Para proteger y servir… a toda velocidad

Desde el inicio de las circulación automotriz en masa, los aficionados al mundo del motor tenemos una relación amor odio con los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado (léase “Policía”, “Guardias”, “Agentes de tránsito” o “Agentes de movilidad”).  Si bien la labor de estos funcionarios estatales tiene como finalidad resguardar nuestra propia seguridad y el correcto orden vial, no podemos dejar de pensar muchas veces que las regulaciones son exageradas y las multas están orientadas a sacar dinero del contribuyente.

Cuando vemos una patrulla por nuestro espejo retrovisor nos entra la paranoia y pensamos que hemos cometido una infracción, pero una vez nos damos cuenta que los oficiales no querían nada con nosotros nos relajamos y podemos poner atención a otros detalles de los cuerpos policiales y es el nivel de equipamiento que tienen muchas de las patrullas para poder tener un  buen desempeño en carretera y realizar –en casos extremos- persecuciones  a altas velocidades al más puro estilo películas de acción.

Súper patrullas alrededor del mundo

Algunos de los fabricantes y preparadores de autos más exclusivos del mundo suelen ceder uno o dos de sus autos a las brigadas de carretera de la policía como una maniobra publicitaria más que un compromiso con el orden. Si lo pensamos de este modo, el uso policial de un superauto garantiza que la ciudadanía vea el desempeño real en situaciones que no podrían presentarse en condiciones de conducción “dentro de la legalidad”.

Entre las máquinas más llamativas que nos hemos encontrado en los cuerpos de policía alrededor del mundo encontramos las siguientes:

Policía de Dubái (EAU): Lamborghini Aventador

El departamento de policía del emirato de Dubái tiene una bien  ganada fama de no estimar recurso alguno a la hora de comprar equipamiento, y eso se puede ver claramente con el Lamborghini Aventador que poseen para las persecuciones a alta velocidad por las carreteras del desierto. Esta bestia de 12 cilindros en V y casi 700 caballos de fuerza ofrecen una velocidad máxima de 340 km/h, pero no el vehículo más poderoso del departamento, ya que el Aston Martin One con que también cuentan ha llegado a alcanzar los 355 km/h. 

Policía de Tokio (Japón): Nissan Skyline GT-R R34

Puede que el Nissan Skyline GT-R del año se esté quedando algo obsoleto para la tecnología de los tiempos que corren, pero el desempeño y las sensaciones al volante hacen de esta leyenda un vehículo codiciado por fanáticos y muy respetado en carretera.

El doble turbo V6 del Skyline GT-R del año 2002 da una capacidad de respuesta que pocos autos –incluso contemporáneos – pueden ofrecer. No está nada fácil poder acelerar a fondo en Japón

nissan-skyline-r34

Policía  de Colonia (Alemania): Porsche 911 Carrera S

La fascinación de los alemanes por los autos también está presente en la policía. Este cuerpo de seguridad cuenta con la flota de superautos de servicio público más grande del mundo, pudiendo encontrar vehículos de altas prestaciones especialmente al servicio en las superautopistas alemanas (Super autobahn) que no tienen límite de velocidad.

Es fácil ver Mercedes, Audi y BMW de alta gama en colores de la policía de Colonia, pero lo que realmente para el tráfico (¡nunca mejor dicho!) es ver alguno de los Porsche 911 Carrera S que tienen en plantilla.

El motor bóxer 3.8L de 6 cilindros está modificado especialmente para la policía para subir su caballaje de 355 a 370 CV y así poder ir de 0 a 100 km/h en 4.6 segundos y llegar a la velocidad máxima de 297 km/h. en el caso de tener que perseguir otro Carrera S.

Nos quedamos cortos con la cantidad de vehículos que la policía incorpora a sus filas en todo el mundo.

¿Has visto alguna patrulla de autopista que te haya impresionado especialmente?

Entradas relacionadas

Comentar