La limpieza del combustible que se envía al corazón mecánico del auto también mantiene a los inyectores de combustible rociando en lugar de obstruirse. Porque, como cualquier otro filtro, la suciedad lo obstruirá con el tiempo. Esto hace que la bomba de combustible tenga que trabajar más, lo que a su vez puede provocar su avería.

Por lo general, los vehículos que funcionan con motores de ciclo Diesel tienen dos filtros de combustible separados: uno en el depósito y otro que, a menudo, se encuentra bajo el capó. Este último está diseñado específicamente para eliminar el agua (extremadamente perjudicial para los motores diésel) y atrapar impurezas más pequeñas que plantearían un problema para las mecánicas diésel modernas diseñados con configuraciones de combustible de alta presión y un funcionamiento más limpio.

Dado que el gasóleo es más espeso y menos refinado que la gasolina, el fabricante puede incluir un programa de reemplazo más frecuente que, lo realmente recomendable es sustituirlo a la mitad de su vida útil. Si en el pasado se podía estirar el cambio unos cuantos miles de kilómetros más, bien es cierto que hay que otorgar cierto mérito a las mejoras en los materiales de filtrado y a los avances en la refinación, que producen combustibles más limpios en líneas generales.

¿Dónde está ubicado un filtro de combustible?

La ubicación de un filtro de combustible varía de un vehículo a otro. En muchos automóviles y camiones más nuevos, el filtro está ubicado en el depósito, donde puede o no ser parte de un conjunto del módulo de la bomba de combustible. O puede montarse en el bastidor, fuera del depósito, donde está rodeado por un escudo protector. Muchos vehículos están equipados con dos filtros: uno dentro del propio depósito y otro fuera del, en algún lugar a lo largo de la línea de combustible.

En algunos casos donde el filtro está dentro del depósito, puede caer en la categoría de “no reparable” si es parte de un conjunto de bomba integrado. Esto significa que la bomba contiene un elemento a modo de filtro montado de forma fija que no está diseñado para un reemplazo regular; solo se cambia cuando se instala una nueva bomba. Sin embargo, algunos filtros montados en la parte superior del depósito están diseñados para facilitar la vida a los mecánicos, ubicados debajo del banco posterior de asientos.

¿Qué sucede cuando está sucio?

Cuando el filtro está sucio puede generar una serie de fallas que nombraremos a continuación:
 Obstrucción media o completa del circuito de combustible.
  • Baja presión de combustible en el circuito.
  • Evitar que llegue la cantidad de gasolina requerida a los inyectores.
  • Obstruir los inyectores.
  • No pulverizan la gasolina.
  • Sin la pulverización ocasiona explosiones fuera de tiempo, generando otras fallas.
  • A su vez, pueden disminuir la potencia del motor, o inclusive hacer que se detenga del todo para evitar fallas realmente serias.
  • Genera contaminación al ambiente, ya que la gasolina no quemada del todo, es expulsada por el tubo de escape.

Para detectar si el filtro está sucio y evitar que se obstruya del todo y genere daños mayores, debemos poner atención a los siguientes síntomas:

Olores fuertes a combustible. Cuando la gasolina no lleva la presión necesaria a los inyectores, no se pulveriza o puede evacuarse en forma líquida por el tubo de escape, generando olor fuerte a gasolina.

Consumo irregular de combustible. Si la gasolina no se quema del todo o es expulsada por el tubo de escape, esto aumentará el consumo de combustible de forma notable.

Dificultad para poner el motor en marcha. Si hay que realizar varios intentos antes de lograr poner el motor en marcha, es posible que el filtro esté sucio, o una vez puesto en marcha, que el funcionamiento no sea suave y armónico.

¿Cuándo es el momento de cambiar el filtro de combustible?

  • Motor tembloroso al ralentí
  • No arranca
  • Le cuesta arrancar
  • El motor se apaga mientras circula
  • Inestabilidad del motor a baja velocidad

Comentar