Los autos voladores del futuro

El hombre siempre ha soñado con acortar las distancias, reducir los tiempos de desplazamiento logrando llegar de un lugar a otro en el menor tiempo posible. Este y la conducción autónoma son las grandes ambiciones del sector  del transporte.

Para quienes les gusta estar al día en el mundo del automovilismo y la tecnología de la automoción, hoy les tenemos un listado muy nutrido por cierto de autos voladores; estos son los proyectos y prototipos que se exponen mundialmente en la actualidad ¿cuál es su favorito?

Uber Elévate

Uber es la empresa de transporte más grande de los últimos años (y eso que no tiene flota propia) y la controvertida plataforma no piensa quedarse atrás en el tema de mover pasajeros de forma eficiente. El plan de Uber es que las ciudades tengan taxis aéreos que transporten varios pasajeros a 250 kilómetros por hora a cualquier punto de la ciudad. Las pruebas iniciarán en 2020 en Dubái.

Airbus Pop Up

La empresa aeroespacial Airbus, con la colaboración de la automovilística Italdesign, han presentado en el Salón del automóvil de Ginebra 2017 el 'Pop.Up', un concepto de transporte que puede convertirse en un auto eléctrico o en un dron capaz de desplazarse por el aire, ambos eléctricos y autónomos. Además, puede integrarse en otros medios de transporte, como trenes o hyperloops.

Lilium Jet

Esta compañía alemana plantea un jet de cinco puestos que funcione como taxi urbano y despegue y aterrice de manera vertical. Esta empresa cuenta como inversionista a Niklas Zenntrom, cofundador de Skype.

Terrafugia

La idea de este vehículo es que pueda mutar de avión a auto en menos de un minuto para que el usuario escoja la modalidad óptima en cada momento. Lo interesante de este proyecto, bautizado TF-X es que plantean un vehículo compacto que pueda ser guardado en cualquier garaje.  Se espera que el TF-X llegue a carreteras y cielos en 2018.

El Terrafugia TF-X utiliza una mecánica híbrida enchufable que impulsa sus ruedas cuando va sobre el asfalto, pero para volar utiliza dos rotores eléctricos. La marca asegura que su auto volador puede recorrer hasta 804 kilómetros con una carga completa y el tanque lleno, aunque no especificaron la velocidad a la que lo hace.

AeroMobil

 

Uno de los primeros prototipos que llega al mercado, este auto en forma de gota fue desarrollado en Eslovenia y logra convertirse en avión en 3 minutos. Su precio ronda los 1.2 millones de dólares. Este prototipo ha estado en desarrollo desde 1989, cuenta con espacio para dos pasajeros y alcanza los 200 km/h en modo avión.

Zee.Aero (prototipo)

Larry Page, uno de los fundadores de Google, ha invertido 100 millones de dólares en la producción del Zee.Aero. ¿Aviones supersónicos? ¿Trenes que viajan por tubos de vacío? Larry Page, cofundador de Google, tiene una visión diferente sobre cómo será una de las formas de transporte personal del futuro y ha creado la startup Zee.Aero. Como buen millonario que busca cumplir sus sueños.

Volocopter

Este es uno de los pocos modelos eléctricos en la industria. Producido por la empresa alemana e-volo, este vehículo se presentó en abril y lleva la ventaja de ser un auto cero emisiones, de poco ruido y de aterrizaje y despegue limpio y vertical.

Imagínese un dron gigante, con 18 rotores y una fuerza capaz de levantar el peso de una persona, así es Volocopter VC200. Un híbrido entre helicóptero y dron que ahora vuelve con sus primeros vuelos reales.

Skydriver

La compañía japonesa Cartivator desarrolla este auto volador con el afán de estrenarlo como medio de transporte urbano en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. La idea es un auto que aterriza y despega verticalmente y que, con un diseño futurista y compacto, sea un vehículo fácil de guardar y manipular.

Como vemos el futuro está a la vuelta de la esquina y la innovación nos muestra diferentes posibilidades de movilidad.  Los autos voladores podrían llegar a dar un giro de 360 grados a la movilidad a nivel mundial. Todo depende de la viabilidad costo/beneficio a nivel económico y medio ambiente.

Entradas relacionadas

Comentar