Prueba de conducción: Nissan March / Micra

Cuando viajo por placer o para asistir a algún evento del mundo del motor, suelo aprovechar cada desplazamiento para recorrer caminos que no conozco en autos de colaboradores de Pruebaderuta.com o en vehículos de alquiler. Mi último viaje a la isla de Aruba no fue diferente y mis expectativas de alquilar un 4x4 para salir de rutas rurales se vieron rotas al llegar al mostrador de rent-a-car.

-Lo siento, señor. Solo nos quedan autos subcompactos-

Bueno…tengo que asumir que no tenía reservación hecha con antelación y tampoco preví el inicio de temporada alta en el Caribe, por lo que tenía que dar gracias de al menos tener la posibilidad de alquilar lo que parecía un carrito de juguete, pero que demostró tener todo lo que se necesita para tener diversión, seguridad y economía de combustible a partes iguales: había alquilado un Nissan Mach.

El Nissan March (o Micra, como se conoce en Europa y otros mercados) que alquilé montaba un motor tricilíndrico de 1 litro y 12 válvulas acoplado a una caja automática de 5 marchas. Esta combinación fue la primera característica que me preocupó: ¿Esto tendrá suficiente potencia para llevarme a mí y a mi maleta? Esta fue mi primera preocupación y mi primera sorpresa grata.

Pequeño pero cumplidor

Resultó ser que el pequeño motor de 1.0 litro desarrollaba unos saludables 74 caballos de fuerza y la caja de cambios tenía unas relaciones cortas que llevaba con mucho brío al ligero March (menos de 700 kg en vacío) a velocidades de crucero que no tenían nada que envidiar a ninguno otro miembro de la flota.

Hay que tener en cuenta que la topografía de la isla de Aruba no presenta ningún accidente geográfico mayor donde llevar al límite el Nissan, pero el reto real se presenta en los caminos de tierra a las afueras de Oranjestad donde la relación agarre / potencia marca la diferencia entre quedarte en un banco de arena o disfrutar del sol y la playa.

IMG_1665

Performance

Ciudad:

Las calles bien asfaltadas de Oranjestad y sus alrededores (San Nicolaas y Noord) permiten pisar un poquito del acelerador –incluso en las rotondas/redomas- con toda seguridad. Es justo cuando se acelera en las curvas que el conductor entra en cuenta que un subcompacto ligero de 74 caballos y tracción delantera no ofrece mucho peso en eje trasero como para hacer muchas locuras. En el camino de regreso al aeropuerto tomé la misma curva, pero con mis maletas en el maletero y la diferencia fue notable.

Vías rurales:

Cuando las carreteras se acaban y comienzan las pistas rurales de tierra y roca suelta necesitas una de dos cosas: potencia o agilidad. Es aquí donde la poca masa que no da el agarre necesario en ciudad se vuelve un punto favorable, ya que existe poca probabilidad que un auto tan ligero quede atascado en tierra muy suelta, y si ese es el caso, un ligero empujoncito te hará volver a la aventura.

Equipamiento

El equipamiento de serie del Nissan March / Micra  (precio de venta medio en América Latina de unos 12.000 $) incluye aire acondicionado, dirección asistida, equipo de audio con entrada USB y mandos al volante. Por unos 2.000 $ mas, está disponible la línea superior con mandos de aire acondicionado digital, cámara trasera y llantas de aleación de 16 pulgadas.

Veredicto:

Auto económico (menos de 6 litros de gasolina consumidos por cada 100 km de caminos mixtos), versátil y divertido de conducir con limitaciones de agarre en curvas pero bastante atrevido a la hora de cambiar de características de camino. Perfecto para desplazamientos urbanos y alguna salida puntual de la ciudad siempre que el conductor no mida más de 1,85 metros o tenga que llevar mucho equipaje.

Para desplazamientos a nivel del mar, vacaciones insulares o auto urbano, no dudes en darle una oportunidad a este pequeño Nissan.

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión

Trackbacks

Check out what others are saying about this post...
  1. […] generación. Si bien quedé con muy buen sabor de boca por la gratas sensaciones de conducción del Nissan Micra / March, mis intenciones iniciales eran pasar buena parte de mi tiempo libre conduciendo un Mercedes Clase […]