Cómo evitar el aquaplaning con el coche

aquaplanning coche

Cuando va circulando por carretera y está lloviendo de manera abundante, es posible que al mover el volante se haya dado cuenta de que el coche no reaccione como esperaba porque los neumáticos no sean capaces de evacuar toda el agua que haya en el asfalto.

Lo mismo puede suceder al pasar por un charco, que existe la posibilidad de que note cómo el coche hace movimientos extraños y se dirija hacia cualquier dirección sin sentido. Este fenómeno es el que se conoce como aquaplaning.

¿Cómo debe reaccionar en caso de que se tenga que enfrentar a este? En esta ocasión le explicaremos cómo evitar la pérdida de la adherencia para que usted no sufra ningún accidente.

1. Anticípese al peligro

Una de las primeras cosas que usted debe tener en cuenta es estar muy atento a la carretera, porque si observa algún charco, en el firme la velocidad a la que usted circule, no provoque el deslizamiento anormal de los neumáticos. Reduzca todo lo que pueda sin poner en peligro la seguridad del tráfico y procure pasar por encima de tal modo que el coche pueda evacuar en la medida de lo posible la mayor cantidad de agua posible para que las ruedas puedan tocar el suelo.

2. No gire el volante

Si encuentra el agua en un tramo recto, será más fácil evitar el aquaplaning, ya que tendrá un mayor control en la dirección del vehículo porque no requerirá efectuar maniobras importantes. Simplemente levante el pie del acelerador y sujete con firmeza la dirección hasta que note que vuelve a tener adherencia en los neumáticos.

Esto es especialmente importante, porque es posible que sin darse cuenta mueva un poco el volante debido a la pérdida de contacto con la carretera. La dirección se vuelve muy sensible y al tomar contacto con el asfalto, puede perder el control fácilmente si no es consciente de ello.

En tal caso, puede que corra el riesgo de sufrir un cambio en la estabilidad del vehículo y se genere un sobre viraje que requerirá de usted todo el control y la experiencia que tenga para evitar el derrape.

Para evitar esta situación, en lugar de girar bruscamente el volante hacia el lado contrario, tendrá que mover el volante ligeramente hacia la misma dirección donde el vehículo se está dirigiendo para tener un mayor control.

En el caso de que se encuentre con el charco haciendo una curva, la maniobra será más compleja. Reduzca todo lo que pueda la velocidad para que el agua se evacue lo máximo posible y recupere el agarre cuanto antes. Al llevar el volante girado, tendrá que maniobrar con rapidez al salir del charco para no derrapar y correr el peligro de deslizamiento.

3. Lleve neumáticos en buenas condiciones

El estado de los neumáticos es muy importante para evitar el aquaplaning. Si estos no tienen suficiente profundidad, el riesgo de resbalar al pasar por una superficie mojada será mucho mayor. Es por eso que, aunque este punto aparezca en tercer lugar, debe ser el primero del que debe asegurarse.

Mi recomendación particular es utilizar neumáticos de invierno cuando sepa que la probabilidad de lluvia como resultado de la época del año en la que se encuentra, favorezca la lluvia abundante y en consecuencia el riesgo de aquaplaning sea mayor. De este modo estará anticipándose a los problemas, incluso más allá del momento en el que circule, y así podrá disfrutar de una conducción segura y eficaz hasta en los momentos más peligrosos.

Estos son 3 consejos útiles para evitar perder el control cuando circule bajo la lluvia. ¿Le gustaría incluir alguno más? Nos alegraría mucho que participase con nosotros y nos aporte su experiencia personal e impresiones.

Entradas relacionadas

Comentar