Motor a gasolina vs diesel

Es bien conocida la existencia de un debate que a lo largo de años ha dejado una serie de perspectivas, opiniones y experiencias sobre la elección de un motor a gasolina o un motor a diesel (también conocido como gasoil). Cabe destacar que, debido a que el costo del diesel es menor con respecto a la gasolina, ha existido de manera innegable un gran avance en los motores diesel en los últimos años.

Como se dijo anteriormente, la selección de un motor u otro resulta principalmente de la perspectiva, opinión y experiencia que el comprador tenga y haya tenido, es decir, depende de lo que la persona busque y desee obtener de su auto. Sin embargo, no está demás conocer las principales diferencias entre uno y otro tipo de motor para así tener una visión más clara y objetiva a la hora de realizar dicha selección.

Los motores a gasolina consumen más que los motores a diesel.

Mientras esta afirmación es cierta, es necesario agregar que la brecha entre  dichos consumos se ha reducido en los últimos años, gracias a desarrollos novedosos en los motores a gasolina como lo son la reducción de la cilindrada con sobrealimentación (conocido como downsizing) o el empleo de carga estratificada reduciendo así el consumo en los motores a gasolina. Por otro lado, la preocupación por el medio ambiente ha creado la necesidad de implementar controles de emisiones en los motores diesel, tales como la válvula EGR y otros sistemas tratamiento de gases que generan una reducción en el rendimiento, aumentando así el consumo. Sin embargo, queda claro que por la naturaleza de los ciclos termodinámicos de estos motores (ciclo Diesel para motores a diesel y ciclo Otto para motores a gasolina) así como la propiedades energéticas de los combustibles, donde la del diesel es mayor permitiendo obtener más energía por litro de combustible (menor consumo pero no mayor potencia), los motores a diesel siempre tendrán un menor consumo.

Los motores a diesel son más costosos que los motores a gasolina (por ende el auto a diesel es más costoso que el auto a gasolina).

Como ya se mencionó anteriormente, los ciclos termodinámicos de estos motores son diferentes. Para el caso del ciclo Diesel, las presiones son mayores, para lo cual es necesario que el motor sea más robusto y pueda soportarlas. Se habla de que los motores diesel trabajan en promedio a 120 bares de presión en la cámara de combustión, pudiendo llegar hasta 180 bares, mientras que en los motores a gasolina es raro que se superen los 50 o 60 bares de presión. Dicha robustez hace que el motor diesel sea más costoso, llegando en algunos casos a ser el doble del costo de un motor a gasolina. Además, el aumento en el peso hace que otros componentes sean también más costosos, ya que deben adaptarse para soportar cargas mayores. Si a todo esto se le agrega sistemas especiales requeridos por los motores diesel, como lo son los de inyección y de tratamiento de los gases, no cabe duda que en cuanto a costos, el motor de gasolina lleva todas las de ganar.

El precio de la gasolina es más alto que el precio del diesel.

Aunque la gasolina es más barata al salir de la refinería, existen una serie de impuestos aplicados que aumentan su precio, haciendo que el diesel sea más económico para el consumidor final.

Antes de concluir, debemos mencionar que existen otra serie de características que diferencian los motores a gasolina de los motores a diesel. Por ejemplo, aunque el par motor de los motores a diesel es mayor que el de los motores a gasolina, esto no quiere decir que sean más veloces o su aceleración sea más alta, debemos recordar el factor peso, siendo determinante en la mayoría de los casos. Por otro lado, la alta volatilidad de la gasolina a temperatura ambiente hace que se considere que el diesel es más seguro de usar. También está el aspecto de las emisiones, donde recientes estudios han demostrado que las emisiones de motores diesel son más problemáticas, ya que al generar más oxido de nitrógeno y partículas pequeñas producen más problemas de lluvia ácida, cáncer y el problema conocido como "boina de las ciudades", con respecto a los motores a gasolina.

De todo esto, se concluye que el criterio de cada persona es el punto principal para la decisión final, y como se mencionó previamente, depende de que se busque y cuáles son los deseos a la hora de adquirir un vehículo. Si tu mayor preocupación es el medio ambiente te invitamos a que consideres las nuevas tecnologías de los motores eléctricos o los híbridos como una alternativa. ¡Tú decides!

Entradas relacionadas

Comentar