El lado oscuro del automóvil

Con un pasado de accidentes desde la primera concepción de la idea de un vehículo autopropulsado, el Fardier à vapeur (Coche de vapor) de Nicolas Cugnot, el cual chocó contra un muro de ladrillos, pasando por el locomóvil de castilla.

Prohibiciones, recelos, accidentes, violencia en 1866, el primer automóvil a vapor que se vio en España se enfrentó a fuertes críticas que hicieron que las primeras décadas del nuevo invento no fueran nada fáciles.

Hechos que no han cambiado al día de hoy, diseños peligrosos, encubrimientos y arrogancia corporativa han sido las fuentes principales de los peores escándalos que han afectado a la industria automotriz mundial. Estos son los peores de todos los tiempos.

Dummys siniestros

Los fabricantes utilizaban cadáveres humanos para evaluar el daño que los choques producían en el cuerpo humano y estudiar cómo mejorar los diseños para causar el menor daño posible. Los primeros maniquíes ofrecían poca información por lo que los cadáveres ofrecían información más realista.

Los cadáveres sin embargo solo podían ser usados una vez y sus diferentes tamaños y pesos hacían muy difícil hacer pruebas repetitivas para confirmación. En 1966 se comenzó a utilizar el primer maniquí diseñado específicamente para pruebas de choque. Los maniquíes de hoy en día son sofisticados aparatos equipados con sensores que dan una lectura exacta de las dinámicas que ocurren en un accidente automotriz.

El switche infernal

El switche de encendido del Chevrolet Cobalt construido entre 2004 y 2010, sufría de un diseño defectuoso que hacía que la llave se moviera de la posición de encendido apagando el motor. Cuando esto ocurre a alta velocidad los sistemas de vehículo como las bolsas de aire y los frenos se deshabilitan y la dirección se hace más difícil de operar. Los switche defectuosos en el Chevrolet Cobalt y sus modelos hermanos como el HHR causaron 50 accidentes y 13 muertes.

En febrero de 2014 GM finalmente llamó revisión a 700,000 Cobalts por causa del suiche defectuoso. En Mayo de ese mismo año la NHTSA castigó a GM con una multa de 35 millones de dólares cuando se determinó que la compañía había tenido conocimiento del defecto por 10 años y no hizo nada para remediarlo.

Tanques explosivos

Como en las viejas películas de Hollywood, donde los pistoleros hacían estallar los tanques de los autos, todo se veía irreal, pero no tanto para los autos Ford pinto que tenía un defecto de diseño en su parte trasera que hacía que el tanque de gasolina se perforará con choques traseros, no necesariamente de gran fuerza, y se incendiara con gran riesgo para los pasajeros. El conteo final de las víctimas mortales del Pinto fue de 27.

La popular tercera generación de la pickup C/K de Chevrolet y GMC tenía un inusual diseño de tanque de combustible. El tanque había sido relocalizado debajo de la cabina de las pickups a los laterales en la parte de afuera del bastidor con la mitad del tanque debajo de la cabina y la otra mitad debajo de la caja de carga. Este diseño obedecía al deseo de General Motors de ofrecer un tanque de 40 litros instalando como opción dos tanques paralelos en la localización descrita, algo que había sido imposible en la localización regular.

Este arreglo hacías los tanques susceptibles a rupturas e incendios, no muy distintos a los del Ford Pinto. La NTHSA declaró a las pickups C/K inseguras en 1994 y ese mismo año GM tuvo que pagar una multa de 51 millones de dólares para ser invertidos en programas de seguridad vial y GM ofreció a sus dueños cupones de 1,000 dólares para el reemplazo de sus camiones. El gobierno atribuye 97 muertes a este defecto.

Bolsas asesinas

El proveedor japonés de sistemas de seguridad automotriz Takata construyó y distribuyó bolsas de aire cuyos mecanismo de activación se degradan al ser expuestos al calor intenso y la humedad. Cuando estas bolsas se activan a causa de un accidente se inflan con mucha más fuerza de la que están diseñadas para soportar, destruyendo la estructura metálica que las soporta y despidiendo con fuerza esquirlas metálicas que pueden herir a los pasajeros, a veces mortalmente. Exactamente lo contrario a lo que debe hacer una bolsa de aire. Hasta el momento 20 personas han perdido la vida a causa del defecto a nivel mundial.

Takata supo de este problema desde 2004 pero no hizo nada para solucionarlo. Cuando finalmente salió a la luz pública, organismos reguladores en el mundo entero se han dado a la tarea de llamar a revisión a millones de vehículos.

Hasta la fecha en Estados Unidos el llamado a revisión ha afectado a 19 fabricantes que han tenido que llamar a revisión a 42 millones de vehículos para reemplazar 69 millones de mecanismos infladores. El problema acarreó cargos criminales y multimillonarias multas en contra de Takata, compañía  que tuvo que declararse en bancarrota.

La más reciente ampliación del recall tuvo lugar en enero de 2018 y afectó a 3.3 millones de vehículos fabricados en 2009, 2010 y 2013 por Honda, Toyota, Audi, BMW, Daimler Vans, Fiat Chrysler, Ford, General Motors, Jaguar-Land Rover, Mazda, Mercedes-Benz, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Tesla.

Hoy en día, el automóvil es sin dudas el medio de transporte más común y popular, pudiéndose encontrar diferentes modelos de automóviles, tamaños, colores, formas y materiales. El automóvil goza de una popularidad tremenda en el mundo entero. Las posibilidades de desplazamiento, en la ciudad y en rutas, es lo que ha extendido su uso y por supuesto determinó su gran relevancia y la demanda de este bien en todas las partes de nuestro planeta.

A pesar de esto, el automóvil tiene un lado oscuro que nadie se ha logrado imaginar, esta máquina que hace parte de nuestras vidas, nuestros paseos familiares, de nuestro diario vivir, nuestro sustento y todo lo que le podemos atribuir, tiene un lado oscuro que muchos olvidamos.

Entradas relacionadas

Comentar