Escases de microchip en el sector automotriz

Reportan escasez de microchips en sector automotriz, porque hay una crisis de semiconductores.  El año pasado la industria tecnológica tuvo un revés por cuenta de la pandemia.

Los gamers tenían problemas para comprar nuevas tarjetas gráficas y Apple tuvo que escalonar el lanzamiento de su iPhone y las últimas consolas Xbox y PlayStation no pudieron satisfacer la demanda.

La nueva normalidad

La reanudación de actividades con la “nueva normalidad” ocasionó que los sectores tecnológicos, en particular el automotriz, enfrenten escasez de microchips debido a su alta demanda en diversos mercados.

Las limitaciones de estos circuitos electrónicos de material semiconductor, en particular de silicio, es resultado de la disminución de actividades productivas debido a la emergencia sanitaria, este elemento es esencial en los vehículos y la industria de la computación por el trabajo en casa (home office) y la educación a distancia.

Asimismo, por la necesidad de construir más dispositivos que den soporte a las comunicaciones por internet y a los sistemas de compras en línea, entre otras actividades que requieren de equipos de cómputo; son elemento básico en la electrónica actual, abundó.

El especialista dejó en claro que la escasez de chips no es un problema fácil de resolver ni se puede vislumbrar lo que ocurrirá en la industria que se encarga de fabricarlos.

Microprocesadores en el automóvil

Los automóviles nuevos a menudo incluyen más de 100 microprocesadores y los fabricantes simplemente no pudieron obtenerlos todos.

Los fabricantes de microprocesadores, en su gran mayoría asiáticos, ya tenían problemas para cumplir con la alta demanda que explotó con la crisis sanitaria, que a su vez desató el auge del teletrabajo y el entretenimiento en casa, con lo cual volcaron todos sus esfuerzos para cubrir la industria de los computadores y las telecomunicaciones.

Por eso, ante la escasez de microchips, fabricantes como Ford y Toyota anunciaron la disminución de su producción, e incluso el cierre de plantas en Estados Unidos, por semanas, como ocurrió con la fábrica de Ford en Louisville, Kentucky, donde se producen el Ford Escape y el Lincoln Corsair.

La japonesa Toyota aseguró que se vio afectada la producción de pick-ups Tundra en su planta de San Antonio, Texas. En enero pasado, un vocero de la marca anticipó que para ese mes habría una reducción del 40 por ciento en la producción. Y Según The Wall Street Journal, Fiat Chrysler también disminuirá el ritmo de fabricación de Jeep de México y en una planta de Canadá por la misma razón.

La misma decisión, parar la producción de algunas fábricas, la han tomado General Motors, Mazda, Subaru, Nissan, y Volkswagen. La demanda de vehículos ha crecido tras la pandemia y ha empeorado la situación, a tal punto que algunos fabricantes, según medios estadounidenses, están considerando acumular microchips para protegerse de la escasez y no frenar su producción.

Comentar