Cómo puedo hacer mis trayectos menos estresantes

Viajar es lo mejor de la vida, conocer diferentes lugares, probar diferentes comidas y compartir con nuestros familiares y amigos. En ocasiones los latinos tendemos a estresarnos con el viaje, y esto ocurre por diversas razones.

Hay mucho que se puede hacer para disfrutar de un trayecto, tanto como los destinos a los que camines (o conduzcas, más bien). La comodidad antes y durante el viaje hace más agradable viajar. Es un hecho que a todos nos encanta sentirnos lo mejor posible a bordo de nuestro vehículo, así que estamos aquí para ayudar a planificar bien todo y minimizar las molestias.

Son consejos fáciles y sencillos de aplicar para cualquier conductor, y desde luego servirán para viajar más seguro y cómodo cada vez que salga por carretera.

Cinturón de seguridad

Sé que resulta incómodo estirar la mano para tomarlo y ajustarlo, pero vale la pena viajar seguros. La mayoría de los vehículos actuales cuentan con cinturones cuya altura es ajustable desde el pilar B de forma manual (o eléctrica, en autos de alta gama). Aunque las fundas que venden para los cinturones protegen cuello y hombros de los roces y rozaduras, no son recomendables en caso de sufrir un accidente.

Posición de conducción

Sentarse tan cerca del volante es una mala idea, ya que se podría comprometer el despliegue efectivo de dispositivos de seguridad como los airbags en caso de un accidente. Sentarse demasiado atrás tampoco es bueno, ya que compromete el control de los pedales. Por tanto, es bueno adoptar una buena postura en la que los pies tengan un contacto libre y efectivo con los pedales, y los brazos no queden demasiado alejados del volante (el aro tiene que quedar en las muñecas y las manos a las 09:15 o a las 10:10 h).

Reducir el deslumbramiento

A medida que los días se acortan, nos adentramos en la época del año en la que el deslumbramiento provocado por la escasez de sol compromete gravemente la visibilidad. Pero puede tomar medidas para reducir los efectos nocivos de estos destellos tan peligros cuando nos encontramos al volante. Unas buenas gafas de sol más adecuadas en base a las necesidades y considera la posibilidad de utilizar protectores antideslumbrantes que permitan viajar más cómodo.

Planificar el viaje

Aunque sea un viaje familiar es mejor planificar el viaje, sobre todo si es un viaje demasiado largo. En la planeación debe considerar el tiempo total del viaje, para así planificar las paradas, alimentación e hidratación del conductor y los pasajeros. Hace poco estuve viajando de Paris a Bruselas en bus y a pesar de que el viaje duraba 4 horas durante el trayecto hicimos dos paradas, una larga para alimentación y otra corta más adelante.

Todo esto nos debe llevar a pensar en organizar los horarios de salida, de paradas, alimentación, hidratación y llegada. Si el viaje es de trabajo los tiempos deben ajustarse para llegar con el tiempo suficiente, si por el contrario el viaje es de vacaciones la hora de llegada debe ser flexible. Si el viaje es demasiado largo hay que considerar las rutas posibles, rutas alternativas en caso de cierre y también alojamiento si el viaje lo amerita.

Tómate el tiempo que sea necesario para planificar viajes largos o viajes por carreteras desconocidas. Viaje cuando el tráfico sea más ligero y conduzca por las carreteras que más le convengan (por distancia y seguridad, no es lo mismo hacerse 500 kilómetros por vías convencionales que por autovía). Además, considere también la idea de posponer el viaje si las condiciones climáticas son adversas y, si no ha descansado bien, mejor no conduzca.

Combatir el aburrimiento

Es bueno pensar en rutinas dentro del viaje, pensar en la comodidad, no llevar sobre cupo en pasajeros o equipaje. Tratar el aburrimiento durante el viaje es algo prioritario. La música, la radio y algunos juegos de palabras pueden hacer un viaje agradable. Es importante controlar la temperatura en el interior, si viajamos en verano el aire debe estar en el punto ideal 20 grados centígrados y en invierno controlar la calefacción de tal forma que no afecte la conducción ni la sensación térmica de los pasajeros.

Facilitar las operaciones de carga y descarga

A muchos conductores les resulta difícil guardar el equipaje en sus maleteros. Por ejemplo, dar cobijo a una silla de ruedas puede ser una tarea de riesgo. Hay formas sencillas de facilitar la maniobra, como usar unas tablas laminadas sencillas, ya que pueden reducir la tensión de levantar un gran peso. Piensa también en colocar algún tipo de cubierta protectora en el umbral de la puerta del maletero si no quiere dañar la pintura.

Comentar