Cómo saber si un cuentakilómetros está trucado

cuentakilometros trucado

Uno te los temas que surgió en la zona de comentarios de nuestro artículo sobre cómo evitar ser engañado al comprar un coche de segunda mano fue el del cuentakilómetros trucado. Algo que, a pesar de haberlo escuchado muchas veces, creemos que nunca nos va a ocurrir al comprar un vehículo.

Como todos saben, hay personas que para subir el precio del vehículo deciden hacer este truco sobre el cuentakilómetros, sea este digital o mecánico. ¿Hay alguna manera de descubrirlo? ¿Es posible saber si nos están engañando?

La verdadera respuesta es que no hay una manera 100% fiable de saberlo. Pero eso no quiere decir que no se puedan hacer muchas comprobaciones para descubrir esta mentira, las cuales descubrirán hoy en este artículo.

1. La documentación

En la documentación del vehículo normalmente aparece el kilometraje de un vehículo. Antes de comprar ni firmar ningún contrato por un vehículo de segunda mano, pide examinar esa documentación.

Si está borrosa o el vendedor no quiere proporcionarle esos datos, huya inmediatamente de ese comprador.

2. Registros de mantenimiento

Cada cierto periodo de años los vehículos tienen que pasar la denominada Inspección Técnica de Vehículos o ITV. En esa inspección los técnicos examinan el kilometraje y lo anotan en las etiquetas tanto de mantenimiento como del cambio de aceite.

Es obligatorio que esas etiquetas vayan pegadas en algún lugar del coche, sea este el cristal delantero, el marco de una ventanilla o puerta o incluso debajo del capó. Examine el vehículo, descubra esa pegatina y compare el kilometraje con el que marca el coche en cuestión.

Si no coinciden, ya sabe la respuesta: alguien sabe cómo trucar el kilometraje y le ha intentado engañar.

3. Los números torcidos e inestables

Los cuentakilómetros tradicionales son más fáciles de trucar que los digitales, pero eso hace que también sea más fácil detectar si efectivamente han sido trucados o no.

Analice muy de cerca los números, mire si están torcidos o si al dar un pequeño golpe en el salpicadero se mueven. En caso de que haya anomalías, números inestables o torcidos, hay una alta probabilidad de que los números hayan sido manipulados.

4. Neumáticos nuevos

A la hora de comprar un coche de segunda mano con un kilometraje muy pequeño (menos de 50.000 por ejemplo), lo habitual es que mantengan los mismos neumáticos. Si no es así, pida al vendedor que justifique por qué los ha cambiado y una prueba de que ese cambio se ha realizado.

5. El desgaste

El último método para ver si está trucado o no es simplemente conducir el vehículo. Analice cómo se comportan el acelerador, embrague y freno para ver si su desgaste tiene sentido con el kilometraje que se supone que tiene el vehículo.

Estos son los 5 consejos que ofrecemos desde Prueba de Ruta para evitar que nos engañen con un cuentakilómetros trucado. Si con estas comprobaciones no está seguro, lo mejor que puede hacer es llevar el coche a un taller mecánico para que ellos puedan analizarlo en profundidad. Recuerde, gastar algo de su presupuesto en esa revisión en el taller podría ahorrarle mucho dinero después.

Y usted, ¿alguna vez se ha encontrado un cuentakilómetros trucado? ¿Sabe más métodos para identificar si está trucado o no? ¡Le esperamos en los comentarios!

Entradas relacionadas

Comentar