Motor de arranque

El motor de arranque es un elemento fundamental para un vehículo, es el encargado de poner en funcionamiento el motor. Recuerdan los carros antiguos que tenían una manivela que tocaba girarla varias veces para encender el motor, hoy en día esta función la realiza el motor de arranque.

El motor de arranque se encarga de vencer la resistencia de los sistemas cinemáticos del motor al arrancar. Vence la inercia de la volante a fin de hacer girar el cigüeñal y los pistones comienzan a moverse, iniciando el ciclo de admisión, compresión, expansión y escape. El motor de arranque transforma la energía eléctrica que recibe de la batería en energía cinética. Con un solo giro de la llave, el propulsor de combustión interna empieza a funcionar.

Partes del motor de arranque

El sistema de arranque está conformado por la batería, el cableado y el motor de arranque.

El motor de arranque está constituido por el motor de encendido, la batería y el cableado. El principio de funcionamiento es el de inducción, el motor de arranque está constituido por un juego de bobinas inductoras, un rotor, varias escobillas, un impulsor, un solenoide y una horquilla. Todo ello en una carcasa que suele estar anclada al motor, habitualmente sobre la caja de cambios. Veamos qué es cada componente:

  • Bobinas inductoras: formado por un alambre arrollado en forma de hélice que almacena energía en un campo magnético a través del fenómeno de autoinducción.
  • Rotor (o inducido): parte mecánica que transforma la energía eléctrica almacenada en la bobina en energía mecánica a través de inducción electromagnética. Se compone de un tambor, el bobinado y un colector.
  • Escobillas: formadas por una pasta de carbón y grafito, las escobillas emiten la energía eléctrica al inducido. Están ancladas a unos muelles empujadores para hacer contacto con el colector y generar corriente eléctrica.
  • Impulsor(o piñón de ataque): transmite la fuerza de giro y las revoluciones del rotor a la corona del motor térmico.
  • Solenoide: también llamado contactor, automático o relé de arranque, conecta el piñón del motor de arranque al volante de inercia a través de la horquilla. Activa los bornes de contacto cerrando el circuito eléctrico del motor de arranque.
  • Horquilla: elemento que desplaza el impulsor a la rueda dentada del volante de inercia. Normalmente, es una pieza hecha de plástico que une el solenoide a través de un ranurado donde queda prisionero por la acción de un muelle de retorno.
  • Carcasa: cierra el circuito magnético del inductor. Está hecha de hierro y almacena al resto de componentes, generalmente sujeta a la caja de cambios mediante tornillos.

¿Cómo funciona el motor de arranque?

El motor de arranque está conectado al cigüeñal por medio de un piñón formado por pequeños engranajes que se acoplan a una corona dentada reductora, que a su vez incorpora el volante de inercia del motor térmico. Cuando giramos la llave del contacto de nuestro auto (o pulsamos el botón Engine Start/Stop), el motor de arranque es activado a través de la energía que la batería suministra.

La corriente eléctrica pasa al solenoide, generando un efecto de palanca sobre el piñón de arrastre del motor de arranque que permite su acoplamiento al volante de inercia del bloque propulsor. En el momento que el volante gira a mayor velocidad que el piñón, este se desacopla del motor de arranque a través de una rueda libre que lo desengrana. Finalmente, cuando la llave vuelve a su posición de reposo en el bombín, el contactor hace lo propio y el circuito vuelve a permanecer abierto.

Actualmente, los motores de arranque que montan los vehículos son motorreductores, sistemas más pequeños, ligeros y rápidos en su funcionamiento. Junto a un bajo consumo de energía eléctrica, este componente intenta maximizar el ahorro de energía de la batería del auto. A diferencia de los motores de arranque tradicionales, los motorreductores integran una serie de imanes en su interior que pueden deteriorarse u oxidarse fácilmente.

Comentar