Cómo reducir los accidentes de tránsito en motocicleta

Se sigue evidenciando en el contexto colombiano la problemática de mortalidad de usuarios de motocicleta, demostrando la vulnerabilidad de este medio de transporte.  ¿Cómo reducir los accidentes de los motociclistas?

En la entrada de hoy vamos a conocer la realidad que se vive en las carreteras colombianas con los diferentes actores de la movilidad. Cómo puede aportar el motociclista para reducir los accidentes de tránsito, cómo puede aportar el estado y cómo puede aportar el sector automotor.

Las cifras

El actor vial más afectado por accidentes de transporte siguen siendo los motociclistas con un 47,36% de las muertes y el 54,92% de los heridos.  Adicionalmente del total de conductores, los motociclistas representan el 77,80% de las muertes y el 79,49% de los heridos; de igual forma en pasajeros, la motocicleta participa en el 49,16% de las muertes y en el 49,02% de los heridos.

El aporte de los motociclistas

Los motociclistas pueden aportar a la reducción de los accidentes de tránsito con un solo cambio en la mentalidad. Entendiendo que su habilidad, su actitud y su percepción de la movilidad le pueden salvar la vida. ¿Cómo?

Realizando el curso de conducción para obtener la licencia, respetando las señales y normas de transito, utilizando los elementos de seguridad reglamentarios y necesarios (casco, guantes, botas, chaleco o chaqueta reflectivo, etc.); practicando un manejo defensivo donde prime la tolerancia y evitando realizar maniobras que pongan en riesgo su integridad y la de los demás actores de la vía.

Es fundamental el aporte de los motociclistas para lograr reducir los accidentes de tránsito. Es indispensable que el sector de los motociclistas tenga conciencia de la problemática y sobretodo tenga un pensamiento asertivo y adopte todas las medidas necesarias para lograr el objetivo.

El uso de los implementos de seguridad (casco, guantes, botas, chaleco o chaqueta reflectivo, etc.) y el cumplimiento de las normas de transito son aspectos que son innegociables. El motociclista debe entender que su seguridad y su vida se ponen en juego al desconocer estos elementos y normas.

Guardando la distancia de seguridad respecto a los vehículos, ya sea livianos, de carga o de pasajeros. Guardando mayor distancia con los dos últimos, evitando realizar adelantamientos por la derecha o por la berma, ya que son las situaciones que mas ponen en riesgo la seguridad del motociclista.

El aporte del estado a través de sus organizaciones

El estado colombiano a través de sus entidades gubernamentales puede aportar legislando y reglamentando de forma adecuada la movilidad en Colombia.

La obtención de la licencia de transito para cualquier tipo de vehículo debe ser más estricta y menos burocrática, donde quienes tengan la necesidad de obtener la licencia aprendan obligatoriamente a conducir y a respetar las normas de transito. Desafortunadamente las autoescuelas solo se interesan en obtener el dinero sin graduar de sus cursos conductores que cumplan con las normas de transito.

En el caso de las motocicletas muchos obtienen su licencia de conducción sin ni siquiera realizar el curso. La autoescuela recibe el dinero, certifica el curso, pero el conductor solo realiza las pruebas psicosensométricas para cumplir los requisitos para obtener la licencia.

El estado colombiano puede aportar también en la promoción de campañas pedagógicas que incluyan a las asociaciones de motociclistas, a los motociclistas activos y a la población en general, donde se planteen los riesgos que representan el hecho de no usar los elementos de seguridad, no respetar las normas de transito y de las maniobras que ponen en riesgo la seguridad del motociclista.

El aporte del sector automotor

Los vehículos livianos, de carga o de transporte de pasajeros también pueden aportar a la reducción de los accidentes de tránsito con motociclistas.

Es muy fácil siempre culpar a los demás, con frecuencia escucho muchos conductores hablar de las imprudencias que realizan los motociclistas en la vía. Sin embargo durante dos años fui motociclista.  El fin de semana con mi familia nos movilizábamos en el carro y entre semana me desplazaba solo en la motocicleta. Tuve la percepción de las dos caras de la moneda.

Primero como conductor de auto percibía las maniobras imprudentes que realizaban algunos motociclistas, como adelantar por la derecha, transitar por los andenes y ciclorrutas, transitar en zigzag entre los vehículos en el semáforo, y lo que me parece un tanto más peligroso transitar en zigzag entre los vehículos en movimiento.

Y luego al conducir la motocicleta tenía muy en cuenta no realizar todas estas maniobras. Pero los motociclistas no son los malos del paseo, algunos conductores de auto son perversos con los motociclistas. Primero adelantan al motociclista cerrándolo, encienden las luces altas para que le den el paso, no respetan el espacio que ocupa la motocicleta en la vía, no están pendientes de los espejos para anticipar la moto que se encuentra en el punto ciego y no respetan la distancia de seguridad sino que prácticamente le empujan la llanta al motociclista con el paragolpes.

Alguna vez me sucedió un caso con un conductor de bus que me cerró sin mirar sus espejos. Al llegar al semáforo le increpe al conductor su maniobra invitándolo a revisar sus espejos para evitar un accidente, a lo que cruelmente respondió que para eso estaban los seguros.

Los conductores vehículos sean livianos o pesados, también pueden aportar a la reducción de los accidentes de tránsito, instalando un mayor número de espejos o sistemas que le permitan la detección de vehículos en punto ciego, manteniendo un mayor control del entorno para anticipar cualquier situación, aceptando y controlando la distancia, entendiendo la vulnerabilidad de los demás vehículos y no aprovechar el tamaño del vehículo para realizar adelantamientos o adueñarse del carril o de la carretera.

Por último quiero aportar que la solución al problema de la movilidad y la reducción de los accidentes de tránsito no depende de la construcción de vías, o de la construcción de autos inteligentes que eviten los accidentes de tránsito (aunque estas dos ayuden a reducirlos) sino a la construcción de sociedad, a la construcción de comunidad, a la convivencia y a la educación vial.

Entradas relacionadas

Comentar