Consejos para cambiar una llanta pinchada

Un vehículo con las llantas gastadas o pinchadas puede provocar un accidente de tránsito, conducir con llantas en estas condiciones reduce la adherencia al terreno y pérdida de estabilidad al volante.

Y ni que decir conducir con una llanta pinchada a alta velocidad, puede ser una situación bastante peligrosa, eso sí puede descontrolar y desestabilizar el auto, aquí parte la importancia de revisar de forma habitual el estado y la presión de los neumáticos incluido el repuesto.

Hoy hablaremos sobre consejos a la hora de cambiar una llanta pinchada, también aprenderemos a identificar cuando estamos pinchados y qué debemos hacer.

¿Cómo saber si sufrimos un pinchazo?

¿Sabe si tiene alguna llanta pinchada? ¿Ya revisó esta semana sus llantas? Si contestó afirmativamente ¡felicitaciones! Es usted un conductor responsable. Para los que aún no lo han hecho es importante verificar si hay alguna llanta pinchada. Existen diferentes formas de comprobar si una llanta esta pinchada, por lo general pierde más presión de lo normal o se siente en el volante que la dirección se endurece o le hala para algún lado en específico.

Qué hacer en caso de sufrir un pinchazo

Una vez identificamos si tenemos una llanta pinchada como vimos en el punto anterior, lo primero que debemos hacer es reducir la velocidad, encender la luces estacionarias  y tratar de ubicar el auto, si es posible, en un lugar adecuado fuera de la curva en una zona de seguridad o berma o si alcanza a llegar a una gasolinera o montallantas sería lo ideal. Si no hay otra alternativa y toca estacionar donde sea trate de señalizar de forma que quien se acerque visualice que el auto está varado.

Si está ubicado en una zona fuera de peligro asegúrese primero de apagar el motor, poner el freno de mano y ubicar los tacos en las ruedas para evitar que el auto se deslice. Ahora siga estas indicaciones, ya está listo para comenzar a cambiar la rueda de su vehículo.

Tranquilidad

Conserve la calma ante la situación, es poco habitual que nos enfrentemos a esta en algún momento de la vida y a todos nos toca de forma diferente, recuerde siempre verificar que la llanta de repuesto este inflada, sino es así, está frente a un problema más grande. Si todo está bien respira hondo y adelante.

Alistar las herramientas

Antes de comenzar revise lo que necesita, sus herramientas como: llave de pernos, llave de perno de seguridad, gato, etc. Normalmente el gato se encuentra junto a la llanta de repuesto.

El gato

Cuando ya tiene todas las herramientas necesarias es momento de ubicar el gato en la posición indicada (una muesca o parte rígida del chasis) y evite levantarlo del lado del radiador. Una vez colocado correctamente levántelo hasta que entre en contacto con el vehículo. Cerciórese que el gato está posicionado correctamente, firme y en una parte plana. Es importante que esté en su sitio, si no puede afectar el auto o  hacerse daño al accionarlo.

Accionar el gato

Una vez todo ha quedado en su sitio debe accionar el gato. Existen diferentes tipos de gato, el más común es el de tipo tijera o pantógrafo, también puede tener uno de botella o uno hidráulico. Levante el auto de forma gradual para aflojar las tuercas de seguridad y empezar a aflojar los pernos.

Aflojar los pernos

Una vez el auto arriba, afloja los tornillos de la rueda, cada rueda puede tener 4 o 5 pernos. No olvide retirarlos en diagonal y no los afloje del todo, solo lo necesario. Al comienzo puede ser difícil si han sido ajustados en un taller.

Después acciona el gato de nuevo para levantar el vehículo hasta que la rueda diste del suelo unos 15 centímetros. En un primer momento esta distancia puede parecer exagerada pero no debe olvidar que la rueda que vas a colocar está inflada y necesita más espacio. Por último, afloje los tornillos totalmente para poder sacarlos. Ahora sí, ya tiene la rueda pinchada fuera.

Colocar la llanta nueva

A continuación ubique la rueda inflada en el lugar de la anterior. Para poder guiarse puede ubicarla en el primer tornillo, para levantarla puede utilizar una llave expansiva grande. Recuerde ubicar la llanta pinchada en el lado del estribo por si el gato colapsa quedará sobre la llanta y no se va el vehículo a tierra, si esto sucede es más complicado levantarlo. Al igual que al aflojar, apriete los pernos en forma diagonal.

Bajar el auto

A continuación, accione el gato para bajar el vehículo a ras de suelo. Para finalizar retire el gato y ajuste los pernos de la rueda, asegurándose que queden bien instalados. Este paso es importante para su seguridad. Una operación rápida y sencilla si cuenta con todo lo necesario, no se deje impresionar y deje a un lado los nervios.

Datos estadísticos a nivel mundial estiman que por lo menos el 70% de los neumáticos tiene la presión por debajo de lo recomendado, y la mitad de los autos circulan por lo menos con un neumático con la presión tan baja como para sufrir un accidente de tránsito. Un dato importante para tomar conciencia y revisar constantemente el estado y la presión de las llantas ¿no creen?

Entradas relacionadas

Comentar