Cómo reducir el consumo de diésel

Tener un auto propulsado con combustible diésel es diferente a tener un auto a gasolina, el funcionamiento es diferente y como tal debemos entender que su consumo es diferente. Por lo general los vehículos de tipo comercial utilizan este combustible y algunos autos particulares también, así que este artículo puede servir para los dos segmentos.

Un buen punto para mejorar las cifras de consumo de combustible pensando en las flotas es generar alianzas con estaciones de servicio y la utilización de software administrativos que le permitan regular todos los gastos.

Al instaurar prácticas para ahorrar diésel, puedes empezar a controlar mejor esos escenarios.

Estos son los 10 consejos para reducir el consumo de combustible de tu flota:

1. Apagar el motor mientras no hay movimiento.

El motor está constantemente gastando gasolina, aun cuando el vehículo no se está moviendo.

Todas las paradas son una oportunidad para darle un respiro a la maquinaria del automotor y, con ello, ahorrar diésel. Un motor promedio gasta 0,5 galones cada hora mientras se encuentra estacionado y encendido. Obviamente debe tener en cuenta que ciertos equipos necesitan un tiempo para equilibrar el turbo, esto puede controlarse con un turbo temporizador.

2. Realiza paradas en los puntos más altos del recorrido.

Realizar descansos en paradas que se encuentran en los puntos más altos de la ruta ayuda reducir el gasto de combustible en el arranque.

Aunque prender un vehículo puede gastar menos gasolina de lo que piensa, la realidad es que las condiciones del terreno sí hacen la diferencia por cuestiones de resistencia.

3. Mantener una distancia segura de otros vehículos.

Es importante mantener una distancia segura con los otros vehículos, ya sea en carretera o en ciudad, controlar cómo manejan otros conductores es imposible. A veces el tráfico exige un ritmo diferente, por lo tanto debe estar preparado para reaccionar.

Mantener una buena distancia con el vehículo de enfrente le ayudará a controlar la velocidad, evitando acelerar y frenar constantemente y de esta forma ahorra diesel.

4. Velocidad en carretera.

Puede ir en contra de la idea de llegar rápido del punto A al punto B, pero cada kilómetro por hora que se suma luego de los 88 km/h, reduce la economía de combustible sumado a esto el peso de la carga puede aumentar el consumo de combustible.

5. Altura del vehículo.

Existen diferentes variables en las dimensiones y formas del vehículo que influyen en la aerodinámica, y que repercuten en el consumo de combustible, ya que no solo aportan mayor peso, sino que pueden aumentar el área de rozamiento y la resistencia al movimiento, y esto afecta notablemente el consumo de combustible, por lo tanto evalúe muy bien antes de cambiar demasiado la altura y el volumen de su vehículo.

6. En caso de ser una camioneta con platón.

Cuando el vehículo no lleve nada en la parte trasera, es recomendable utilizar una cubierta para el platón. Eso crea una cama aerodinámica que ayuda contra la resistencia del viento.

Las cubiertas duras, aunque son poco prácticas, resultan mejores que las suaves para esta tarea.

7. Bómper pesado.

El peso de más y la resistencia al viento hacen que esta opción sea una mala idea. Instala bómper de pequeño tamaño y peso para ayudar a restar esfuerzo al motor es una buena opción para ahorrar combustible.

8. Mantener la presión recomendada de las llantas.

Esto funciona tanto para gasolina como para diesel, las llantas van perdiendo la presión con el uso, el tiempo y las condiciones de temperatura externa. Tenga en cuenta mantener siempre la presión recomendada por el fabricante. Y aunque parezca que no es indispensable, esto puede reducir entre un 3% y hasta un 4% el consumo de combustible, ya es un aspecto muy bien estudiado.

Usando la información de los neumáticos que usa el camión puedes saber cuál es el límite recomendado de psi.

9. Si tienes opción de control de crucero.

Si el vehículo viene con control de velocidad o autocrucero, es mejor que lo encienda para mantener una velocidad consistente y evitar, en lo posible, los cambios bruscos que exigen más al motor. Esto especialmente en terrenos inclinados.

10. Tamaño de las llantas.

Cualquier aumento innecesario en el tamaño de las llantas puede significar mayor resistencia al aire y el motor tendrá que esforzarse más para moverlas. Siempre averigüe con el fabricante cuál es la altura y diámetro ideal.

Comentar