Conductas a erradicar al conducir

Conducir en ciudades congestionadas, con alto flujo vehicular o vivir al límite de tiempo en nuestras vidas (siempre sale tarde) lleva a que tomemos conductas inapropiadas al volante. Cabe recordar también que el tráfico no es el lugar apropiado para descargar las tensiones acumuladas, nada tiene que ver el conductor lento de adelante con nuestros temas personales, eso es solo un avatar del destino.

El automóvil solo es una herramienta que nos permite el transporte y la movilidad, particular o a nivel público. Por tanto al lugar que fueres haz lo que debieres, además para algunos el auto es una pasión, pero no para alegar o pelear con los demás actores viales, es para disfrutar del paisaje, de la música, de una buena compañía, amigos o familiares que viajan con nosotros.

Para lograr una sana movilidad debemos dejar a un lado todos nuestros problemas personales y erradicar ciertas conductas que afectan nuestra movilidad y la de los demás actores viales.

Acercarse demasiado

Cuando alguien circula muy despacio es muy posible que no pueda ir más rápido. Pegándose a su parte trasera no conseguirá nada aparte de ponerlo nervioso. Debe respetar la distancia de seguridad y aunque le cueste también la velocidad de circulación.

Mala comunicación

Es demasiado frecuente escuchar improperios dirigidos a otros conductores. Además de ser una grosería, puede provocar distracciones a otros conductores… y muchas veces no sabe a quién se los está dirigiendo, es mejor evitar tragedias.

Uso del móvil

Además de ser (con razón) un motivo de multa, conducir utilizando el móvil es una auténtica falta de respeto hacia otros conductores. No prestar la debida atención a un acto que requiere de concentración es una gran responsabilidad.

Adelantar por la derecha

Ojo, no nos referimos a rebasar en un atasco, sino directamente pasar por el lado equivocado. Podría provocar un accidente. Aunque claro, es cierto que para ello antes deberíamos erradicar el siguiente comportamiento.

Circular por la izquierda: Se circula por el carril derecho y el izquierdo se emplea para adelantar. No es difícil, inténtelo y se dará cuenta que no cuesta nada y mejora la fluidez.

Acelerar en los semáforos

Cualquier conducción agresiva es contraria a la buena educación. Ojo, no decimos rápida, sino agresiva (como adelantar en lugares no permitidos). Pero en un semáforo cuando está en amarillo es una situación demasiado peligrosa, para usted y para los demás.

Uso de los direccionales

Es increíble que tantos y tantos conductores omitan esta práctica. No usarlos es como decir a los demás que no nos importa lo más mínimo que estén ahí. Es la forma más eficaz de informar a los demás de lo que vamos a hacer y después ejecutarlo con seguridad.

Usar mal las luces

Hay que ver bien y ser visto. Esto no significa que siempre deba ir con las luces largas o que a la mínima encienda el antiniebla. Eso molestará al resto de usuarios de la vía

Salir con el tiempo justo

Es aquí cuando comienzan los problemas. Se coge el carro con un gran nivel de estrés y cualquier contratiempo no hará más que agravarlo.

Tomar los charcos a toda velocidad

Además de no ser muy inteligente (nunca se sabe la profundidad del charco), este comportamiento, sobre todo en zonas urbanas, sólo consigue poder mojar a los peatones.

Entradas relacionadas

Comentar