Los grandes fracasos de la industria automotriz

La industria automotriz es denominada la industria de industrias y es de la que suele cometer pocos errores, ya que gasta mucho dinero y estudios en el desarrollo de sus productos.

A pesar de esto no está exenta de cometer algunos errores generados por caprichos o lujos corporativos o el ánimo tan variable que tienen los consumidores con el pasar de las generaciones.

Algunos de ellos pasan a ser míticos por sus grandes avances y prestaciones mecánicas, diseño de alta calidad pero valores insostenibles y otros pasaran a la historia por pasar inadvertidos o como simples errores de diseño que apenas llegaron a ver la luz.

Ford Edsel 1958 – 1960

ford-edsel

La década de los 50 fue una época prospera en los Estados Unidos y Ford desarrolló un producto que  sería la revolución para los años 60. Edsel fue el nombre elegido igual que el primer hijo de Henry Ford quien falleció en la segunda guerra mundial.

El Edsel fue un gran fracaso, los clientes se quejaban de su confiabilidad y de su baja potencia. El diseño exterior tampoco fue de mucho agrado para los gustos de la época.

Se reconoce como un fracaso debido a los altos costos que ya generaba en la época, 250 millones de dólares era una suma estrepitosa para la época.

De Lorean DMC 12

delorean

¿Lo recuerdan? es el auto de la trilogía de la película volver al futuro, era la máquina del tiempo en la que viajaban Marty McFly y el profesor Emmet J Brown. Aunque para muchos pueda parecer un auto espectacular o muy futurista en la vida real solo fue un éxito para la película.

El De Lorean fue creado por John De Lorea, junto al diseño de Giugiaro, la carrocería era en acero inoxidable ss304 que no necesitaba pintura. El DMC12 prometía un estilo único, pero la motorización no le ayudo mucho, el motor V6 de 2,8 litros desarrollaba apenas 170 caballos.

Aunque su fracaso no solo se vio a causa del diseño y de la potencia sino también a una hipotética fabricación fraudulenta, en la cual John De Lorean fue acusado de tráfico de drogas para obtener los recursos para la fabricación del DMC 12, hechos de los cuales fue absuelto tiempo después.

AMC Pacer 1975 – 1980

amc-pacer

El fish Can o la pecera le decían a este vehículo de la marca AMC, que comercializó el que parecía un éxito en ventas. Con un atractivo adicional que era el motor Wankel (rotativo) que hacia aún más llamativo el concepto, aunque dicho desarrollo del motor nunca se concretó y AMC tuvo que usar motorizaciones tradicionales, dos de seis cilindros en línea de 3.8 y 4.2 litros y un V8 de 5.0. Así y todo, en 1975 se comercializaron 145.528 vehículos, pero al paso de los años y con la mala reputación del modelo las ventas cayeron, al grado que en 1980, el último año de comercialización se vendieron únicamente 1.746 autos.

Yugo

yugo-sport

Muchos dicen que es el mayor fracaso de la historia. El Yugo nace en la antigua Yugoslavia, hoy Serbia, se trataba de un auto de líneas frescas y rectas, que tomó prestada la vieja y confiable tecnología de Fiat.

En los años ochenta un atrevido comerciante estadounidense decidió llevarlo a ese país. El furor fue inmediato, ya que se ofrecía un auto compacto familiar por menos de 5,000 mil dólares, se vendieron miles de autos, ya que además ofrecía una garantía de 10 años, poco consumo de combustible y bajo costo de mantenimiento,  hasta que todos los Yugo vendidos en EU empezaron a fallar y a descomponerse de todo. Aquel sueño de revivir el verdadero auto del pueblo se fue por la cañería, y el que en su momento fue considerado una buena opción para los jóvenes compradores, se convirtió en el PEOR auto jamás vendido en EU.

Chevrolet EV1

chevrolet-ev1

El Chevrolet EV1 fue considerado el intento más serio de la época para lanzar un auto 100% eléctrico, un automóvil que fuera enchufable que prometía mucho.

La historia del EV-1 no tiene un final feliz al estilo Hollywood, de hecho su final es más bien digno de una historia de terror, ya que todos los vehículos fueron destruidos. El EV-1 en su primera fase contaba con baterías de plomo/acido y en la segunda fase aparecieron las baterías de níquel (Ni-MH) que le permitían una autonomía de 128 Km (80 Millas) a una velocidad promedio de 100 km/h (65-70 m/h).

El fracaso del enchufable 100% eléctrico de General Motors se atribuye a una mala planeación financiera. El auto fue demasiado costoso aproximadamente 250 mil dólares, donde el cliente pagaba un arriendo por el auto de 399 dólares mensuales durante tres años, dicho programa se canceló en 2005 y los 117 carros que se fabricaron, se recogieron y se destruyeron, que horroroso final para esta idea tan importante, un poco adelantado a su época y llevado a la inquisición, sin embargo como muchos de los modelos enchufables poco ortodoxo en sus diseños, si no moría por el dinero perdido lo haría por el diseño exterior.

Entradas relacionadas

Comentar