Cómo enfrentar el miedo al volante

Para quienes se declaran incapaces de conducir un auto y para los que comienzan a conducir experimentar el miedo y la ansiedad al volante es algo normal. Enfrentar el tráfico en ciudades pobladas puede representar un tormento.

Si a esto le agregamos el estrés que manejan la gran mayoría de conductores que quieren llegar a toda costa a sus destinos, se puede generar una bomba de tiempo que puede desencadenar en una fobia a conducir.

Más de la mitad de las personas que sienten miedo a manejar son mujeres. Cuando el miedo aumenta de manera exponencial y comienza a ser irracional, provocando ansiedad y ataques, se le denomina amaxofobia. Se da en casos de personas que comienzan a desistir de conducir y prefieren el transporte público, sin una aparente razón.

Por supuesto, después de sufrir un accidente automovilístico puede sobrevenir una crisis postraumática que nos impida ponernos detrás del volante. A continuación vamos a mostrar cómo enfrentar ese miedo al volante, acompáñenos.

¿Cómo enfrentar el miedo al volante?

Identificar en qué nivel se encuentra el miedo a enfrentarnos al volante, si es un miedo controlable o es un miedo irracional el cuál no podemos afrontar. De ser así y si lo nuestro es una fobia debemos acudir al especialista.

Identificar el foco o la raíz del miedo, es algo que se deriva de una situación anterior, quizás un incidente no más o un evento postraumático derivado de un accidente de tránsito.

Una vez identificadas las variables que nos generan el miedo podemos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Preparación: la poca destreza frente al volante y la falta de conocimientos provocan inseguridad en el conductor. Debemos sentarnos al volante y comenzar a practicar, algunas escuelas cuentan con simuladores y todo un aprendizaje teórico con el cual podemos empezar. Sin embargo afrontar directamente el volante es la mejor preparación, para lograr una mayor seguridad.
  • Evitar distracciones: este punto es bastante claro y es el foco de la gran mayoría de los accidentes al volante. Evitar distracciones al volante, nada de conversar, escuchar música, o curiosear el teléfono. Cualquier punto de distracción puede afectarnos.
  • Escoger horarios de práctica: escoger un horario donde la circulación sea menor, nada de conducir en hora pico, preferiblemente un domingo o un día festivo donde no se enfrente al estrés de la ciudad y del tráfico.
  • Recorridos: es aconsejable empezar por recorridos cortos, dominar cada maniobra y afrontar mejor un tramo especifico, reconocer las características del trayecto para ir ganando confianza y seguridad.
  • Lugares despejados: elija un lugar despejado pero que en el trayecto usted pueda afrontar pendientes, curvas y logre abordar todas las maniobras necesarias al tomar el volante en cualquier avenida.
  • Evite las personas negativas: jamás se suba al auto con personas que transmitan sentimientos negativos o inseguridad. La persona que le acompañe debe saber conducir de forma correcta, debe ser muy calmada y tener mucha paciencia. Si su pareja, padres o amigos no cumplen con estas características, mejor que no suban a su auto durante la práctica.
  • Seguridad: quien debe tomar la determinación es usted mismo, no permita que nadie le frustre ni le infunda ningún tipo de miedo y no haga caso a las burlas. Lo más importante es que usted se sienta seguro de que es capaz de realizar cualquier actividad, no dude de sus capacidades y enfrente su miedo de forma directa, la mejor forma de lograr cualquier cosa en la vida es intentarlo.

Entradas relacionadas

Comentar