Estrés al volante, síntomas, consecuencias, riesgos y algunos consejos

Conducir es una tarea exigente y variable, por tanto es potencialmente estresante. Es una acción tan compleja que nos exige más de lo que realmente parece. El conducir involucra al conductor tanto física como mentalmente. Requiere de gran concentración y estado de alerta. Obtener un excelente desempeño al conducir no depende solo de las habilidades adquiridas para dominar su vehículo en todo momento y circunstancia.

El estado físico y mental permite percibir de forma adecuada las situaciones que se le presentan en el camino. Pero todo no es tan bonito ni tan fácil, existen diferentes factores que alteran el estado físico y mental del conductor, como el hecho de permanecer varias horas al volante, atascamiento de vehículos, vías en mal estado, imprudencias de los demás conductores, el sueño, el estado emocional,  problemas personales, etc.

En este artículo queremos abordar diferentes temas con respecto al estrés al volante como que es el estrés, consecuencias, riesgos  y algunos consejos para manejar el estrés al volante.

¿Qué es el estrés?

Es una reacción físico-química del organismo que produce alteraciones físicas y muchas veces psicológicas, para el enfrentamiento de situaciones nuevas. Tiene como base una respuesta primitiva del organismo, preparatoria para el ataque o la huida, frente a situaciones de peligro.

Toda situación que altere la rutina cotidiana y requiera de la puesta en marcha de cambios o búsquedas de soluciones resulta potencialmente estresante.  La intensidad de estrés que un mismo acontecimiento desencadenará variará de una persona a otra, según las características y estado psico-físico de cada una y la situación personal y ambiental que esté atravesando, que le hará percibir la situación de una manera diferente.

Pero cuando las tensiones se repiten con demasiada frecuencia y/o intensidad a lo largo del día, o se prolongan en el tiempo, terminan afectando la salud, lo que se manifiesta en trastornos varios.

Señales  de estrés

  • Tensión muscular
  • Respiración acelerada
  • Aumento de ritmo cardiaco y presión sanguínea
  • Sudoración
  • Sequedad bucal
  • Pupilas dilatadas

Consecuencias del estrés

Físicas

  • Fatiga
  • Pérdida o exceso de apetito
  • Trastornos gastrointestinales (indigestión, ulceras, diarrea, etc.)
  • Dolor de cabeza
  • Trastornos cardiacos

Psicológicas

  • Ansiedad
  • Nervios
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Perdida de la memoria
  • Falta de concentración
  • Pérdida del sentido del humor
  • Disfunciones sexuales

Comportamiento

  • Baja productividad en el trabajo
  • Disminución en la calidad del trabajo
  • Dificultad para relacionarse con los demás
  • Irresponsabilidad
  • Accidentes

Un conductor estresado es un conductor en riesgo

Un conductor estresado no está en las mejores condiciones para conducir con seguridad ya que las exigencias del tránsito lo sobrepasarán fácilmente, amentando significativamente la tensión y el malestar interior.

Cada dificultad en el camino como: un embotellamiento, el auto que lo antecede circula a menor velocidad, alguien que lo encandila con sus luces, el semáforo en rojo, cambios en el estado del camino por obras en la vía, etc. será causa de excesiva tensión y ansiedad con desencadenamiento de respuestas de riesgo de tipo erráticas y/ agresivas como conducción a velocidad excesiva, a realizar sobrepasos y cambios de carril permanentes, conducir  encimada al vehículo que va adelante, maniobras bruscas y no avisadas, equivocaciones por distracción, indecisión frente a un imprevisto, entre otras. Todas las situaciones descritas son potenciales generadoras de incidentes que derivarán, en muchos casos, en accidentes.

Consejos para reducir el estrés al conducir

  • Ser consciente del estado en el que se encuentra, aceptar que tiene alguno de los síntomas.
  • Planear el viaje con tiempo adicional para el recorrido, de esta forma evita la ansiedad frente al tiempo o los inconvenientes del camino
  • No se auto imponga una hora exacta para llegar.
  • Dejar los problemas de la vida diaria a un lado cuando se conduce.
  • Disminuya la velocidad, conduzca a una velocidad acorde a las circunstancias del camino, el flujo vehicular y a su estado emocional.
  • Es adecuado conducir a una velocidad en la que se sienta cómodo y pueda circular más relajado
  • Algo que sé, es muy difícil, aceptar las circunstancias del tráfico y son muchas (trancones, obras en la vía, semáforos mal coordinados, tráfico lento, etc.)
  • Frente a un conductor torpe, lento y/o agresivo, no se enganche. Procure evitarlo, según el caso, cediéndole el paso, o sobrepasándolo con precaución y conserve distancia de él. Piense que sus acompañantes, su salud y seguridad van primero.
  • Evite las discusiones con sus acompañantes, estos pueden afectarlo
  • No use el celular mientras conduce, también puede ser una fuente de tensión y distracción.
  • Previo al viaje procure dormir por lo menos 8 horas, la falta de sueño puede afectar la conducta, la fatiga disminuye la capacidad para realizar cualquier actividad.
  • Evite el consumo de alcohol o alucinógenos, antes y durante el viaje, ya que alteran el rendimiento, percepción y capacidad para tomar decisiones
  • Si viaja con niños procure que estén entretenidos y con los cinturones puestos.
  • Tener pensamientos positivos mientras se conduce reducirá los niveles de estrés en el conductor
  • Controlar la temperatura dentro del vehículo puede ser un factor importante, si tenemos en cuenta que el exceso de calor dentro del vehículo puede causar desespero en algunas personas y estrés
  • Ensayar nuevas alternativas para movilizarte, si cree que la ruta que toma todos los días es caótica y transitara lo llena de estrés.
  • Para evitar transitar por una vía de alto flujo vehicular, deje el auto en casa y acuda al servicio público. Caminar también puede ser una opción para evitar el estrés del caos vehicular, además de ser un excelente ejercicio.
  • Investigue previamente la ruta por donde se va a transitar si no la conoce. Evite confusiones a la hora de manejar un vehículo por  lugares donde nunca antes había estado.
  • Maneje pensando en sus propias acciones y no en las de los demás. Las imprudencias de las otras personas no deben ser fuente para el estrés personal.
  • Si siente miedo pues apenas está aprendiendo a conducir, trate de respirar profundo y manejar despacio mientras aprende.
  • El estrés de los demás conductores no debe ser un detonante de su propio estrés.
  • Buscar el mejor tratamiento para reducir el estrés le ayudará no sólo a ser un mejor conductor sino una mejor persona.

Entonces, teniendo en cuenta las dificultades de la vida de hoy, con mucha gente sufriendo un estado continuo de tensión y exceso de preocupaciones, ¿qué puede hacerse para disminuir el estrés al conducir? ¿Qué técnicas utiliza para evitar el estrés? ¿Cuál es la mejor solución para que el estrés de los demás conductores no nos afecte? Ayúdenos con algunos consejos.

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión