Consejos para comprar SUV

La tendencia SUV es imparable en la actualidad y no deja de crecer año tras año. Estos modelos se han ido abriendo camino durante la última época hasta llegar a copar un porcentaje muy elevado del mercado. Los fabricantes lo han detectado y han ido potenciándolo aún más lanzando nuevos modelos y completando sus gamas. Actualmente los hay de muchos tamaños y tipologías distintas.

Debemos tener en cuenta que los SUV no son los mismos todoterreno de antes, para quienes buscan el pura sangre 4X4 deben revisar con detenimiento las fichas técnicas. Los SUV (Sport Utility Vehicle) adoptan una mayor altura respecto a los turismos, con una posición de conducción desde la que se puede dominar el tráfico, pero no mantienen las capacidades offroad.

Se trata más bien de vehículos que destacan por su versatilidad, por ser aptos para moverse con soltura en el entorno urbano y también realizar viajes largos con garantías. Vamos a analizarlos a fondo y ver algunas consideraciones a la hora de comprarlos

Descripción

Su característica principal es su carrocería elevada, un aspecto que le diferencia de los modelos convencionales. En la actualidad es normal que se adopten plataformas de compactos y berlinas; los modelos anteriores se derivaban de utilitarios. Suelen compartir su plataforma, pero aplicándose algunas modificaciones para llegar a un resultado final diferente y con otra personalidad.

Encontramos modelos de menos de 4 metros, hasta los 5 metros. Los SUV compactos se derivan de los automóviles de segmento B y rondan los 4.15 metros de largo, por otra parte también encontramos los que se derivan del segmento C que tienen una longitud media de 4.4 metros, y por encima encontramos los que comparten plataforma con los de segmento D que miden 4.75 metros de largo. Los SUV Premium ocupan el escalón superior con sus casi 5 metros y niveles de lujo superiores.

En los últimos tiempos también se ha abierto una nueva categoría si hablamos de su morfología. Si tradicionalmente los SUV terminaban en un portón bastante recto para mejorar la capacidad de carga, ahora se están poniendo los SUV cupés. Son aquellos que, a pesar de mantener las cinco puertas, tienen una caída del techo más acusada y terminan con una trasera más llamativa. Es un mero ejercicio estético, pues suelen ser menos prácticos (y más caros). El movimiento lo comenzaron las marcas Premium, pero parece que los generalistas se están apuntando poco a poco.

Estética

Hay algunos elementos comunes que encontraremos en la estética de la mayoría de SUV del mercado. Hablamos de esos bajos de la carrocería protegidos por molduras de plástico oscuro, de los abultados pasos de rueda para dar cabida a llantas de generoso tamaño o a las características barras del techo. Esos tres puntos son compartidos por un enorme porcentaje de estos modelos, sin embargo, también la diferenciación juega un papel muy importante en este segmento.

 

Una de las principales motivaciones de compra de un SUV es por su diseño y los fabricantes se han ido esforzando por hacer modelos más atractivos y llamativos. Una tendencia actual que está siendo adoptada por algunos de ellos es la de incorporar faros delanteros divididos (sobre todo en los pequeños). En algunos casos también se trata de disimular los tiradores de las puertas traseras elevándolos hasta el pilar C.

Otro aspecto que ha ido ganando importancia recientemente ha sido la personalización. Los SUV cada vez se ofrecen con un mayor número de configuraciones para que el usuario pueda escoger. Es bastante habitual lo de ofrecen la carrocería bitono, con una paleta de colores muy extensa y el techo en contraste, además de variedad en diseños de llantas. Se aplica la misma medida a los interiores, que presentan muchas opciones de molduras y tapicerías.

Interior y equipamiento

El interior y el equipamiento es el apartado que más llega a los clientes de este segmento, para seleccionar el mejor modelo debemos evaluar el tamaño de nuestra familia. Si la familia es numerosa tal vez se decante por un 7 puestos, si por el contrario es una familia promedio un 5 plazas es el ideal.

La tecnología es un aspecto que llama bastante la atención de los SUV, ésta dependerá del tamaño del vehículo y de lo que se esté dispuesto a pagar. Es más que habitual que los habitáculos de estos (y de todos) modelos se hayan llenado de pantallas y que abandonen los controles analógicos. La digitalización se nota actualmente y por norma general, en una pantalla táctil principal de 7 pulgadas como mínimo y la adopción de una instrumentación digital en cada vez más modelos.

La conectividad es otra de esas cosas que también se ha ido mejorando paulatinamente. Ya casi todos los modelos cuentan con conexión con Apple CarPlay y Android Auto, al tiempo que se ofrecen opcionalmente servicios como la navegación avanzada con información del tráfico en tiempo real. El WiFi también se puede incorporar en muchos ejemplares, mientras que próximamente se irán popularizando las funciones de pago por uso.

El maletero de los SUV también es variable, dependiendo del tamaño del modelo lo condiciona todo. En los pequeños ya se ha ido incrementando la capacidad y suelen rondar los 350 litros, una cifra bastante digna para sus dimensiones. Si pasamos a los compactos veremos que la media ya se acerca a los 500 litros, lo que sería una capacidad más que suficiente para la mayoría de trayectos y las necesidades de muchos usuarios.

Pero siempre se puede seguir creciendo y en los segmentos superiores ya se puede disponer de unos 600 litros de capacidad de media. Lo cierto es que no hay demasiadas diferencias en el maletero de los SUV grandes y de los Premium, ya que estos últimos dedican más espacio a las plazas traseras, primando la comodidad de los usuarios. Hay casos de modelos con siete plazas que se acercan (o superan) los 1.000 litros de maletero cuando emplean solo cinco plazas.

Motores y cambio

Las gamas de motores de los SUV son realmente variopintas y también dependen mucho del segmento que ocupen. Al fin y al cabo son productos que copan un gran porcentaje del mercado y tiene que haber opciones para todos los usuarios, principalmente en los de menor tamaño. En los pequeños y en los compactos es claro el predominio de motores de tres y cuatro cilindros turboalimentados con cilindradas contenidas de entre 1.0 litro y 2.0 litros.

Las potencias en estos modelos de los segmentos B y C suele oscilar entre los 100 y los 200 CV, siendo las versiones intermedias las más recomendables por su equilibrio entre prestaciones y consumo. Sin embargo, también podemos encontrar alguna que otra versión deportiva por encima de los 300 HP. Si nos fijamos en los SUV de mayor tamaño vemos que ya entran en juego algunos motores V6, principalmente en las marcas Premium. Incluso podremos ver algún que otro V8 en versiones superiores y hasta V12 en algunos como los Bentley Bentayga o Rolls-Royce Cullinan.

La tendencia actual ha hecho que sean más populares las mecánicas de gasolina que las diésel, aunque la diferencia se va reduciendo (e incluso decantando por el diésel) según se va creciendo en tamaño. Como en el resto de vehículos, cada vez hay más sistemas de propulsión alternativos. Encontramos un buen número de modelos híbridos, más aún de híbridos enchufables e incluso van creciendo los eléctricos. La tecnología Mild Hybrid en los motores de combustión también forma parte de la norma.

Mientras la caja de cambios manual sigue siendo la protagonista en los SUV de menor tamaño, empieza a desaparecer por completo en los más grandes. Cada vez hay más transmisiones automáticas disponibles y en algunos modelos (sobre todo en los grandes y los Premium) es la única opción. Las cajas más populares son las de doble embrague y también las de convertidor de par, en los modelos más potentes.

Recordemos que estamos hablando de SUV y no de auténticos todoterrenos. Aún así, la tracción total sigue estando disponible en algunos modelos, en función de su tamaño y de su enfoque. De esta forma veremos que en los pequeños es muy difícil encontrarla, siendo la mayoría de tracción delantera obligatoriamente. En los compactos ya hay alguna opción más, aunque normalmente de forma opcional y con las versiones más altas de gama.

En los SUV grandes ya comienza a ser habitual el uso de la tracción a las cuatro ruedas y en algunos casos viene de serie. También podemos ver como el enfoque de algunos modelos permite más garantías a la hora de salir fuera del asfalto por sus cotas y altura libre al suelo. Incluso encontramos modelos que sí que podríamos catalogar de todoterrenos puros por sus chasis como es el caso del Jeep Wrangler o el Toyota Land Cruiser.

Seguridad

Conducir desde una posición elevada da una sensación de seguridad mayor, sin embargo, la realidad es diferente por el mismo tema del centro de gravedad, del esquema de la suspensión y del mayor número de inercias por su masa. Por suerte, la tecnología ha mejorado mucho y ya no es tan fácil volcar un SUV como lo era hacerlo con un todoterreno de antaño desde que el ESP es obligatorio en todos los vehículos nuevos.

De serie en la mayoría de ellos también están los típicos sistemas de frenada automática en ciudad, indicador de presión de neumáticos o los Isofix en las plazas traseras. Opcionalmente la lista puede crecer hasta niveles insospechados. Ya la mayoría puede montar el control de crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento en el carril, la alerta de fatiga, el reconocimiento de señales o las luces de carretera automáticas

En el caso de los SUV más lujosos entran en juego otros sistemas más desarrollados que permiten una conducción semiautónoma. Opcionalmente se pueden incorporar soluciones como el control crucero con función Stop & Go que además te mantiene en el carril, también el aparcamiento automático (en algunos casos incluso desde fuera del vehículo), la visión nocturna o alerta al trafico cruzado (tanto delantero como trasero)

Precio

El precio de los SUV abarca un abanico muy amplio debido a su gran variedad entre tamaños y tipos. Pero como cada usuario tiene unas necesidades diferentes, desde aquí recomendaremos establecer un presupuesto realista desde el principio. Eso ayudará a acotar la decisión y a no terminar gastando más de lo debido. También hay algunos trucos como la regla del 20 / 4 /10 para no tener agobios económicos en el futuro o tener en cuenta los errores más comunes a la hora de comprar auto.

Cuando la decisión esté tomada, siempre conviene comparar los precios de los autos para encontrar los más baratos. Incluso se puede decidir el momento en que realizar la compra si se sigue la evolución de los precios de los autos que realizamos desde este portal. Además, en autos.com también se pueden encontrar vehículos nuevos, km 0 y usados con las mejores condiciones.

  • Entradas relacionadas

    Comentar