Cuide la pintura exterior de su auto

El automóvil es un bien que se puede considerar un activo. Sin embargo, muchos no le brindan los cuidados necesarios para que no solo sea un activo sino que se convierta en un patrimonio.

El cuidado que necesita, y merece, tanto la carrocería como el chasis del auto no se reduce a una cuestión meramente estética; tiene que ver también con el buen funcionamiento y el valor de reventa de la unidad.

Si quiere aprender a cuidar la pintura de su vehículo tenga en cuenta lo descrito en esta entrada. Su automóvil también hace parte de su patrimonio, ¡cuídelo!

Valor del vehículo

El lavado sistemático de la carrocería es una de los factores determinantes que el día de mañana establecerán el valor de venta de su vehículo; una pintura en buen estado genera una opinión positiva en el futuro comprador en tanto que una pintura rayada, raspada o quemada tiende a envejecer el aspecto del auto.

Pintura

La pintura automotriz no es otra cosa que una pintura acrílica horneada a altas temperaturas para derivarla en una resistencia extrema. Consta básicamente de cuatro capas:

  1. El “wash primer” que sirve para dar adherencia a las partes metálicas de la carrocería
  2. El “primer” que sirve para evitar la corrosión de la misma.
  3. La capa de color, que aproxima el auto al resultado final.
  4. El barniz o laca acrílica que sirve para dar brillo y protección a la capa de color.

¿Cómo cuidarla?

Aunque la composición química de la pintura automotriz amerita una entrada completa para entenderla, los cuidados necesarios se pueden enlistar en un breve párrafo:

Tener el chasis de su auto limpio ayudará a aumentar la vida útil de tu auto.

  • Lave constantemente la carrocería con agua y un paño suave para evitar rayar el barniz.
  • Lave periódicamente el chasis del auto con agua a presión cuando menos una vez cada seis meses.
  • Aplique productos y artículos protectores contra las agresiones de la intemperie: jabones, champús, ceras, teflones y lonas afelpadas para la carrocería; productos anticorrosivos para el chasis.
  • Estacione su auto preferiblemente bajo techo, si no a la sombra; la luz del sol degrada rápidamente los colores, en especial los fotosensibles como el amarillo, rojo, naranja y algunos tipos de verde.
  • Evite meter el automóvil al agua de no ser necesario, aunque no lo vea, el agua permanece en las juntas constructivas, iniciando el silencioso y desgastante proceso corrosivo.
  • No se estacione debajo de árboles y enredaderas; hay algunos que sueltan resinas que pueden ser corrosivas para la pintura, sin contar con que los deshechos del árbol tapan los desfogues de las puertas y la carrocería.

Cosas que no debe hacer

  • Nunca debe lavar el automóvil con detergentes de uso doméstico u otros tipos de solventes, ya que éstos contienen agentes químicos que deterioran prematuramente la pintura.
  • El uso de otro tipo de elementos, como trapos o esponjas inadecuadas, puede retener la tierra y causar un efecto abrasivo sobre la pintura.
  • Abrillantadores y protectores deben colocarse al menos tres veces al año.
  • No es recomendable realizar más de un pulido al año ya que este procedimiento infiere directamente sobre la capa de laca protectora del color, provocando su adelgazamiento y deterioro.
  • Es importante llevar el auto a un lavado de chasis después de visitar la costa, ya que aunque no lo vea, el proceso químico que obra la sal sobre cualquier metal es continuo e ininterrumpido si no se hace nada por detenerlo; basta con mirar los barcos viejos sin mantenimiento como quedan.

Entradas relacionadas

Comentar