El peligro de utilizar el sistema manos libres al conducir

Un gran número de accidentes de tráfico se cobran vidas de conductores y acompañantes cada año y, lamentablemente, desde que utilizamos más dispositivos electrónicos las cifras se han incrementado.

La utilización de celular al volante es uno de los principales causantes de accidentes en la actualidad y, a pesar de que muchos conductores utilizan sistema manos libres, sigue siendo peligroso.

Es más, en países como España el uso de celular ya es la primera causa de siniestralidad situándose por encima del exceso de velocidad, la fatiga o la somnolencia.

Distracciones al conducir: El peligro del uso del celular

El uso de celular al conducir, ya sea de forma manual o a través del sistema manos libres, es una de las distracciones más populares y que causa un mayor número de accidentes a día de hoy.

A pesar de que creemos que el hecho de no utilizar las manos puede no implicar peligro para la conducción estamos equivocados. El simple hecho de estar manteniendo una conversación, asumiendo lo que nos dicen, pensando y respondiendo, ya sea con nuestro copiloto o a través del sistema manos libres, ya es peligroso.

Nuestro nivel de atención sobre los mandos y sobre la carretera ya no es del 100% y eso implica un aumento del riesgo de despistarse y tener un accidente.

Ante esta situación muchos conductores responden: “pero si utilizar el sistema manos libres no es una infracción de tráfico será porque no es peligroso”. Error y así lo ha demostrado un estudio del que hablamos a continuación.

Manos libres peligroso: Así lo dicta un estudio

Un estudio realizado en la Universidad de Utah ha demostrado que utilizar el sistema manos libres es menos seguro de lo que creemos y así lo demostraron las siguientes situaciones que derivaron de su utilización en el estudio:

  • Ceguera por falta de atención: a pesar de que el conductor miraba hacia la carretera no se percataba de las señales porque su atención se focalizaba en la conversación y no en la conducción. Esto se debe a la actividad cerebral del ser humano, incapaz de procesar señales de la carretera o del entorno mientras se mantiene ocupado en una conversación.
  • El 88% de conductores del estudio que mantenían una conversación con su copiloto fueron capaces de encontrar el área de descanso y detener el vehículo, tal como les habían ordenado los investigadores. El 50% que mantenían una conversación vía manos libres se saltaron la salida del área de descanso porque no se percataron de que pasaron por delante.

Finalmente, los investigadores que llevaron a cabo este estudio determinaron que tras varios minutos manteniendo una conversación a través del sistema manos libres el conductor pierde la atención sobre la conducción y deja de percibir, aproximadamente, un 40% de los estímulos.

¿Se imaginan? Es un porcentaje muy alto solo equiparable a la conducción de un conductor en estado de embriaguez. ¿De verdad se van a arriesgar a que les suceda? Lo mejor es que, mientras conduzcamos, no nos distraigamos con el celular, ni siquiera utilizando manos libres.

Es más, incluso se recomienda silenciarlo para no perder la atención en caso de que comience a sonar mientras conducimos.

Entradas relacionadas

Comentar