Control eléctrico de frenada o Brake by wire

Lo primero que anuncia el fabricante es que este sistema proporciona una mayor precisión de frenada. En resumidas cuentas, esto es: el freno por cable monitoriza la frenada en todo momento de tal forma que siempre cede a las voluntades del conductor, dando así una calidad de pisada óptima y segura.

El brake by wire nace para controlar mejor las frenadas, dejando que en los momentos de más fatiga e imprecisión el usuario pueda percibir un mejor comportamiento. Y no solo en fatiga, ya que en caso de llevar carga también mejora la estabilidad y disminuye la distancia de frenado.

¿Cómo funciona?

El principio de funcionamiento del freno por cable es relativamente sencillo. Cuando el conductor acciona el pedal, este empuja el cilindro y el sensor interpreta la voluntad de frenar. El fluido hidráulico es conducido hasta el simulador de fuerza y los sensores reciben la presión del pedal.

El simulador se encarga de que el conductor reciba el tacto de freno adecuado. Para ello, este responde al pedal con un nivel de presión acorde a la pulsación de frenada, así que el usuario puede hacerse una idea de cómo trabaja la reducción del vehículo.

Por otra parte, en el momento de frenada el sensor del pedal manda información a la unidad de control, de tal manera que esta interpreta la presión a ejercer en las pinzas. Ello dependerá de cuánto se pise el pedal de freno. Para que puedan morder el disco solo falta que las pastillas reciban el empuje adecuado. Es presión, aportada por el motor eléctrico, es la que dictamina la unidad de control.

A parte del ESP, ABS y el estabilizador de frenada, este sistema se combina también con otras funciones. De hecho, las ayudas a la conducción y muchos elementos de la seguridad ya son inconcebibles sin esta tecnología. Estamos hablando de sistemas de protección contra peatones, la frenada de emergencia o el control activo de crucero, por ejemplo.

Componentes del sistema

Para explicar el freno por cable vamos a usar como base el de la marca Brembo. Los componentes con los que cuenta son:

  • Pedal de freno: a nivel de interfaz es igual que el pedal de freno común. De hecho, simula la sensación de tacto que proporciona un freno convencional y el conductor medio no suele notar diferencia.
  • Sensor de posición de pedal: determina en qué posición se encuentra el pedal para informar a la unidad de control de si se está frenando. En caso de pisar el pedal, la lectura de posición dictamina el nivel de frenada.
  • Cilindro maestro o absorbedor pasivo: es el encargado de recibir el movimiento y la presión del pedal. Este elemento está compuesto por un émbolo que oscila y empuja un fluido hidráulico, hecho que proporciona la sensación de tacto y determina el nivel de frenado. El cilindro maestro se ubica justo detrás del pedal del freno, al igual que en el mecanismo tradicional.
  • Simulador de fuerza de pedal: como su nombre indica, simula el tacto de frenada. Este componente recibe los estímulos del cilindro y reacciona aportando dureza. Para ello, cuenta con un actuador hidráulico que genera presión en el émbolo, así que el conductor es capaz de entender en qué estado se encuentran los frenos.
  • Unidad de control: como en cualquier componente electrónico, es el cerebro responsable de la activación del sistema. La unidad de control procesa la información recibida y genera órdenes para todo el equipo.
  • Motor eléctrico y actuador: estos son los que gobiernan la presión de las pinzas. La información recibida por la unidad de control es interpretada por el actuador, que manda el líquido hidráulico a su respectiva mordaza. Este actuador consta de un motor eléctrico para poder mover este circuito.
  • Pinzas de freno: son igual que las convencionales. Reciben el fluido de los actuadores para activar las pinzas y presionar la pastilla.
  • Conductos y válvulas: los conductos se encargan de enviar el fluido a su destino y las válvulas de controlar el circuito, ya sea para regular presiones o para cerrar una entrada. Además, el líquido se guarda en un depósito de compensación como en el del automóvil común, de tal forma que puede ayudar a la nivelación del circuito.

¿Y si el sistema falla?

Si se da el caso, la presión mecánica aplicada al pedal desde el pie del conductor aún permite que los frenos funcionen, aunque sin asistencia eléctrica o modulación electrónica gracias a que no depende en su totalidad de esa conexión electrónica. Todavía hay un camino para el líquido de frenos, que va desde el cilindro maestro hasta los pistones de las pinzas. Cuando el sistema no funciona según lo previsto, se abre una válvula para usar este sistema de frenado hidráulico redundante y reducir así la velocidad. En pocas palabras: funciona como cualquier otro freno.

Video

Comentar