Cultura vial, peatones y ciclistas los más vulnerables

Según la Organización Mundial de la Salud, los accidentes de tránsito han sido declarados un problema de salud pública. Cada vez que se conduce un vehículo se deben tener en cuenta todas las condiciones de seguridad y la calidad de conductores que vamos a ser en la vía.

El 46 % de los muertos en las vías de la ciudad son peatones, el 2016 terminó con aproximadamente 7000 victimas según cifras de medicina Legal. Las principales víctimas siguen siendo los peatones, el 81% de las muertes pertenecen a este grupo con un aumento frente a años anteriores; llama la atención que los niños hacen parte de ese grupo.

Los más vulnerables

Según el Ministerio de Transporte, los actores más vulnerables de la vía continúan siendo los Motociclistas, que en dicho periodo representa el 48,7% (2.683 casos) de las víctimas fatales y el 56,2% (20.606 casos) de los lesionados, seguido de los peatones con el 26,9% (1.482 casos) de los fallecidos y el 21,1% (7.724) de los lesionados en accidentes de tránsito.

Vale la pena señalar que a su vez el 41,8% (619 casos) de los peatones fallecidos y el 51,3% (3.960 casos) de los lesionados fueron atropellados por una motocicleta, lo que evidencia una relación problemática entre estos dos actores de la vía.

Cultura vial

La solución a todos los males de los que adolece la seguridad vial en definitiva sigue siendo la “cultura vial” y la “educación”. De nada sirve que se aumente el valor de los comparendos y que se fortalezca la normatividad de transito frente a los diferentes escenarios.

“Cuanto más corrupto es un estado, mas leyes tiene” Tácito.

Crecen las multas, aparecen nuevas normas, pero los colombianos no crecemos en educación en la misma proporción, a excepción de algunas ciudades como Medellín. Quedé sorprendido en mi último viaje a esta ciudad con la cultura vial.  Los paisas nos dan una muestra de educación vial; en todas las intersecciones, e incluso con el semáforo en rojo, en todos los cruces les ceden el paso a los peatones. Para quienes estamos acostumbrados a que prácticamente nos pasen el carro por encima estábamos estupefactos, en una intersección casi se baja la señora del carro a pedirnos que pasáramos, estábamos asustados y no sabíamos si pasar o esperar. Psicológicamente estamos predispuestos a darle la vía a los carros y analizando un poco la situación debería ser al contrario.

Pero si en algunas circunstancias detenemos el auto para permitir a algún animal el cruce por la vía, por qué no darle la oportunidad a una familia de cruzar la calle, o una persona de edad avanzada,  que tal un niño desorientado, o la señora embarazada. Definitivamente tenemos que evolucionar en la cultura vial, evolucionar hacia el punto de lograr una mayor tolerancia y una mayor sensibilidad frente a los demás actores de la vía.

Frente a mi oficina existe un cruce de doble sentido y un solo carril y les cuento que es “imposible” cruzar, sobre todo en horas pico. Donde motocicletas, buses y autos adelantan en zona prohibida y transitan a una velocidad mayor a la velocidad dispuesta para la zona que es de 30 km/h. Cuando un peatón intenta cruzar parece que los conductores aceleraran más para asustarlos y no permitirles cruzar.

Por último les dejo algunas reflexiones, la primera que hace referencia a la seguridad vial y la segunda es un regalo para que aprendamos el valor del respeto por el otro.

“Para comprender la seguridad no hay que enfrentarse a ella, sino incorporarla a uno mismo.” Allan Watts.

 

“Hemos aprendido a volar como pájaros, a nadar como peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos.” Martin Luther King.

Entradas relacionadas

Comentar