La historia del “mejor auto del mundo” Rolls Royce

La historia de Rolls Royce se remonta a 1902 donde Charls Stuart Rolls, un aristócrata británico se conoce con Frederick Henry Royce. Rolls fue un piloto automovilístico de la época, entro al mundo de los negocios abriendo un concesionario de autos franceses en Londres Panhard Levassor. Rolls conocía la clase aristocrática y veía en ella un potencial bastante amplio para el mercado de los autos de lujo.

Se asocio con Royce un ingeniero de la época que fabricaba autos  de lujo que poco a poco fue ganando fama por sus modelos bien construidos, con los cuales dejaba a sus clientes totalmente satisfechos. Rolls le encarga que fabrique algunas unidades para observar su calidad, quedando completamente satisfecho, deja a un lado su importadora  y se une a Royce para formar una empresa de autos de lujo.

El mejor auto del mundo

En el año de 1904 con el eslogan de “el mejor auto del mundo” se crea Rolls Royce Co. En la ciudad de Manchester, el símbolo era una “dama volando” sobre el capó,  este simbolizaba para ellos el espíritu del éxtasis. Los primeros modelos fueron exhibidos en el salón de Paris. Modelos de 10, 15 y 20 caballos de potencia y uno de motor seis cilindros en línea de 30 caballos, todos eran modelos diseñados por Royce, con excelentes resultados y firma de contratos importantes. Royce emplearía toda su experiencia mecánica en construir los autos y Rolls toda su logística y contactos para venderlos.

En 1907 fabrican el auto con el cual se consolida la unión entre Rolls y Royce, un auto que se convierte en un hito. El Silver Ghost, siendo el primer auto desarrollado  en conjunto. Un automóvil lujoso y de los más costosos de su época, que batió el record de resistencia de su época al recorrer algo más de 23.000 km sin una sola avería. Estaba propulsado por un motor de seis cilindros y 7.000 centímetros cúbicos.

La nueva marca ya traspasaba las fronteras haciendo honor a su adjetivo, y sólo la clase más acomodada podía adquirir estos lujosos pero carísimos autos. Con el "Silver Ghost", la marca llegó hasta los países árabes.

En 1908 crearon una nueva fábrica en Derby tras su éxito con el "Silver Ghost”. En 1910 dos años después, Rolls quien era un entusiasta de la aviación y era amigo personal de los hermanos Wright muere trágicamente en un biplano.

En 1931, buscando la expansión, se compra la Bentley Motors, empresa que hoy es considerada la prima hermana de Rolls-Royce; y para 1939, se adquirió la carrocera Mulliner Park Ward Limited.

Rolls Royce y la aviación

En la Primera Guerra Mundial la producción de los vehículos de la marca se disparan, por la necesidad de diferentes vehículos de transporte como: ambulancias, vehículos de transporte y hasta autos blindados, todos solicitados por el ejército. Incluso se vieron algunos "Silver Ghost” transformados en tanquetas.

En esta época, Royce diseña su primer motor para aviación, negocio en el que su ya difunto socio Rolls había señalado la necesidad de invertir. La marca empieza a montar los motores Eagle, que propulsan a los Vickers Vimy y desde entonces, no cesará su presencia en el mundo de la aeronáutica.

Al término de la Primera Guerra Mundial, la marca forjó su leyenda en la fabricación de motores aeronáuticos, uno de ellos fue el motor R, el cual se desarrolló para participar en el concurso aéreo Schneider Tropy en 1929. Alojado en el Merlín, gano el trofeo, batiendo un record de velocidad aérea. Más tarde sería instalado en aviones aliados como el Spitfire o el Hurricane.

La década de los records

En 1933 Henry Royce tuvo tiempo de ver como uno de sus motores batía el record de velocidad terrestre, alcanzando los 438km/h, antes de su muerte. En 1937 un vehículo equipado con dos motores Rolls Royce alcanza los 502 km/h, estableciendo un nuevo record.

Pero la tierra y el cielo no fueron suficientes, también en los mares fueron probados los motores de Rolls Royce. Donde  Sir Henry Seagrove batió el récord mundial de navegación alcanzando los 191,5 km/h a bordo del Miss England II, que estaba propulsado por dos motores R.

En esta misma década entre 1930-1939, llegan el Phantom II y Phantom III. Este último  es el primer Rolls Royce con motor de bloque V12 de 7.340 cc. Con carrocería tipo limusina.

Cuando estalla la Segunda Guerra Mundial 1940-1949, las fábricas inglesas son forzadas a construir material bélico. Rolls Royce se encargó de la construcción de motores para avión.  Dichos motores contaban con alta calidad, tan buena como sus autos, el éxito de estos motores fue tal que al día de hoy se construyen motores de aviación. Con los cuales incluso se ha osado romper la barrera del sonido con motores y turbinas de aviación.

El lujo los identifica

En los cincuentas, Rolls Royce solo se podía ser adquirido por los más altos representantes políticos de los países más poderosos. Solo por cuestiones de imagen. Como a princesa Isabel y el duque de Edimburgo. El Phantom IV del que solo se fabricaron 18 unidades, fue diseñado exclusivamente para la realeza y jefes de estado. España posee tres de esas 18 unidades, incluyendo la única versión descapotable.

La década de los sesenta, la firma británica tomo como objetivo un nuevo tipo de clientela, las estrellas de cine y la música. En 1965 la marca dio título a una película, “El Rolls-Royce Royce amarillo”, donde un Phantom II compartía protagonismo con Omar Sharif, Ingrid Bergman y Rex Harrison. Ese mismo año le entregaron a John Lennon un Phantom V, que el cantante repintó con un diseño psicodélico. Entre tanto, Rolls Royce introdujo en 1965 el Silver Shadow I, primer auto de la marca en ofrecer un chasis monocasco. Tenía una velocidad limitada de 190 km/h y alcanzaba los 220 Nm a 4.500 rpm.

Insolvencia económica

En el año de 1971 la marca de las dos R, se declara insolvente, pasando por una situación económica que la lleva a la bancarrota. A pesar de que la clase y el lujo característicos de la marca no se perdieron, era obvio que ya no podía mantenerse por sí solo. De tener fábricas tanto en Inglaterra como en Estados Unidos, Rolls-Royce terminó atrincherándose en su fábrica en Crewe. En 1973 se toma la decisión de dividir el negocio, naciendo Rolls-Royce Motors dedicada a los automóviles, y Rolls Royce Plc encargada del negocio de motores para avión y marina. En 1980, durante el mandato de Margaret Thatcher se procede a su privatización y Rolls-Royce Motors es adquirida por la empresa británica Vickers, que siguió con la producción de automóviles Rolls Royce y Bentley. En 1985 empezó cotizar en bolsa.

El grupo Vickers, no pudo levantar la crisis financiera que iba a consumir la marca. En los noventa las ventas cayeron a más del 50%. En 40 años no fueron muchos los desarrollos en la mecánica, por máslujosos que fueran no podía competir contra los súperlujosos modernos. A Vickers no le quedó otra que vender a la marca para no perderla.

Volkswagen y BMW fueron los primeros interesados. Tras diferencias Rolls-Royce Bentley Motorcars pasó a manos de Volkswagen en 1998. Pero con una cláusula muy beneficiosa para BMW que le daba el derecho de reclamar la firma Rolls-Royce para el 2003.

De esta manera, con Volkswagen para Bentley y Rolls-Royce para BMW, ambas empresas serán separadas luego de 72 años. Aparte, la fábrica de Crewe quedará solo para la construcción de Bentleys, mientras que para la empresa de "los mejores autos del mundo" le espera una moderna planta en Goodwood, al sureste de Inglaterra. Rolls-Royce ya no corre peligro, y por el contrario, volverá a su época de máximo resplandor como constructor de autos superexclusivos dignos de los personajes más poderosos del mundo.

Entradas relacionadas

Comentar