Errores que cometemos nada más al subirnos al auto

Los errores durante la conducción se cobran caros, desde un simple o pequeño rayón hasta grandes colisiones. La mayoría tiende a culpar a los demás, nunca tienen la culpa y si la llegan a tenerla van a hacer todo lo posible por evitar la responsabilidad o por cambiarla para su propio beneficio.

Definitivamente no existe conductor perfecto y la única forma de evitar los errores es mantener la concentración y respetar todas las normas de transito. Estos fallos se pueden evitar prestando atención a los detalles, incluso antes de poner en marcha el vehículo. Nada más al subirnos ya empezamos metiendo la pata; a continuación encontraremos los errores más frecuentes que comete la gente y que podemos hacer para mejorar nuestras habilidades.

1.     Posición incorrecta

Como lo decíamos al comienzo, nada más al subirnos al auto ya  estamos metiendo la pata, muchos adoptamos posiciones incorrectas e incomodas al volante, que pueden redundar en perturbadores dolores de espalda, reducción de la visibilidad y de la movilidad de brazos y piernas que pueden desembocar en un accidente. También es importante cuidar la altura correcta del asiento para mejorar la visibilidad sobre el camino y los instrumentos del vehículo.

2.     Manos al volante

La posición de las manos sobre el volante también debe tenerse en cuenta para evitar volantazos o lesiones al conducir cuando introducimos de manera inadecuada las manos en el timón. Las dos manos deben ir sobre el volante, esta regla debe afianzarse en nuestra forma de conducir. Pero por razones de tedio al volante muchos suelen  tener manías que van en detrimento de la mecánica del vehículo, tal es el caso de aquellos que descansan su mano sobre la palanca de cambios;esta operación puede desencadenar en averías inesperadas en la transmisión.

3.     Mantener el pie en el embrague

Utilizar el embrague de reposapiés es elhábito de los conductores de ciudades congestionadas, donde se pueden realizar hasta los cinco cambios en una cuadra y donde se vive con la primera conectada y el pie en el embrague listo para arrancar en el trancón.

A pesar de que no estemos ejerciendo presión completa sobre el pedal, al mantener el pie sobre este, resulta haciendo que, poco a poco, vaya tomando cierta holgura. Que, a su vez, hace que el disco de fricción se deslice generando un calor adicional que desgasta el embrague.  ¿Qué significa todo esto? Una buena factura cuando tenga que reemplazarlo. Reposar el pie sobre el pedal también significa que el embrague podría no estar completamente pisado. Eso puede causar un deslizamiento importante del disco, haciendo que igualmente se gaste.

4.     Conducir con calzado inapropiado

No queremos hacer alusiones sexistas, pero en el caso de las chicas es más común este errorcillo. Teniendo en cuenta la cantidad de modelos de zapatos disponibles en el mercado y también la variedad de tacones, plataformas, sandalias el calzado femenino se puede convertir en un riesgo al conducir, y es un error si las chicas no toman en cuenta el calzado cuando piensan conducir. Nosotros también incurrimos en el mismo error cuando tomamos el volante con botas anchas y pesadas o cuando conducimos con sandalias.

5.     Pisar el acelerador a bajas revoluciones

Acelerar en vacio o pisar el acelerador mientras el auto esta en bajas revoluciones, le enviamos una señal mixta al vehículo. El auto esta en reposo y usted le pide que aumente su rendimiento, esta situación puede desembocar en reparaciones si es una operación de todos los días.

Arrastrar el motor como se le dice a esta operación sobre marcha se puede modificar al reducir la marcha evitando el choque de transmisión.

6.     Comprobar la presión de las ruedas

Esta operación casi nadie la tiene en cuenta, y por lo menos una vez a la semana es recomendable comprobar la presión de aire. Transitar con la presión inadecuada debilita la banda de rodadura, ocasionando protuberancias y finalmente la rotura de la llanta.

La presión muy baja de los neumáticos no solo consume más gasolina y hace más difícil maniobrar en situaciones de emergencia, especialmente si tiene que realizar un giro rápido. Las consecuencias pueden ser lamentables y peligrosas, el solo hecho de transitar con baja presión se pierde el área de contacto con el pavimento, disminuyendo el agarre y la estabilidad al volante.

La presión de aire apropiada para su vehículo la puede encontrar en el manual del fabricante. Se recomienda revisar la presión de sus llantas cada ocho o máximo quince días y cuando este fría debido a que,  la presión aumenta cuando se calientan al circular. Se debe usar un calibrador confiable, es peligroso inflar las llantas pinchadas que se han transitado con baja presión, dichas llantas deben ser retiradas e inspeccionadas por especialistas.

7.     Prestar la suficiente atención a la carretera

Las distracciones en general y el uso del teléfono son culpables de grandes accidentes y tragedias. Los expertos están de acuerdo en que incluso al utilizar manos libres mientras conduce, el conductor se pone en peligro a sí mismo y a los demás actores viales que comparten el espacio.

Debemos ser conscientes que estamos conduciendo una maquina y una estructura de 2 a 3 toneladas y que cualquier error por distracción u omisión, pueden generar una tragedia. Mandar un mensaje de texto durante la conducción se acerca al nivel de conducir bajo los efectos del alcohol.

8.     La parte equivocada de la carretera

Analizar un terreno desconocido mientras se conduce es complicado, pero en lugar de centrarse en las señales de tráfico y otras salidas, debe fijarse en el camino que hay adelante. Desviarse del carril es un problema común, y la falta de concentración en la carretera, incluso si cree que está prestando atención, puede hacer que se salga de ella sin darse cuenta.

Tenga en cuenta la vía y las acciones de los demás conductores, las señales de tráfico y trate de evitar las distracciones. Si no cuenta con pasajeros que le den indicaciones puede ayudarse de un GPS que le guie fácilmente.

Entradas relacionadas

Comentar