Consejos básicos para ahorrar combustible

El consumo de combustible afecta notablemente las finanzas personales y las reservas del planeta. Por tanto es importante optimizar al tanto los recursos, tratar de exprimir un poco más la distancia entre cada depósito de combustible.

Quien no quiere ahorrar dinero y sacar el mejor provecho del tanque de combustible. Teniendo en cuenta que el precio de los combustibles no hace más que aumentar, ahorrar algunos litros aquí y allá puede afectar positivamente al final de mes.

Los consejos que mencionaremos a continuación son relativamente fáciles y sencillos de llevar a cabo y aunque no lo crea le puede ayudar a mejorar el consumo de combustible.

Cómo calcular el consumo de combustible.

Para calcular el consumo de combustible de su vehículo si este no trae en su computador de a bordo este dato o para corroborar su veracidad puede hacer lo siguiente:

  • Apunte el kilometraje actual en el momento que vaya a cargar combustible.
  • Tome nota de los galones o litros que marca la estación de servicio.
  • Tome nota del valor que pagó por esta cantidad de combustible.
  • Valide la diferencia en kilómetros entre el kilometraje actual y el de la última carga de combustible.

Por ejemplo: Kilometraje actual 26315, tome una distancia conocida para realizar la validación de un lugar a otro, vamos a colocar un dato aleatorio para hacer el cálculo, distancia recorrida 350 km, consumo medio tanque, equivalente en galones 6 galones, cantidad de kilómetros sobre cantidad de galones, 350/6=58 kilómetros /galón. También puede calcularse en litros, puede validar también el antes de seguir nuestros consejos y después de seguir nuestros consejos y nos cuenta el resultado en los comentarios.

Con estos registros puede calcular el consumo de su vehículo en kilómetros recorridos por litro o galón y validar el su consumo en dinero por kilómetro recorrido.

Comprobar la presión de los neumáticos

Es importante comprobar la presión de aire de los neumáticos del carro, incluido el de repuesto. A muchos conductores se les pasa por alto revisar la presión de aire en las llantas y la gran mayoría no revisa el repuesto. Los neumáticos con baja presión de aire ofrecen una mayor resistencia a la rodadura, lo que significa más trabajo para el motor durante el movimiento. Por tal motivo con solo revisar la presión de aire y mantenerla en los parámetros establecidos por el fabricante ya estamos ahorrando combustible.

Mantener limpio el filtro de aire

 

El filtro de aire permite que el motor respire mejor, ya que controla las partículas que hay en el medio ambiente y las retiene para evitar que ingresen al motor. Un filtro tapado afecta negativamente al rendimiento del corazón mecánico y aumenta el consumo de combustible. Normalmente, los fabricantes ponen un fácil acceso a este elemento, y si tiene la posibilidad, revíselo de vez en cuando para comprobar que sigue siendo útil.

Ajustar la forma de conducir

Para algunos, esto puede ser extremadamente difícil de hacer, pero si le preocupa ahorrar algo de dinero, trate de conducir de forma normal y no como si llevara un auto de carreras. A medida que se aumenta la velocidad, también lo hace el consumo de combustible, por lo que en lugar de conducir justo al borde de los límites de velocidad, reduzca un poco y le sorprenderán los resultados. La clave está en acariciar el acelerador y el freno, no en pegar los pedales al suelo.

Otro mal hábito común y asociado al anterior es acelerar demasiado el motor. Intente hacerlo con moderación y cambiar de marcha a un régimen de revoluciones óptimo, que no sea el más bajo pero que tampoco sea el más alto. El motor suena mejor y el vehículo se siente más deportivo alrededor por encima de las 5.000 rpm (3.000 rpm si es petrolero), pero también consumirá mucho más combustible.

Aprovechar el rebufo de vehículos más grandes

Alguna vez ha escuchado el término rebufo, si es aficionado al mundo de motor tal vez lo conozca. El concepto se explica como el vacío parcial creado detrás de un vehículo que ayuda a reducir la resistencia del aire y, a menudo, lo utiliza el carro que va detrás para adelantar. ¿Cómo se relaciona con la vida práctica? Bueno, se puede aplicar el mismo principio para ahorrar combustible. Conducir tras un vehículo más grande disminuye la resistencia al aire, lo que resultará en un mejor consumo de combustible.

Esto es ciencia real, por lo que cuanto más grande sea el vehículo que tiene delante, mejor, es decir, camiones y furgonetas. Sin embargo, no olvide mantener una distancia segura con ellos, ya que un despiste o un frenazo imprevisto pueden acabar realmente mal. Sobre todo en el caso de los camiones. El ahorro de combustible en este escenario es directamente proporcional a la velocidad también: a más rápido se circule detrás de otro vehículo, mayor será el flujo de aire que retirará.

No abusar del sistema de climatización

Somos conscientes de que en que en pleno verano o en el invierno profundo, es imposible no poner el sistema de climatización del auto. Pero cuando las temperaturas no llegan a ser extremas, es mejor no abusar de él. Si no hace calor afuera, baje la ventanilla y apaga el aire acondicionado; si hace frío, activa la calefacción unos minutos y, luego, quítela cuando haya entrado en calor. El motor funcionará más relajado si no tiene que hacer funcionar el compresor del sistema y, por tanto, necesitará menos combustible.

No conducir

Por último, la forma más sencilla de ahorrar combustible es dejar el coche en casa y caminar o utilizar medios de transporte alternativos. Si no vive excepcionalmente lejos de su lugar de trabajo, intente acudir en bicicleta cuando el clima lo permita.

También puedes usar el transporte público, las patinetas y bicicletas eléctricas que tanto abundan en las grandes ciudades o incluso compartir gastos con otra persona que vaya al mismo lugar. Es algo bueno tanto para su bolsillo, para su salud y la del medioambiente.

Entradas relacionadas

Comentar