Por qué es tan especial un crossover

Un crossover es una “camioneta” que utiliza la misma plataforma de un automóvil, diferente de las SUV que utilizan chasis separado o “escalera” que hoy en día es característico de las pick up y vehículos de uso comercial.

Este segmento llegó a las vías con la idea de mejorar la forma de conducir en las carreteras, ya que las ventajas de la plataforma de chasis se reflejan principalmente en las capacidades de carga y el manejo todoterreno, situación que la mayoría de los clientes de estos vehículos nunca utilizan.

Mejoras con el cambio de plataforma

Al cambiar a una plataforma de auto se logra un manejo más noble, más cómodo en carretera, un detalle poco explorado pero que muchos conductores estaban buscando. Las SUV aumentaron su popularidad cuando la única opción para un vehículo familiar de gran tamaño eran las minivans, y mucha gente las estigmatiza por ser vehículos utilizados para la familia.

El segmento SUV aparece más como una necesidad del mercado que como un modelo funcional, ya que muchas personas estaban en búsqueda de un vehículo para conducir en carretera con características de rudeza.

Ya que no todo mundo necesita un automóvil tan grande, aparece una nueva propuesta, pensando en otra forma de acomodarse a las necesidades del público. De ahí nació el término crossover que se dio originalmente a los modelos SUV de menor tamaño, con características más de auto que de camioneta.

¿Qué tiene para ofrecer un crossover?

Versatilidad, es el éxito de los crossovers, una característica que no tienen los otros segmentos que se han ido rezagando. Antes de la llegada de las SUV y las minivans, eran las vagonetas (station wagon), los vehículos familiares por excelencia.

Posición de manejo alta, una posición de manejo que permite una mejor visibilidad exterior. Contrario a lo que podría ser lógico mucha gente piensa que un auto compacto es la mejor opción para las grandes ciudades, otros prefieren un auto de mayor tamaño y posición más alta para sentirse más seguros, aunque este aspecto no tenga nada que ver con el tamaño del auto.

Nicho en crecimiento

El crecimiento de este segmento ha sido tan evidente que ha dado pie a subsegmentos, como el de los crossovers deportivos, pues aunque incorpora una plataforma de auto y potentes motores no se conducen igual que un automóvil, principalmente por su mayor peso y un centro de gravedad más alto. No importa que tan buena sea la suspensión, el centro de gravedad está más arriba y eso se siente.

En la actualidad cada vez cuesta más trabajo separar un crossover de un hatchback normal. Pareciera que el único motivo por el que muchas marcas llaman a sus crossovers, de esta forma, es por las razones que impone el mercado, pues bien saben que es un segmento en crecimiento.

Es tal el auge en la actualidad de este segmento que marcas tan exclusivas como Lamborghini, Jaguar y otras han decidido incursionar en este apetecido escalón de los crossover. La SUV de Jaguar se convirtió en su modelo más vendido prácticamente de inmediato e incluso Ferrari está pensando que no sería tan mala idea entrar en el segmento.

Ahora a todos los autos hatchback los quieren llamar crossover, basta con levantar un poco los amortiguadores, altura al piso, instalar unos estribos y ensanchadores de guardafangos negros y rack de techo y comercialmente lo ofrecen como un crossover. El mercadeo y la difusión en medios se encargan de vender la idea de agresividad y polivalencia.

Evidentemente todas estas cuentan con plataforma de autos, por lo que en realidad son crossovers. Entonces, ¿al final qué es lo que hace que un crossover sea un crossover y no una SUV? La manera en la que marca lo quiere comercializar.

Entradas relacionadas

Comentar