Distracciones al volante, las más comunes

Las distracciones al volante pueden desencadenar en accidentes y es más frecuente de lo que pensamos. Basta solo un instante para perder el control de la situación, por eso es tan importante conocer estas situaciones que son cotidianas que pueden acabar en un accidente de condiciones fatales.

¿Conoce las distracciones más comunes al volante? Seguramente la respuesta es si, y queremos llamar la atención en este sentido, pues son tan sencillas y cotidianas y a su vez parecen tan inofensivas que no le damos la importancia real a la situación, hasta el día en que se presente un incidente o accidente real los conductores no aprenden.

Entre las distracciones más comunes de los conductores está el uso del móvil. Sin embargo, hay muchas más situaciones que distraen a los conductores y pueden ser fatales.

DISTRACCIONES MÁS COMUNES AL VOLANTE

Conocer cuáles son las distracciones al volante más habituales puede ayudar a que los conductores sean más conscientes del riesgo real que corren. En realidad, la mayoría de estas distracciones tiene solución, en algunos casos bastante sencilla.

Algunas de las situaciones que planteamos a continuación corresponden a acciones que pueden manejarse de tal forma que no se conviertan en un peligro, siga la lectura y empiece a tomar acciones.

Hablar con los pasajeros

Los pasajeros o acompañantes son una fuente importante de distracción, aunque parezca algo insólito que el conductor no pueda conversar con sus pasajeros que por lo general son su familia o amigos.

Sin embargo es importante mantener siempre la concentración en la ruta y evitar conversaciones importantes o discusiones con los pasajeros, este tipo de conversaciones requieren mayor atención e implican observar al interlocutor, desviando la atención en la carretera.

Usar el teléfono móvil

Esta es la mayor distracción en los conductores en la actualidad, y tal vez la más difícil de controlar. La vida hoy transcurre a través de la tecnología, y los teléfonos inteligentes permiten realizar muchas de las actividades necesarias para la vida laboral y familiar.

Hoy en día no solo se trata de recibir una llamada, los mensajes a través de las aplicaciones de mensajería de texto, los mensajes de audio y el uso de las redes sociales ocupan la mayor parte de nuestro tiempo, incluso en muchos casos al volante.

No hay que perder de vista que, incluso con el uso de sistemas manos libres, hablar por el móvil también supone una distracción, igual que si se hablara con el copiloto. La diferencia es que el copiloto puede aportar dos ojos más a la carretera y ser consciente de una situación complicada, pero la persona al otro lado del teléfono no.

Uso de los componentes electrónicos del automóvil

Sistemas como el radio, el GPS o el computador de abordo, entre otros hacen el viaje más fácil. El problema es que la manipulación de estos sistemas pone en riesgo la atención del conductor. Puede parecer que no, pero estos aparatos absorben la atención del conductor y ponen en peligro la conducción. Por eso, cualquier cosa que haya que hacer debe hacerla el copiloto, hacerse antes de salir o en una parada.

Los niños

Los niños son una importante fuente de distracción. Puede ser porque se aburren y llaman la atención, porque se pelean entre ellos o porque protestan porque se les ha caído algo.

Sea cual sea el motivo, las distracciones que provocan los niños pueden acabar muy mal. Por eso es importante armarse de paciencia y hablar con los niños de la importancia de que se porten bien durante el viaje.

Comer, beber o fumar

En mi caso particular no soy partidario de comer en el auto por diferentes motivos, como el aseo y el orden, y para cuidar el interior. Trato de realizar las paradas necesarias durante el viaje para tener tiempo para estirar las piernas y para tomar los alimentos.

La comida también se puede convertir en un riesgo cuando se consume en movimiento, existe la posibilidad de sufrir un atragantamiento.

El cigarrillo también es un riesgo, se puede caer y generar un conato de incendio, quemar al conductor y generar una distracción que puede terminar en accidente.

Para evitar las distracciones al volante es importante hacer conciencia, evaluar y priorizar las situaciones, para determinar que es más importante, si realizar la llamada, enviar un mensaje, comer o continuar en el camino.

Entradas relacionadas

Comentar