Los neumáticos ecológicos

En materia de neumáticos, la labor de los ingenieros es cada día mayor,  pues se requiere diseños frescos, modernos y adicional  deben tener en cuenta el medio ambiente. Las normativas internacionales llevan a que todo tipo de tecnología esté acompañada de la sostenibilidad del medio ambiente.

Los neumáticos son un problema grave para el medio ambiente, sobre todo para su destrucción y disposición final. Esta problemática ha llevado a que los ingenieros diseñen y fabriquen neumáticos ecológicos en materiales diferentes a los derivados del petróleo y otros componentes que permitan su degradación y durabilidad.

Para conocer más detalles, características y beneficios, a continuación en Pruebaderuta.com les explicamos cómo son los neumáticos ecológicos.

Características

Los neumáticos ecológicos son diferentes a los convencionales en sus materiales de fabricación, donde predominan los componentes naturales. Ciertos fabricantes ya ofrecen una línea ecológica,  otros trabajan en sus desarrollos y experimentan para sacarlos al mercado próximamente, dada la necesidad y la demanda que tiene el mercado.

Dentro de sus componentes básicos encontramos el isopreno que es un derivado del petróleo, base en la fabricación de los neumáticos. Para contrarrestar este efecto se ha desarrollado el bioisopreno (biomasa).

Algunos están trabajando en compuestos a base de algas, con el objetivo de remplazar la sílice, que es un compuesto que se usa de refuerzo en las llantas convencionales.

Este tipo de aglutinante y la huella o el labrado de los neumáticos ecológicos forman la resistencia a la rodadura, permitiendo que sea más baja que las demás. De esta forma se obtiene un neumático que tiene un desgaste menor y por tanto una vida útil más larga, aproximadamente entre 12 y 25% más que una llanta convencional. Así se compensa el costo mayor que tiene un neumático ecológico.

Resistencia a la rodadura

Muchos pensarían que la resistencia a la rodadura hace referencia a la adherencia y que por tanto un neumático ecológico tiene menor adherencia. Por tal motivo consideramos importante aclarar este concepto.

La resistencia a la rodadura es la fuerza que se opone al movimiento de los vehículos por la elasticidad de los neumáticos. A causa del aplastamiento que se produce en la huella, las partes de la rueda (cintura, banda de rodadura y flanco) se someten a deformaciones.  Superado el contacto con el suelo, las partes deformadas regresan a su condición inicial, pero no pueden recuperar el trabajo perdido durante la deformación en forma de calor.

La resistencia a la rodadura es proporcional al peso del vehículo y depende de las dimensiones y la estructura de los neumáticos, de su presión de inflado, del tipo de pavimentación y de la velocidad.

La resistencia a la rodadura aumenta rápidamente por encima de cierta velocidad, que para los neumáticos normales puede situarse en torno a 100 km/h. A velocidades más bajas puede considerarse proporcional al peso sobre la rueda con un coeficiente de proporcionalidad, que adopta los diferentes valores según el tipo de pavimento.

Como es obvio, todo neumático crea una resistencia mientras gira al tener que deformarse la zona que toca con el suelo. El nivel de resistencia a la rodadura se contabiliza midiendo el calor que alcanza el neumático, ya que el nivel de calor alcanzado es proporcional a la energía que se ha usado en la deformación del neumático. Es decir, para crear neumáticos ecológicos los ingenieros buscan materiales y diseños que permitan al neumático calentarse menos al rodar, lo que implica que el neumático se resistirá menos a deformarse.

En estos nuevos neumáticos ecológicos, vemos una etiqueta que indica el consumo de combustible, el cual se mide a través de la resistencia a la rodadura que tiene el neumático. Así, cuanto más calor alcanza el neumático al rodar, más resistencia a la rodadura tiene y, por tanto, más combustible obliga a consumir.

Ventajas

  • Los neumáticos ecológicos son menos perjudiciales para el medio ambiente debido a sus componentes naturales.
  • La resistencia a la rodadura es más baja que la de una llanta tradicional, lo que repercute en un menor consumo de combustible.
  • Un menor consumo de combustible redunda en menos emisiones contaminantes a la atmosfera durante el desplazamiento del vehículo.

Desventajas

  • Los neumáticos ecológicos ofrecen menores prestaciones que uno normal.
  • Los neumáticos ecológicos están disponibles en medidas y diseños para autos comunes de potencias bajas y medias.
  • Costos de fabricación y de venta más altos

Hoy en día, casi todas las marcas cuentan ya con una línea de neumáticos ecológicos, que ayudan  a reducir la contaminación ambiental, tanto en su fabricación como en el control del consumo de combustible y sus emisiones. De esta forma se reduce el impacto ambiental generado por los neumáticos a nivel mundial logrando una disminución en su producción al fabricarlos con componentes naturales y más durables.

Ahora que saben cómo son los neumáticos ecológicos, así como sus ventajas e inconvenientes, pueden decidir si ponerlos en su auto, aunque siempre deberán tener en cuenta el modelo de vehículo.

Entradas relacionadas

Comentar