Pico y placa en Bogotá a partir de febrero de 2019

Debido a una emergencia ambiental, decretada el 15 de febrero de 2019 se realizaron unos ajustes en la medida del pico y placa en Bogotá. La secretaria de ambiente cambio a alerta amarilla por la calidad del aire.

El ajuste en las restricciones del pico y placa ahora incluyen a motocicletas y vehículos particulares los días sábados y domingos. La medida pretende mejorar no solo la movilidad sino mejorar la calidad del aire en la capital el país.

¿Cuáles son los cambios en el pico y placa?

Entre semana la restricción irá de 6:00 a.m. a 7:30 p.m. hasta nueva orden e incluirá a las motos. Los carros particulares y motos con números pares no podrán circular los sábados de 6:30 a.m. a 6:00 p.m. e impares, los domingos de 6:30 a.m. a 3:00 p.m.

A partir de este lunes 18 de febrero 2019, la medida que empezó a funcionar de acuerdo con el último dígito del vehículo particular y motos, desde las 6:00 a.m. hasta las 7:30 p.m.

Es decir, desde el lunes tienen la restricción los carros y motos con placas terminadas en número par, y así sucesivamente.

Los conductores de vehículos particulares y motocicletas que no acaten los nuevos horarios del pico y placa serán sancionados con comparendo por $414.100.

Análisis de la medida

La Alcaldía modificó el modelo de Pico y Placa que estaba rigiendo a la capital colombiana hasta este año. La nueva norma tiene una notable reducción en las horas de restricción vehicular ya que ahora no serán 112 horas mensuales sino tan solo 70 y 7 horas diarias en vez de 14.

Como se ha venido haciendo en los años anteriores al principio de la nueva medida se impondrán comparendos pedagógicos y luego a partir de una fecha que no se ha confirmado aún los infractores deberán pagar un valor de $414.100 (aproximadamente 15 salarios mínimos legales) por dicha infracción.

Aunque la medida es necesaria y es verdad que muchos bogotanos sacan el carro el fin de semana y que el aumento de los vehículos nuevos en la ciudad aumenta exponencialmente el problema, hay un flagelo que parece no preocupar al mandatario de la capital.

La medida ha llevado a la denuncia en las redes sociales de los bogotanos en contra de la medida mostrando el deplorable estado de buses del SITP y de los articulados de Transmilenio, que más parecen chimeneas industriales enviando bocanadas de aire contaminante para el que no existe control desde la administración distrital. Esto acompañado de un parque automotor demasiado longevo en vehículos de transporte de pasajeros y de carga que transitan por la capital del país.

Mientras los conductores particulares se ajustan a las nuevas medidas de pico y placa en Bogotá, los verdaderos dinosaurios contaminantes se pavonean por toda la ciudad a costillas del sacrificio del  ciudadano común.

El mismo que paga las reformas tributarias, el impuesto de rodamiento completo, el Soat completo, la tecno mecánica completa y puede usar su automotor a cuenta gotas. Parece ser que el  estado se viniera en contra del colombiano de a pie al que le toca pagar el impuesto a la empanada, el IVA del 19%, declara renta por trabajar con el sudor de su frente, mientras que los corruptos atornillados al poder desangran el país a manos llenas.

Como siempre los bogotanos tendrán que pagar con la medida la jugosa tajada que se siguen llevando los corruptos, de una ciudad que debería tener metro y sistemas de transporte multimodal, una ciudad moderna, digna capital de la república de Colombia, que ha tenido alcaldes y presidentes sin sentido de pertenencia de una ciudad de todos y de nadie. Que observan desde la ventana de sus despachos como progresan sus bolsillos y como se sume en el atraso la ciudad.

Entradas relacionadas

Comentar