No estamos solos en las vías

La convivencia en las vías colombianas cada vez es más complicada, cada vez es más difícil movilizarse y no podemos echar siempre la culpa al mal estado de las vías. El factor humano es el que en muchas ocasiones ralentiza por completo la movilidad.

Nuestros hábitos y nuestras actitudes ayudan a que el tráfico fluya de forma adecuada, y aquí es donde participamos todos. A continuación voy a demostrar mi postura frente a la movilidad en las vías y la incidencia que tienen los hábitos y las actitudes de los ciudadelanos.

¡No estamos solos!

El conductor asume que conduce solo y que no existe nadie más y se nota en muchas de las acciones y los hábitos mientras se moviliza en cualquiera que sea el tipo de transporte.

Al estacionarse

Son innumerables las formas en las que el colombiano se estaciona, vamos a hacer un listado de los hábitos más frecuentes al estacionarse donde definitivamente no está pensando en que cohabita y comparte el espacio público con los demás ciudadanos.

  • Estaciona en lugares prohibidos
  • Utiliza el andén como lugar de estacionamiento
  • Estaciona en contravía
  • Estaciona en doble fila
  • Estaciona a más de 1 metro de la acera
  • Estaciona ocupando dos espacios del estacionamiento o dejando poco espacio para que estacione un auto a su lado.

En movimiento

De acuerdo al tipo de servicio que presta podemos organizar también una serie de conductas que nos permiten demostrar que no saben que están cohabitando el planeta con otros seres humanos.

Servicio público (buses, busetas, colectivos, busetones, etc.)

Vale aclarar que en Colombia no se cuenta con un sistema de transporte masivo tipo transmilenio en todas las ciudades, y en algunas donde ya opera coexisten los buses normales en algunas rutas. En este tipo de servicio no está organizado el sistema con una serie de paraderos o lugares para tomar el servicio y se hace en cualquier parte de la vía donde el pasajero estire el brazo para pedir el servicio. Esta situación agrava el problema de movilidad, pues se genera la llamada “guerra del centavo”. Donde los conductores luchan por recoger el pasajero, apoyándose en acciones como:

  • Atravesar el bus para no dejar pasar al de atrás
  • Se detienen en las intersecciones impidiendo el paso de los que vienen por estas vías
  • Se detienen en cualquier momento y muchas ocasiones sin indicar con las direccionales provocando choques por alcance.
  • Transitan a baja velocidad en búsqueda de pasajeros o en caso contrario a exceso de velocidad para cumplir con el tiempo que le exigen en las empresas por recorrido.

Taxis

Aunque existen algunos caballeros, otros en definitiva hacen quedar muy mal el gremio de los taxis en Colombia. Algunos por maleducados viales y otros por gamines al volante que atropellan no solo con sus autos sino con su forma de ser y actitudes en el camino.

Se pasan semáforos en rojo, pasan por encima de los andenes, transitan como si fueran dueños de la vía. Ralentizan los carriles buscando carrera, se atraviesan y nos cierran, no quiero tocar muchas fibras porque hay otros muy educados, pero existe una gran cantidad de conductores de taxi que dejan una mala imagen en las vías. La invitación es a modificar conductas y hábitos al volante para mejorar la movilidad.

Particulares

Ahora si nos toco a nosotros los de servicio particular, que no somos todo dulzura y toda perfección al volante, no señor. Algunos llegamos al máximo nivel de cavernícola posible, cual época de las cavernas tomamos algunas actitudes osadas, de alta competencia deportiva digna de una carrera de destrucción de autos.

  • Algunos se bajan del carro a recoger a los niños o a hacer alguna diligencia, dejando el carro atravesado, el motor encendido y las puertas abiertas.
  • Otros estacionan el carro atravesado en la salida de un estacionamiento y tienen la tranquilidad de decirle: espéreme un momentico.
  • Otros muy ocupados tienen una oficina al volante y se la pasan hablando por teléfono o chateando mientras conducen, todos unos multitasking.
  • También hay unos que no saben para donde se dirigen, aceleran, frenan, hacen el intento de girar a un lado luego al otro y no dejan movilizar a los que vienen detrás.

Motociclistas

También me incluyo en este lado de la película, tengo moto y la utilizo de vez en cuando, ahora con menor frecuencia desde que me caí. También pensamos que vamos solitos y que las calles son nuestras, cometiendo cuanta imprudencia se les ocurre, como:

  • Transitar entre los vehículos
  • Transitar por los andenes y ciclorrutas
  • Adelantar por la derecha
  • Nunca frena cuando el vehículo de adelante se detiene, como el vehículo lo permite pasa por cualquiera de los lados sin frenar poniendo en riesgo la vida de ciclistas y peatones.

Estas y otras actitudes nos hacen pensar que los conductores en Colombia piensan que transitan solos por las vías urbanas y carreteras. Olvidando que todos tenemos el mismo derecho a movilizarnos. Los invitamos a ser mas consientes con los demás conductores a pensar que ¡no estamos solos! Que existen más personas transitando, caminando, rodando en moto y traslandose de un lugar a otro.

Entradas relacionadas

Comentar