Lotus Esprit

lotus sprit

Todos los automóviles de Lotus eran especiales. Aunque hoy en día casi solo los oigamos por su participación en la Formula 1, en los años 70 sus coches eran una verdadera maravilla. Diseños totalmente rompedores y alejados de todo lo que se hacía en la época.

Y este Lotus Esprit no era una excepción. Un coche que se produce durante 28 años no puede ser un cualquiera, ¿verdad? Veamos por qué y cómo era este precioso e innovador coche de la marca liderada (en aquellos días) por Colin Chapman.

El coche que fue un submarino

La primera versión del Esprit (Esprit S1) salió a la luz en 1976. Su diseño y su manejabilidad volvían locos a todos los que lo podían probar y el éxito en el Salón del Automóvil de París fue rotundo. Pero su salida al mercado no lo fue tanto.

El Lotus Esprit S1 era presentado como "el supercoche". El problema es que realmente el coche no tenía tanta potencia y otros de la gama lo superaban de largo. Era como ir en un coche de gama media-alta con aspecto de gama de lujo.

Eso sí, su popularidad (que no sus ventas) sí fue muy alta. Aparecer en la película de James Bond La Espía que me amó en una larga persecución tuvo parte de culpa. Y sobre todo porque el coche, en dicha persecución, ¡se convierte en un submarino!

La llegada del Esprit Turbo Essex

Tras remodelar otra vez el Esprit, no fue hasta 1980 cuando Lotus logró "dar con la tecla". Al añadir el turbocompresor, el nuevo motor turbocargado aumentó la potencia hasta los 213 CV haciendo que el coche pudiera llegar a los 240 km/h y pasar de 0 a 100 en 6,1 segundos. Casi nada.

También se rediseñó el exterior para dar un aspecto más robusto y aerodinámico con una toma de aire frontal más profunda, parachoques más agresivos y una cubierta trasera de persianas. Y, por si fuera poco, el Esprit Turbo Essex apareció de nuevo en la saga de James Bond (Sólo para tus ojos).

Más versiones que ventas

La gracia del Lotus Esprit es que llegó a tener más de 8 versiones desde 1976 hasta 2004: S1, S2, S3, Turbo, Sport 300, S4, V8 y Sport 350. Y lo más curioso es que, a pesar de todos estos cambios, todas estas versiones llegaron entre 1976 y 1999, ya que a partir de ahí Lotus no hizo apenas ningún cambio en este vehículo.

Cada versión suponía un cambio estético (el más destacable el de Peter Stevens en 1987) y, sobre todo, una mejora en el motor. Tras el fracaso inicial la obsesión de Lotus era ser el supercoche que todo el mundo esperaba. De hecho, llegó a alcanzar una aceleración de de 0 a 100 en solo 4,3 segundos.

lotus esprit 2013

El intento de resucitar el Esprit

En 2010 se presentó en el Salón del Automóvil de París una nueva versión del Lotus Esprit. Dany Bahar, CEO de Lotus, estaba empeñado en crear nuevos modelos y, sobre todo, recuperar este.

El coche sería liviano, compacto y eficiente, con un motor V6-V8 e incluso una versión híbrida. Las pretensiones de Bahar eran muy altas, pero no tanto la seguridad del resto del equipo en él. De hecho, fue despedido en 2012, la marca estuvo a punto de desaparecer y se cambió de dueño varias veces.

Todo esto llevó a que el Esprit quedara el olvido. Al menos por ahora.

¿Qué te parece el Lotus Esprit? ¿Te hubiera gustado que en 2013 se hubiera producido de nuevo? Su precio era totalmente inasequible, pero verlo por la calle era un lujo que ya no nos podremos permitir. Salvo que veas una versión anterior, ¡que hay muy pocas!

Entradas relacionadas

Comentar