Prueba de conducción del Audi Q5 Crossover

Tengo que confesar que al llegar de mis vacaciones en las Antillas quedé con las ganas de conducir un 4x4 de última generación. Si bien quedé con muy buen sabor de boca por la gratas sensaciones de conducción del Nissan Micra / March, mis intenciones iniciales eran pasar buena parte de mi tiempo libre conduciendo un Mercedes Clase G, un Range Rover Evoque o un Jeep Renegade de nueva generación. Como buen entusiasta del motor –y cabeza dura como pocos- tuve la determinación de alquilar un buen todoterreno justo al llegar a casa, y así sacarme esa espina de tracción integral que ya tenía un par de semanas molestándome.

Como si fuera cosa del destino, en mi escala en Ámsterdam en el viaje de retorno a casa en España, estaba estacionado un bellísimo Audi Q5 Crossover Quattro en exhibición en la zona de Duty Free. Resulta que esa semana la marca alemana estaba promocionando entre los viajeros este fabuloso 4x4 en su versión 2015, recientemente puesta a la venta en el viejo continente. La decisión estaba tomada: ¡iba a alquilar por un día un Q5!

Muchos camino, muchos climas, un solo auto

Ya en mi casa en el sureste español me dispongo a prepararme para ir a recoger mi juguete por un día y me pasa por la cabeza que si en realidad podré alquilar exactamente la misma versión del Q5 que vi en Ámsterdam, ya que las condiciones de clima y especificaciones  viales cambian mucho entre los más de 2.000 km que me separan de la capital Holandesa. Otra vez me sorprendo al ver que las especificaciones son las mismas; rápidamente caigo en cuenta que precisamente la adaptabilidad y flexibilidad del Q5 es su argumento más sólido a la hora de competir en el fiero mercado de crossovers europeo de alta gama.

Diseño rotundo, conducción suave

Como el tiempo corre y un día dura muy poco cuando se conduce un juguete nuevo, me hago a la ruta sin contemplaciones.

He elegido un Q5 propulsado por el 3.0 TDI V6 del Grupo VW (el mismo del Touareg y Porsche Cayenne) recientemente revisado y llevado a 223 caballos de fuerza, suficiente para mantener una velocidad de crucero de 135 km/h en autopista sin apenas esfuerzo, lo cual permite una conducción suave y con un nivel de ruido casi tan bajo como la versión TSI de gasolina, pero con un consumo promedio (ciudad / autopista) de tan solo 5.7 litros a los 100 km recorridos, en parte gracias a la función stop & go que permite una detención completa del motor al detectar inmovilidad en semáforos, Stops o siempre que el freno de emergencia esté accionado.

Conclusiones de conducción urbana y en autopista: Tan suave como un Audi A6

Caja Secuencial y comportamiento fuera de camino

Una casa semiautomática de 8 marchas y una tracción integral permanente están muy lejos de las sensaciones ofrecidas por las antiguas palancas de reductoras mecánicas y cajas manuales de 5 velocidades, pero tenemos que dejar que la tecnología nos seduzca de nuevas maneras.

Recordando que el Q5 es un crossover –y no un todoterreno en toda regla- no podemos obviar la poca altura libre al suelo y decidí no recorrer los terrenos más complicados fuera de la carretera y solo disfrutar de las pistas rurales típicas de un fin de semana familiar en el sureste español: tierra suelta, gravilla y alguno que otro segmento de campo abierto a las afueras de pueblos del interior alicantino no son gran impedimento para poder sentir la comodidad de la conducción “tipo sofá” otorgado por la suspensión neumática autorregulable presente en este auto.

Conclusiones de conducción fuera de camino: excelente auto todo-clima, competente vehículo todo-camino, pero no me atrevería a recomendarlo para una aventura transamazónica o un Paris-Dakar.

Equipamiento:

Una de las ventajas de los autos de alquiler es que los vehículos de alta gama vienen con equipamiento tope de gama. Mi Q5 tenía el siguiente equipamiento:

Climatizador trizona

Techo solar panorámico

Asientos delanteros con calefacción

Faros de xenón plus con luces LED diurnas

Sistema de navegación activado por voz Audi Connect

Cámara de visión trasera y sensores de aparcamiento

Veredicto: El carácter urbanita del Q5 no impide que tenga mucho brío en terrenos menos sofisticados, pero como uso eventual. Excelente auto para uso mixto en zonas donde las estaciones o cambios climáticos sean acusados.

Entradas relacionadas

Comentar