Consejos para regular las suspensiones de su moto

Como vimos en artículos anteriores la suspensión es importante en nuestra motocicleta. De ella depende en gran forma el desempeño dinámico, es algo que no debemos pasar por alto.

Un buen ajuste de las suspensiones conseguirá mejorar la estabilidad en marcha, asegurar la mejor respuesta de la moto, sacarle su máximo rendimiento y además la seguridad.

Para saber cómo poner a punto la suspensión de su moto es fundamental que conozcas los elementos, términos y conceptos básicos que influyen en las suspensiones, como su precarga, extensión y compresión. Sólo cuando tenga claras estas ideas podrá comprender por qué es necesario ajustar sus parámetros y cómo conseguir un mejor desempeño.

SAG: ¿Qué es?

En la moto es una medida que debemos tener en cuenta para ajustar las suspensiones, tanto en la horquilla delantera como en el amortiguador trasero. Se denomina SAG a la medida que nos indicará la precarga que han de tener las suspensiones de nuestra moto con nosotros encima.

La precarga de las suspensiones puede variar de un usuario a otro, dependiendo de su peso o incluso si viaja con pasajero. Por eso los reglajes de otra persona, aunque tenga la misma moto, debe ser el mismo, para reglar su moto debe calcular con sus datos propios.

El SAG marca la diferencia entre lo que miden las suspensiones extendidas libres de peso y lo que miden una vez sometidas al peso de la moto con su piloto.

Esa diferencia varía dependiendo del muelle de la suspensión y de su precarga. Así que deberemos actuar sobre la precarga para conseguir unas cifras determinadas dependiendo del tipo de conducción que vayamos a realizar, ya sea deportiva en circuito, sport, normal o de confort, como puede ser en un viaje en moto.

SAG: ¿Cómo se calcula?

Para calcular el SAG de la moto se requiere de tiempo y ayuda de otra persona, para dar el ajuste requerido.

Vamos a calcular la diferencia que hay en milímetros entre la suspensión extendida sin peso y de la suspensión comprimida con el peso del piloto, es decir, qué margen de movimiento le vamos a dejar en marcha, y para ello seguiremos los siguientes pasos:

 Horquilla delantera

  1. Con la ayuda de otra persona extendemos la horquilla hasta que la rueda delantera no toque el suelo. Si la moto dispone de caballete central es sencillo si cargamos peso sobre la rueda trasera, y si sólo dispone de pata lateral deberemos de inclinarla sobre ella hasta que la rueda delantera esté en el aire.
  2. Una vez que la horquilla se encuentra totalmente extendida medimos la distancia desde el punto superior de la botella hasta el punto inferior de la horquilla cerca del eje de la rueda. Anotamos esa medida.
  1. Con la moto apoyada con las ruedas en el suelo nos subimos en el asiento y ponemos los pies en los estribos, otra persona nos puede ayudar a mantener el equilibrio, y ojalá que lo hagamos con todo nuestro equipamiento puesto, con el casco incluido, para que nuestro peso sea lo más real posible.
  2. Repetimos el paso 2 y medimos la longitud de la horquilla desde los mismos puntos que antes, pero ahora con la suspensión comprimida con el peso de la moto y del piloto. Anotamos esa medida.

Amortiguador trasero

  1. Haremos exactamente lo mismo que con la horquilla delantera en su paso 1 y tomamos medidas con el amortiguador extendido en una posición en la que la rueda trasera no toque el suelo. Si tenemos caballete central es suficiente con echar peso sobre la parte delantera de la moto, y si sólo tenemos pata lateral deberemos inclinarla sobre ella hasta dejar la rueda trasera en el aire.
  2. Tomamos las medidas, desde el eje de la rueda trasera hasta un punto fijo de referencia, por ejemplo: algún punto del subchasis bajo el asiento del pasajero, o una cinta adhesiva que podemos pegar para la ocasión y tomar como punto de referencia. Anotamos la medida.
  3. Como con la horquilla, ahora repetiremos este procedimiento pero con el piloto subido sobre la moto con toda su indumentaria.
  4. Repetimos las medidas tomadas en el paso 2 pero esta vez con el piloto sobre la moto, y midiendo siempre desde los mismos puntos que hicimos en el paso 2. Anotamos esta nueva medida.

Ajustando la precarga ideal

Tras calcular el SAG, la diferencia entre las suspensiones extendidas y las suspensiones comprimidas, tenemos una medida delantera de 35 mm y una trasera de 40 mm. Estas medidas las podemos y debemos cambiar dependiendo del tipo de conducción a realizar, siguiendo como guía las siguientes cifras recomendables:

Conducción deportiva:delantero: 35 mm /trasero: 30 mm

Conducción normal: delantero: 42 mm / trasero: 35 mm

Conducción confort: delantero: 48 mm / trasero: 40 mm

Una vez que hemos calculado el SAG de nuestra moto con nosotros encima actuaremos sobre la precarga tanto de la horquilla como del amortiguador trasero para conseguir las cifras deseadas.

Es posible que debido a nuestro bajo peso a nuestro elevado peso los muelles que nuestra moto equipa de serie no sean capaces de alcanzar las cifras que necesitamos cuando estamos sobre la moto. En tal caso es recomendable consultarlo con nuestro taller especializado de confianza para un posible cambio de muelles.

El equilibrio perfecto

Una vez que tenemos la precarga ajustada a nuestro peso, tanto en la horquilla como en el amortiguador trasero, tenemos las suspensiones de nuestra moto equilibradas.

Hay otros dos parámetros que pueden ser modificados en las suspensiones de nuestra moto: la compresión y la extensión.

Ambos dependen del comportamiento que le exijamos a nuestra moto, la compresión controla la velocidad a la que las suspensiones se comprimirán cuando frenemos nuestra moto, aceleremos o pasemos sobre baches, y la extensión la velocidad a la que las suspensiones se extenderán cuando el muelle tiende a volver a su posición natural. Podremos variar uno y otro dependiendo de nuestras necesidades, pero es importante conocer cuáles son los reglajes de fábrica para siempre poder volver a ellos si lo hacemos erróneamente por nuestra cuenta, empeorando el comportamiento de nuestra moto.

Entradas relacionadas

Comentar