¿Piensa pasarse del carro a la moto?

En ciudades tan congestionadas como ciudad de México, Sao Pablo, Bucarest, Bogotá, entre otras transportarse en automóvil es más que una tortura. De aquí que muchas personas                                 estén pensando en bajarse del auto y buscar alternativas de movilidad.

Estar sentado en uno de los carros que alargan la fila del trancón, mientras que entre ellos se escabullen las motos unas detrás de las otras, suele producir algo de envidia.

Ventajas de la moto, como no tener pico y placa o no pagar peajes, así como la pérdida de tiempo en los trancones en carro, con su consecuente ganancia en estrés y otras tantas afecciones, ha hecho que este medio de transporte empiece a ser una alternativa.

Bajarse del carro y subirse a la moto

Bajarse de la comodidad del carro y sus ventajas conlleva una lista larga de consideraciones que deberían tenerse en cuenta antes de hacer el cambio. Pasar de cuatro a dos llantas no es tan sencillo como parece y hay mucho por evaluar.

Si es la primera vez que se va a subir a una moto no solo debe tener en cuenta su precio, sino todo el tramite (curso, exámenes, licencia, etc.), cuál o qué tipo de moto se ajusta a sus necesidades y capacidades, los mínimos elementos de protección, entre otros.

Según la nueva reglamentación del Min Transporte y la Super Transporte, que estableció valores mínimos y máximos para que cada centro de enseñanza fije sus tarifas, el curso para motos de menos de 125 cm3 (licencia A1) puede costar entre 245.900 y 442.200 pesos, y para motos de más de 125 cm3 (A2), entre 270.490 y 516.390 pesos. A este valor se debe sumar el de los exámenes médicos, unos 132.000 pesos adicionales.

Elegir una buena primera moto

Si ya decidió cambiar el carro por la moto el paso siguiente es elegir a cual subirse (scooter, naked, sport, touring, etc.) que a su vez tienen  una amplia oferta de modelos, tamaños y cilindraje. Si quiere algo sencillo de manejar, las scooter son una excelente opción: la gran mayoría equipa motores de 125 cm3, son automáticas, tienen un pequeño baúl bajo la silla y por su bajo peso y tamaño son fáciles de maniobrar.

También está la opción de las moped, o semiautomáticas (tienen cambios pero no hay que accionar un embrague), que también son fáciles de conducir e incluso son más ligeras que las scooter gracias a  sus motores pequeños. Por otro lado está la opción de las street o naked, que incorporan transmisiones mecánicas y son un poco más pesadas y más grandes, y ofrecen un mejor desempeño. Arrancar en alta cilindrada no está mal, pero requerirá un conductor más experto.

El tamaño de la moto es importante

​Lo primero que debe tener en cuenta son las medidas y la altura del sillín, que usualmente hace parte de la ficha técnica de los modelos. Si la moto es muy alta, las dificultades aparecen cuando necesite apoyar los pies en el suelo (aunque he visto unos bajitos apoyarse en los andenes en el semáforo, para algunos no hay tamaño siempre que exista una buena actitud) tenga en cuenta que de pronto si necesita moverla en reversa, así que lo ideal es que la planta de ambos pies toquen el piso.

Recuerde también “medirse” el peso de la moto, pues si supera sus capacidades, una detención de emergencia podría traerle complicaciones.

Protección

La protección es lo más importante y recuerde que es su seguridad y su integridad física la que entra en juego, así que no escatime en gastos a la hora de protegerse, aliste unos 300 mil pesos para un casco; una chaqueta impermeable y con protecciones puede costar unos 400 mil pesos; y los guantes y rodilleras pueden sumar otros 300 mil. No olvide un impermeable y ojalá unas botas que protejan los tobillos. Es decir, aliste, como mínimo, un millón de pesos para invertir en una buena protección.

Al escoger el casco lo primero es saber la talla, algo que en cualquier tienda especializada y seria miden fácilmente. Revise también que tenga certificaciones de protección estadounidense (DOT) y/o europea (ECE 22.05). Al probarse los demás elementos de protección, estos deben quedar cómodos y no reducir la movilidad de su cuerpo.

Entradas relacionadas

Comentar