Evolución de las farolas en el automóvil

Las luces en el automóvil han evolucionado mejorando el diseño exterior y su funcionamiento buscando mejorar la estética del vehículo, la iluminación y la seguridad.  Las nuevas tecnologías de la iluminación automotriz mejoran la visibilidad en todo tipo de terreno o maniobra que hace el conductor.

Hace algunos años los faros de los automóviles eran fabricados en cristal, tallados formando prismas horizontales que se encargaban de distribuir de forma adecuada los haces de luz generados por un bombillo alojado en su interior.

Debemos actualizar nuestros conocimientos, conocer e identificar las nuevas tecnologías aplicadas a la iluminación del automóvil, luces de giro, orientables, automáticas e infrarrojas.

Evolución de las farolas

Las farolas evolucionaron a unas prominentes unidades que alojan y reúnen las luces exteriores (luces direccionales, posición y luces de cruce) con elementos de mayor potencia y mejor iluminación.

Las unidades ahora son fabricadas en policarbonato, que puede ser maleado para generar formas diversas, pero a su vez es un material sensible a la radiación solar y por esto son tan susceptibles a los rayos solares generando mayor deterioro.

Para controlar la distribución de la luz que producen las lámparas, se han desarrollado diseños exteriores geométricos en formas elípticas, parabólicas o elipsoidales con las cuales se consigue hasta un 10% más en el alcance de iluminación.

Tecnologías aplicadas en la iluminación del automóvil

La evolución de los faros en el automóvil ha llevado a nuevas tecnologías y aplicaciones que permiten mejorar no solo la visibilidad sino la seguridad en carretera.  Hoy en día encontramos tecnologías como luces de giro, faros orientables, faros adaptables y sistemas de visión nocturna que permiten al conductor tener un mayor control del camino incluso en condiciones adversas.

Luces de giro

Este sistema consiste en encender una luz adicional orientada hacia el lado en el que está girando el volante, que ilumina de forma lateral. Es una luz que apoya al conductor cuando toma las curvas, ampliando su campo de visibilidad en zonas de penumbra, durante los giros cerrados como cruces o intersecciones viales.  El haz de luz alcanza un ángulo de 65 grados y tiene un alcance de aproximadamente 30 metros.

El sistema funciona a través de un captador de giro del volante, que se activa con el giro de la dirección, activando la luz a partir de un ángulo determinado. Por lo general funciona  a velocidades bajas, desde los 40 km/h, incluso hasta los 70 km/h dependiendo de cada marca.

Faros orientables

Este sistema tiene el propósito de iluminar la carretera cuando el vehículo toma una curva, iluminando la orilla de la carretera.  En algunos autos el sistema funciona a partir de una velocidad definida, donde la luz se activa de forma automática en carretera, aumentando el campo de visión.

Los faros orientables aumentan la potencia de la luz de tal modo que se ilumina la calzada y sus orillas.

A partir de los 110 km/h aumenta el alcance de la luz sin deslumbrar a los conductores que circulan en sentido contrario. Los faros orientables son unas luces activas que pueden cambiar el ángulo al tomar la curva e iluminan mejor la calzada ganando unos metros de visibilidad.

Faros adaptables automáticos

Este sistema emplea sensores ubicados en la suspensión delantera y trasera, que monitorean los movimientos de la carrocería del vehículo. Monitorean la inclinación y el cabeceo. El sistema utiliza unos motores en las farolas que varían la inclinación subiendo o bajando el chorro de luz.

Los sistemas más avanzados en luces adaptativas realiza modificaciones en las luces de forma activa y continua, combinando todos los sistemas explicados anteriormente. A través de unidades electrónicas controlan la iluminación en diferentes situaciones de velocidad, iluminación, ángulo de giro, etc.

Sistema de visión nocturna

Para lograr una visión nocturna se hace uso de cámaras infrarrojas también denominadas cámaras térmicas. El sistema funciona al incorporar unos filtros infrarrojos que iluminan la calle de luz ultravioleta, que logran el objetivo con unas cámaras de rayos infrarrojos ubicados en los panorámicos y en algunos casos en el paragolpes o persiana. Por medio de esta luz se puede percibir el calor que irradian los peatones, animales y objetos que el ojo humano no es capaz de percibir. El sistema de visión nocturna permite mejorar la percepción de peatones o animales que se presentan en la carretera.

Entradas relacionadas

Comentar