Prueba de conducción: Smart Forfour 2015

¿Recuerdan todo el revuelo mediático causado por el lanzamiento del Smart a finales de los años 90? Toda la atención de público (aficionado o no al mundo del motor) se centró en ese novedoso concepto de automóvil urbano ultracompacto, de bajas emisiones, poco consumo y –como si fuera poco- con el respaldo y desarrollo técnico de Mercedes-Benz.

El futuro parecía muy prometedor para el Smart, pero para muchos críticos este coche fue víctima de su propio éxito y  Mercedes quiso rentabilizar la buena acogida inicial con la creación de toda una familia de autos de diversos segmentos bajo la estética inicial de Smart. En un momento se comercializaron simultáneamente una versión de dos plazas, biplaza speedster, biplaza compacto convertible y na versión de cuatro plazas compacto, que si bien llamaban la atención, comenzaron a repetir fórmulas empleadas por otras marcas europeas y asiáticas, y empezó a dar esa sensación de que se había desvirtuado la idea original de Smart. Esto llevó a una pérdida paulatina de interés por parte público target inicial hasta llegar a un nivel de ventas más bien pobre.

El Smart Forfour (cuatro asientos) fue la segunda apuesta de la compañía para el conductor que quería la practicidad del biplaza pero con la necesidad de algo de espacio de carga, asiento para los niños o un pasajero adulto ocasional en el asiento trasero. Su diseño no era novedoso (estética similar al ForTwo) y se quedaba corto en comodidad para largos desplazamientos, pero su bajo peso hacía que los 64 caballos de su motor más modesto ofreciera las sensaciones de un auto de rally, por no mencionar los 175 caballos de fuerza que la versión Brabus.

2015: El renacimiento del ForFour

La primera generación del ForFour fue descontinuada en el año 2006 por falta de interés. Muchos no apostaban por una vuelta al mercado de este modelo, pero los ingenieros de Smart dieron con la manera de explotar un mercado cautivo, rediseñar el modelo y darle una nueva vida al nombre.

La segunda generación del ForFour rompe con lo establecido y vuelve a la antigua fórmula del motor y transmisión trasera al compartir plataforma con la nueva generación de Renault Twingo, pero con la tecnología Ford empleada en los motores turbo tricilíndricos de baja cilindrada y alta compresión.

Pudimos dar una vuelta a la manzana en el nuevo Smart ForFour y las sensaciones fueron algo que difícilmente podamos comparar con otro auto contemporáneo: el motor turbo de 89 caballos y 0.9 litros es algo que se puede ver en Fords y Mazdas de pequeño tamaño, pero su ubicación en el tren trasero da por un momento la sensación de impulso que no sentía desde la última vez que estuve a los mandos de un musculoso Mustang del 84. ¿Es exagerada esta comparación? Si, y mucho, pero es un punto a favor que Mercedes haya podido despertar esa parte olvidada de la conducción divertida que muchos habíamos abandonado a favor del confort, economía y facilidad para movernos en la ciudad.

Si enfrentamos esa “mini-sensación” de auto musculoso con el consumo que ronda los 5 litros de carburante a los 100 kilómetros, este cohete de bolsillo capta la atención de un espectro bastante amplio de conductores que van desde universitarios hasta urbanitas de mediana edad. ¡Bien jugado, Smart!

El equipamiento y acabado interior, como buen auto alemán no sorprende que sea cuidadosamente diseñado y con tecnología de punta a partes iguales. Podemos ver 2 pantallas que monopolizan el entretenimiento y los indicadores: una de 6.5 pulgadas que muestra el navegador, radio y reproductor multimedia y otra de 3.5 pulgadas sobre el volante donde vemos los valores del velocímetro, tacómetro e indicadores de presión y temperatura de aceite, nivel de combustible, etc.

El aspecto exterior muestra mucha atención al detalle como las originales formas de los faros y luces de stop que no escatiman en uso de xenón y led respectivamente para mejorar el brillo y alcance lumínico sin que se deslumbre o desoriente  a los demás conductores. El acabado metalizado de la pintura en 2 tonos (un color para la carrocería y otro para guardabarros, paragolpes y pasos de rueda) viene de serie en todos los autos, lo cual ya es una característica estrella de la marca.

Veredicto: Este coche compacto y urbano cumple deja buen sabor de boca en breves trayectos de carretera o al pisar un poquito más el acelerador en curvas urbanas y suburbanas. La tracción trasera te va a transportar por momento a los años de coches potentes y gasolina barata, pero con la seguridad brindad por los airbags de asiento y cortina y una suspensión digna de sofá de la casa de los abuelos.

Echamos en falta más espacio de almacenaje en el maletero, pero siempre podemos abatir los asientos traseros para casos puntuales.

En Europa, Asia y América latina hay muchos autos que pueden competir en tamaño con el Smart, pero el mercado de Norteamérica se perfila como el de mayor venta por la falta de opciones en el segmento.

Entradas relacionadas

Comentar