Fallas comunes en la transmisión automática

La transmisión automática es capaz de seleccionar todas las velocidades sin que tenga que intervenir un conductor. El cambio de una marcha a otra se produce en función de la velocidad del vehículo como del régimen de giro del motor, así que no se requiere un pedal o de palanca de cambios. Con el simple hecho de pisar el acelerador se hará el cambio de velocidad conforme el motor cambia de revoluciones.

La caja de cambios administra las revoluciones del motor y le da mayor desplazamiento al vehículo, para esto se vale de sincronizadores y engranajes.

Alguna de las partes que intervienen en su funcionamiento son: convertidor de par, válvulas, bomba hidráulica, sensores, discos, entre otros. Los cambios automáticos actuales están controlados por computadoras y presentan pautas de funcionamiento inteligente. Además, estos vehículos se conducen con mayor facilidad y con una suavidad o conducción deportiva igual o superior a la de los manuales.

¿Cuáles son síntomas de falla más comunes de una caja automática?

  • Al sentir el cambio de velocidad la transmisión presenta patinado en todas las marchas.
  • Aceleración pobre a bajas velocidades.
  • La caja no cambia de marcha.
  • No realiza cambios de velocidad y está neutralizada
  • Recomendaciones para un buen mantenimiento

Recomendaciones

Revisar al menos una vez al año la caja automática con su técnico de confianza, si percibe fugas de aceite o cambios de velocidad muy bruscos no pierda tiempo y lleve el vehículo de inmediato al taller.

Es necesario revisar el aceite de transmisión cada 20.000Km, puede que el aceite se haya degradado por condiciones de manejo o sobrecalentamiento.

Cada año se debe realizar una prueba de camino para revisar el funcionamiento de la transmisión automática y así evitar posibles daños futuros.

Las reparaciones de transmisiones normalmente son muy costosas, pero mientras pueda ahorrar tiempo y dinero adquiere todo los conocimientos necesarios para evitar estas fallas a futuro.

La transmisión presenta patinado en todas las marchas.

  • Revisar nivel de aceite bajo.
  • En caso de necesitar aceite rellenar nivel.
  • Posible causa avería interna del cambio (embragues desgastados, caja de válvulas inmovilizada, bomba de aceite con desgastes, etc.).

Aceleración pobre a bajas velocidades

  • Posible causa nivel de aceite bajo.
  • Convertidor de par averiado (no actúa el rodamiento unidireccional del reactor).

La caja no cambia de marcha

  • Verificar presiones de trabajo.

No realiza cambios de velocidad y está neutralizada

  • Filtro de aceite sucio.
  • Servicio de cambio de aceite y filtro.

Sonidos raros al avanzar

Esta falla puede ser a causa de un problema de lubricación, especialmente en las crucetas. También, el problema puede originarse en el desgaste del conjunto piñón-corona, diferencial o piñón de ataque deteriorados.

Eje Propulsor

El Eje propulsor puede estar desalineado o desequilibrado

Golpe en el cambio

Al momento de que la transmisión tenga que hacer un cambio de velocidad se escucha un golpe es posible que haya holgura en el conjunto de la transmisión o en el diferencial.

Huele a quemado

Un olor a quemado en el auto nunca son buenas noticias. Si el olor proviene del cambio, lo más posible es que tengamos un aceite del cambio sobrecalentado. El fluido ATF se degrada con las temperaturas elevadas y pierde propiedades lubricantes. El resultado lo puedes imaginar: desgaste acelerado a causa del exceso de fricción, restos de metal en el interior de la caja de cambios, y todos los problemas que ello acarrea. Corre al taller a solucionar el problema, y conduce lo menos posible tu coche si detectas el problema.

Agua o refrigerante en el aceite de la transmisión

Un dañino silencioso de las transmisiones o cajas de cambios automáticas es el agua o la mezcla de refrigerante con líquido de transmisión automática (ATF). Este problema solía estar en vehículos más antiguos con sistemas de refrigeración del motor descuidados, pero se está volviendo global en automóviles y camiones de modelos posteriores que han seguido sus programas de mantenimiento. El resultado es siempre el mismo: la transmisión debe revisarse o sustituirse por completo.

La mayoría de las cajas de cambios automáticas se enfrían con el mismo sistema de agua que evita que el motor se sobrecaliente. Hay un tanque separado en el radiador para el líquido de la transmisión que permite que el refrigerante elimine el calor del ATF sin mezclar los dos líquidos. Cuando ocurre una fuga entre el ATF y los tanques de refrigerante del motor en el radiador, los fluidos se mezclarán entre sí. Era más global en vehículos más antiguos que habían erosionado los sistemas de refrigeración correcto a la negligencia, pero algunos de los vehículos más nuevos de hoy en día usan materiales que fallan y generan problemas de presión en el sistema de refrigeración.

Comentar