Cómo limpiar los cristales del coche

limpiar cristales del coche

Limpiar los cristales del coche es una de las operaciones de mantenimiento del vehículo más habituales. A pesar de que muchos puedan pensar que es algo simplemente estético, un cristal limpio es uno de los elementos de seguridad básicos del vehículo.

Hay una gran pérdida de visibilidad con cristales sucios, sobre todo si llueve o si es un día caluroso y en el que el sol impacta directamente en el cristal. ¿Usted no quiere ir "a ciegas" por la carretera verdad? Y como tampoco quiere dañar los cristales de su coche limpiándolos de cualquier manera, le recomendamos seguir esta guía para saber cómo limpiar los cristales de su coche.

¿Cada cuánto se deben limpiar los cristales?

Es imposible determinar una fecha exacta para la cual usted debe limpiar sus cristales. Dependiendo de la zona, las lluvias, el uso que le dé al vehículo, dónde lo estacione y mil motivos más podría tener que limpiarlo cada semana o cada mes.

Como norma general, si ve que la suciedad empieza a ser molesta y le dificulta la conducción, limpie los cristales. Aun así, si puede hacerlo antes de que ocurra esto, para evitar problemas de seguridad, mejor que mejor.

Limpieza por fuera

El primer paso es limpiar los cristales por fuera. Cierre las puertas, suba las ventanillas y comience a echar agua sobre todo el coche. Ya puede aprovechar para limpiar el vehículo al completo con una manguera o un compresor. Si la suciedad es reciente lo normal es que con este simple limpiado todo salga, aunque por desgracia los conductores solemos dejar suciedad estancada en los cristales.

En caso de que tras limpiar los cristales queden manchas exteriores, compre un trapo nuevo y poco usado, mójelo en agua y jabón y limpie en profundidad las zonas manchadas.

No olvide secar los cristales, por ejemplo con papel de periódico mojado, para que no se empañe cuando circule tras la limpieza.

Limpieza por dentro

Ahora toca el interior del coche, que es algo más laborioso y trabajado. Coja un cubo de agua, llénelo de agua limpia y jabón y comience a limpiar las zonas con manchas interiores, que ahora se apreciarán muy bien sabiendo que el exterior está limpio.

Para una limpieza interior más profunda, puede utilizar productos limpiacristales de amoniaco, como por ejemplo Cristasol. Revise bien que el producto que compra es para cristales y no para la limpieza general. Si utiliza uno de ellos, extiéndalo con una bayeta de microfibras y, de nuevo, séquelo todo con papel de periódico húmedo.

¿Usted cómo limpia los cristales de su coche? ¿Con qué frecuencia lo hace? ¿Conoce algunos productos que funcionen mejor que otros? Solo tiene que comentar e incluiremos esos productos y sus recomendaciones en el artículo.

Entradas relacionadas

Comentar