Consejos de mantenimiento para el motor

El motor es el corazón del automóvil, y por tal motivo su funcionamiento debe ser perfecto para que pueda cumplir con su función que es la de propulsar o mover el automóvil. Pero esto no será posible si el dueño del automóvil no lleva una rutina de mantenimiento basada en la prevención.

Un plan de mantenimiento para el motor se puede iniciar desde el estacionamiento, desde el propietario y ¿Cómo funciona? Fácil en esta entrada les vamos a compartir unos consejos de mantenimiento para que cuide la vida útil de su motor.

Verificar el nivel de aceite y revisar el filtro.

El aceite motor cumple con varias funciones: lubrica las piezas móviles, ayuda a actuar como un sellador contra la suciedad, enfría el bloque, reduce el desgaste y ayuda a prevenir la corrosión, por lo tanto mantenerlo limpio es vital para la buena salud del motor. Cada auto tiene un tipo de aceite especifico y una vida útil definida por el fabricante en tiempo y kilometraje, y es importante tener presente estos tiempos para realizar el cambio.

Se puede verificar el nivel y estado del aceite del motor, para esto debemos conocer la ubicación de la varilla de medición, e identificar el nivel. Es recomendable realizar esta medición a primera hora del día, cuando el motor esta frío y con el motor apagado. La varilla del aceite tiene una base de color amarillo o naranja y siempre la ubican cerca de la tapa de llenado. Debe limpiar la varilla, preferiblemente con un paño de color blanco y que sea de microfibra, se vuelve a introducir y se saca para identificar las marcas “MIN” y “MAX”. Si está cerca del mínimo debe llevarlo al taller para verificar si existen fugas.

Verificar el nivel del líquido refrigerante.

El depósito de refrigerante siempre se instala en el compartimento del motor, y suele estar graduado. El nivel debe indicar entre “MIN” Y “MAX”, y si es demasiado bajo, se debe completar. Sin embargo hay que considerar los ciclos del sistema, ya que puede que en el sistema se encuentre una cantidad, por tanto debe verificarlo en la mañana antes de realizar el encendido para que no se pase del nivel y empiece a hervir el sistema.

Si el motor se sobrecalienta, las reparaciones pueden ser muy costosas, por tanto, junto con el aceite, el líquido refrigerante es uno de los fluidos más importantes que usa el motor de un automóvil. Los metales y las aleaciones, de las que está hecho un motor, no suelen ser muy buenos amigos del calor. Cerciórese de que el motor esté frío a la hora de verificar, porque si está en funcionamiento o caliente, parte del líquido refrigerante que circula por el sistema podría salir disparado hacia la cara.

Verificar el nivel de combustible.

Tanto la gasolina como el diésel contienen sedimentos que se depositan en el fondo del depósito de combustible. Tras años de uso, definitivamente se crea una capa de basura que no debería llegar al motor. Si este tiene que hacer su trabajo con poco combustible, arrastra esos restos a la bomba de combustible, lo que podría causar un desgaste. En lugar de simplemente rezar para que no lleguen al bloque, debe mantener un nivel por encima de la reserva. Por costumbre en mi caso particular cuando el combustible llega un cuarto del tanque lo lleno nuevamente, de esta forma cuidamos la integridad de los filtros y la bomba de combustible.

Revisar la correa de accesorios.

Todos los vehículos tienen al menos una correa de accesorios, mientras que algunos pueden tener dos. Estas correas de goma se utilizan para impulsar varios dispositivos periféricos, incluido el alternador, la bomba de la dirección asistida, la bomba de agua o el compresor de aire acondicionado. Cuando estén a punto de quebrar, se escuchará un chirrido en el vano motor al conducir, pero siempre es una buena idea echar un vistazo incluso si no se queja. Lo más fácil de ver es si existen signos de desgaste, tales como grietas o cortaduras.

Revisar el filtro del aire.

Al igual que los seres humanos el motor necesita de aire puro para funcionar de forma correcta y todos los autos tienen un filtro para capturar las partículas que circulan en el momento de la aspiración de aire y que pueden afectar las partes internas.  El acceso a este filtro puede ser más difícil para algunos vehículos, pero una búsqueda rápida en Internet le mostrará cómo hacerlo con facilidad. En los autos más modernos, generalmente se ubica dentro de una carcasa de plástico con grapas o tornillos. Retire dicha tapa, y si ve el filtro muy sucio, es necesario cambiarlo.

Respetar los tiempos de calentamiento.

Los propulsores están diseñados para funcionar a velocidad constante, que es cuando mejor operan. Demasiada variación en las revoluciones lo cansa y esto pasa factura, sobre todo en el momento en el que aún están fríos. Conducir en una ciudad, con paradas y aceleraciones constantemente, es muy duro para el motor. Trate de no acelerar bruscamente y jugar con las inercias y el freno motor si ve que va a reducir la marcha de nuevo. Cuando el motor esté caliente, ya puedes permitirle darle un poco más de alegría.

Todas estas comprobaciones le ayudaran a mantener el motor en un estado de salud óptimo y ahorrar dinero en reparaciones, reemplazo de piezas y mantenimiento. Un motor bien cuidado es un motor confiable y seguro.

Entradas relacionadas

Comentar