Revise la presión de los neumáticos, podría salvar su vida

Más del 50% de los conductores circulan con una presión de los neumáticos de sus vehículos incorrecta. Es muy común llevar la presión por debajo de lo normal, pero también existe el caso contrario: llevar la presión por encima de lo correcto.

Por eso, dado que revisar la presión es tan importante para nuestra seguridad, hemos decidido dejar unos consejos para que aprendan cómo medir la presión con los manómetros disponibles en las gasolineras.

Presión neumáticos: todo lo que debe saber

Ahora que es tiempo de vacaciones y la gran mayoría de conductores viajaremos largas distancias, es el momento perfecto para revisar la presión de nuestros neumáticos.

¿Saben cómo hacerlo? Se lo contamos a continuación.

Cómo saber cuál es la presión óptima

En primer lugar, es importante dejar claro que cada fabricante prueba y analiza diferentes neumáticos para cada modelo de vehículo en base a peso, tamaño o rendimiento, entre otras muchas características.

Hay que seguir las instrucciones del fabricante de su vehículo y para ello podemos revisar el etiquetado, que suele colocarse en el interior de la tapa de acceso al tanque de gasolina. En el caso de que el etiquetado ya sea viejo y no visible, podemos consultar el manual del vehículo.

En dicho etiquetado encontraremos varias indicaciones para la presión: una cantidad recomendada para carro cargado o en autopista y otra para vehículo con carga normal. Recuerde que la presión de los neumáticos delanteros puede ser diferente de la presión de los traseros y de hecho así suele ser.

Cómo medir la presión

Por norma general es recomendable medir la presión de los neumáticos en frío, es decir, no habiéndolos utilizado en las dos horas inmediatamente anteriores. En el caso de que la medición tenga que hacerse en medio de un viaje, tenga en cuenta que deberá añadir 0.3 bares a la presión que marque el manómetro (1 bar= 1 Kg/cm2).

Si el manómetro indica que el neumático está por debajo de lo que indica el fabricante, el neumático está poco inflado. De esta forma, el desgaste se acelera en el lateral de la banda de rodamiento y el consumo de gasolina se dispara. Además, existirá posibilidad de reventón y de desgaste de los flancos de los neumáticos.

Si, por el contrario, el manómetro dicta que el neumático está demasiado hinchado tenemos riesgo de desgaste central y aumentará la vulnerabilidad de pinchazo en caso de circular por una calzada inadecuada.

Ventajas de una presión correcta en neumáticos

Ahora que ya sabemos los riesgos de llevar una presión incorrecta en los neumáticos de nuestro carro podemos mencionar cuáles son las ventajas de llevar la presión correcta u óptima: ni por debajo de lo recomendado, ni por encima:

  • La distancia de frenado se reduce.
  • La resistencia al deslizamiento en pavimento mojado aumenta.
  • Se reduce el consumo de combustible.
  • Se incrementa la vida de los neumáticos.
  • Se mejora la estabilidad en curvas.
  • Se reduce el ruido de rodadura.

Por todo ello, revisar la presión de los neumáticos al menos una vez al mes es lo recomendable y no solo por seguridad, sino por la salud y duración de los mismos.

Entradas relacionadas

Comentar