Motores que han hecho historia

El automóvil es uno de los inventos clave del siglo XX, en el mundo histórico del automóvil estudiábamos hace poco los autos que hicieron historia en la automoción. Vehículos que han sido importantes en toda la historia, los inicios, los desarrollos y la marca hacia el futuro del mundo automotriz.

Hoy relacionamos los motores  que fueron clave en el desarrollo de la automoción. ¿Qué motores han quedado en la historia de la industria? Al igual que con los autos, esta discusión podría tardar días y  al final no todos quedarían contentos con el resultado final.

A continuación, para los fanáticos y entusiastas del mundo automotriz, mostramos los propulsores que para el juicio de Pruebaderuta.com, marcaron un antes y después en el mundo de las cuatro ruedas.

Motor Otto

primer-motor-otto

Los motores de gasolina de cuatro tiempos se denominan motores Otto en honor a su creador, el alemán NikolausAugust Otto  en 1876. También se denomina Ciclo Otto al ciclo termodinámico que se aplica en el motor, que se caracteriza por ser la primera aproximación teórica al ciclo ideal.

El ciclo se basa en la existencia de cuatro movimientos en el funcionamiento del motor: admisión, compresión, expansión y escape. Ideado para combustibles ligeros, capaces de vaporizarse, se trata de motores de chispa, es decir, que necesitaban la ayuda de una chispa para iniciar la combustión.

Su aporte a la industria de los autos ha sido tal que hasta hoy es uno de los bloques más usados por las distintas marcas.

Motor diesel

primer-motor-diesel

El motor diésel es un motor térmico de combustión interna en el cual el encendido se logra por la temperatura que se eleva producto de la compresión del aire en el interior del cilindro. Al igual que el motor de gasolina funciona con los mismos cuatro tiempos (admisión, compresión, expansión y escape), pero el combustible es el diesel (ACPM).  Fue inventado y patentado por Rudolf Diésel en 1892, por lo tanto se denomina motor Diésel.

El combustible diésel se inyecta en la parte superior de la cámara de compresión a gran presión, de forma que se atomiza y se mezcla con el aire a alta temperatura y presión. Como resultado, la mezcla se quema muy rápidamente. Esta combustión ocasiona que el gas contenido en la cámara se expanda, impulsando el pistón hacia abajo. La biela transmite este movimiento al cigüeñal, al que hace girar, transformando el movimiento lineal del pistón en un movimiento de rotación.

A pesar de las grandes mejoras mecánicas que ha sufrido este motor en más de un siglo (fue creado en 1893) actualmente su uso en autos de producción en serie y que circulan por la ciudad se ha puesto en tela de juicio. Sin embargo, no podemos negar que el bloque inventado por Rudolf Diésel es uno de los más importantes en la historia automotriz.

Motor con turbo

motor-turbo

La sobrealimentación ha acompañado a los motores desde los principios de la automoción. El primer diseño de un compresor para ser aplicado a un motor de combustión interna fue de Gottlieb Daimler y lo hizo en el año 1885. Desde entonces y hasta el día de hoy, la historia de la sobrealimentación ha ido fluyendo a la par que los motores de combustión interna.

A pesar de sobrealimentar motores de tiempos inmemoriales, la industria donde mayor evolución e implantación tuvo la alimentación forzada fue la aeronáutica. Los motores de pistones que utilizaban los aviones perdían rendimiento a medida que aumentaban la altura a la que volaban al bajar la presión y densidad del aire, por lo que para compensar, se optó por montar compresores mecánicos y turbocompresores a aquellos motores.

De ahí a pasar a los motores de la automoción como manera de extraer más potencia de los motores existentes, no hubo nada más que un corto paso. En la actualidad tenemos una de estas máquinas adosada a prácticamente la totalidad de los motores diesel, los motores de gasolina más prestacionales y cada vez más en las opciones más asequibles, gracias a su importancia en el concepto del downsizing.

Contrario a lo que las marcas quieran hacer creer, los motores son máquinas ineficientes pues gran parte de la energía que producen se pierde en el tubo de escape, en forma de gas y otro tanto en calor. En 1905, el suizo Alfred Büchi construyó la primera versión de un turbo que permite reutilizar estos gases y no solo eso también aumenta la potencia de los propulsores. Sin embargo, su llegada al mundo de los autos recién se dio en los años 60 y hoy no existe fabricante que no tenga en su gama de vehículos un motor con turbo.

Motor Ford v8 de cabeza plana

v8-cabeza-plana

No, Ford no creó los motores V8, estos  ya existían y se usaron en aviones durante la Primera Guerra Mundial. Lo que hizo Ford fue mejorarlos (1932) y producirlos en serie, en realidad es considerado el primer propulsor en fabricarse masivamente. Aunque no podemos quitarle mérito a lo que hizo la marca norteamericana, pues su bloque de cabeza plana revolucionó la industria en su momento.

Motor Hemi

motor-hemi

Creados y fabricados por Chrysler en 1951, es uno de los motores de mayor popularidad entre los amantes a los autos. Si bien estructuralmente es un V8, la forma hemisférica de la cabeza de su pistón -su nombre nace a raíz de eso también- es su mayor característica pues le permite al fabricante colocar válvulas más grandes y mejor ubicadas, lo que origina una mayor potencia en altas revoluciones.

Chrysler continuó mejorando el diseño HEMI, sacando un HEMI 354 en 1956 y un HEMI 392 en 1957. Finalmente el proceso culminó en un HEMI 426 (7L) en 1964. Ese motor grabó con fuego la leyenda HEMI cuando ganó primer, segundo y tercer lugar en la NASCAR Daytona 500. El HEMI 426 de calle salió en 1965 con 425cvs.

Hoy aún se puede comprar ese mismo motor de Dodge. Sigue siendo popular para Drag, Funny Cars y Muscle Cars.

Entradas relacionadas

Comentar