Defectos de pintura parte III

Continuando con los defectos de pintura, son varias las razones por las que se presentan y también existen defectos de todas las clases y múltiples circunstancias. Como planteamos en la primera parte estos aparecen por dos razones: el medio ambiente y el trabajo del pintor, destacando  entre todos la limpieza, forma de aplicación, distancia, preparación de la mezcla, aplicación entre manos, secado etc.

Los defectos de los que vamos a hablar a continuación se presentan entre otras razones por el medio ambiente exterior, o que se presentan fuera del taller y que no se presentan por defecto de aplicación sino a factores netamente exteriores del medio ambiente.

Medio ambiente exterior

Pulverización seca. Acabados sin brillo, presencia de texturas ásperas en la superficie de las piezas pintadas. Sucede cuando la pintura es demasiado viscosa y caen gotitas que no se integran o se presenta una distancia de aplicación inadecuada porque se está pintando muy lejos de la pieza. En pequeñas magnitudes se puede corregir con el pulido a máquina, de lo contrario se debe lijar y volver a pintar la pieza.

Pulverización en piezas vecinas. Es el conocido fogueo que se produce  durante la aplicación de la pintura si no se realizó un correcto enmascarado y protección de las piezas adyacentes y por la vía volátil llegan partículas de pintura a las otras partes del vehículo. También se puede presentar cuando están pintando fachadas, rejas o paredes cerca del auto. Para este tipo de defecto es suficiente con un pulido a máquina, previamente lijado con un abrasivo de 1800 o 2000 o combinación de los dos.

Medio ambiente exterior fuera del taller

Marca de agua. Manchas o marcas de gotas de agua en la superficie. Estas se presentan cuando se realiza el lavado del auto y no se seca la superficie o se deja secar al medio ambiente. Este se puede presentar en los vidrios y puede presentar agentes que dañen la pintura como óxidos, lluvia acida o química. Se soluciona con el pulido a máquina en los casos más leves acompañado de un lijado suave del barniz.

Insectos. Los restos de los insectos dejan manchas graves en la pintura. Las materias organices que producen los excrementos, la miel y otros fluidos que por acción de la humedad y el calor se descomponen generando ácidos que afectan la pintura. Se recomienda no estacionar junto a árboles o arbustos donde predominan los insectos, en carretera cuando se viaja se debe lavar el auto y  no dejar que estos se descompongan y afecten la pintura, no dejar pasar mucho tiempo.

Excremento de aves. Huellas de excrementos de aves de diferentes  formas y tamaños. Los componentes ácidos de los excrementos se descomponen deteriorando y decolorando la pintura, el grado de deterioro depende del tiempo, del tipo de ave y su alimentación. Puede ir desde una decoloración hasta el daño total de la pintura. En los casos más leves con el lijado y pulido a máquina es suficiente, de lo contrario se debe repintar la pieza. Recomendación mantener siempre el auto limpio, no dejar pasar el tiempo cuando esto ocurra.

Resina de árboles. Las resinas de árbol son de color marrón, que se depositan en la pintura. Al tratar de retirarlas se puede desprender la pintura, se pueden retirar con la aplicación de algunos disolventes, gasolina, acpm, varsol.

Hollín. Son unos puntitos de color negro del tamaño de la cabeza de un alfiler, que pueden llegar a picar la pintura. Son los residuos sólidos de la combustión del combustible, inicialmente atacan la pintura de acabado pero pueden llegar hasta la base. Deben intentar recuperarse con un lijado fino y pulido a máquina.

Entradas relacionadas

Comentar

Una opinión
  1. joel nava dice:

    Muy buena informacion, felicitaciones