Frenos con inteligencia artificial

La tecnología avanza en todos los ámbitos de la vida y en el sector de la automoción lo hace a un ritmo elevado. Bajo el nombre de SENSIFY, el especialista italiano en frenos Brembo presenta recientemente un mecanismo de frenos para automóviles muy revolucionario.

Se trata de Brembo Sensify, un sistema de frenado inteligente que recurre a la inteligencia artificial para mejorar el rendimiento de un elemento clave en los automóviles. Un mecanismo de freno "by wire", es decir, sin conexión mecánica entre pedal y el sistema de frenado, que está dirigido electrónicamente por Inteligencia Artificial.

Como funciona

Brembo propone que cada una de las cuatro ruedas reciba una presión diferente: justo la adecuada para mantener el contacto del neumático con el suelo, para que el coche no se descoloque ni en las apuradas más violentas ni sobre el suelo más deslizante.

Para conseguirlo cuenta con un cerebro digital, que es el encargado de procesar toda la información que le llega de los múltiples sensores instalados en cada rueda. La analiza en milisegundos y aplica la fuerza de frenado necesaria en cada situación.

Sensify combina la actual gama de productos Brembo de pinzas, discos y materiales de fricción, con la tecnología digital y la inteligencia artificial, que incluye software, algoritmos predictivos y gestión de datos para controlar el sistema de frenado de forma digital.

De esta manera, la frenada se reparte entre las cuatro ruedas de manera que se aplica una presión distinta a cada una, dependiendo de la necesidad que requiera la frenada, del deslizamiento o propensión al bloqueo que detecte el algoritmo en cada rueda, o de las condiciones del frenado; como en curva, recta, inclinado, etc.

Expectativa

La empresa asegura que, gracias a su nueva solución, el sistema de frenado de un vehículo se convierte en una especie de ecosistema donde la inteligencia artificial y el software juegan un papel activo. Explotando big data para mejorar la experiencia del conductor. Gracias a las actualizaciones, el sistema se puede mejorar constantemente. El sistema de frenado, por tanto, evoluciona y se convierte en mucho más que una simple suma de componentes mecánicos.

También la eficiencia, pues se consigue reducir las emisiones al tener una acción de frenado optimizada para cada rueda, además de ausencia de arrastre entre las pastillas y los discos. Con la inteligencia artificial, Brembo Sensify podría aprender de las diferentes situaciones cotidianas y tiene la ventaja de su modularidad. Sirve para todos los fabricantes, dando igual si se instalan en plataformas de combustión o eléctricas, sirve para urbanos y también para superdeportivos. Se espera que la tecnología llegue al mercado para 2024, aunque ya está siendo probada en Tesla Model 3 y Model S.

Comentar