Cómo conducir con niebla

La niebla es uno de los fenómenos meteorológicos más peligroso para la conducción por la falta de visibilidad que implica para el conductor. Y es que conducir con un banco de niebla contundente incrementa el número de accidentes en carretera. Por eso, es muy importante poner los cinco sentidos en la conducción e incrementar la atención.

Por todo ello a continuación dejamos una lista con una serie de consejos para conducir con niebla que deberían aplicar para estas situaciones.

Consejos para manejar con niebla

Ya ha quedado claro que conducir con niebla implica una mayor dificultad y mayores riesgos para el conductor pero, ¿qué medidas de seguridad podemos aplicar para reducir esos riesgos? Dejamos una lista a continuación:

Pongan las luces

La mayoría de vehículos actuales integran luces antiniebla especiales para estas situaciones de baja visibilidad. Y es que tanto las luces de posición, como las luces de cruce y las luces antiniebla son especialmente importantes para darnos una mayor visibilidad en caso de niebla densa.

Es importante remarcar que las luces antiniebla delanteras son opcionales pero las luces traseras antiniebla son obligatorias en caso de niebla densa.

Sin embargo, poner las luces largas sería un suicidio puesto que estas luces lo que hacen es reflejarse en las partículas de agua que conforman la niebla y lo que obtenemos es menor visibilidad que si no las lleváramos puestas.

Amplíen la distancia de seguridad

Cualquier situación que implique una menor visibilidad lleva aparejada la necesidad de incrementar la distancia de seguridad con los vehículos predecesores por lo que pueda pasar. Mejor evitar sorpresas inesperadas, ¿no?

Reduzcan velocidad

La velocidad debe disminuirse progresivamente. Cualquier frenazo repentino puede implicar que todos los autos que circulan por detrás del suyo no tengan el tiempo suficiente para frenar si no han dejado la distancia de seguridad mínima.

Esto podría producir una hilera de accidentes así que lo mejor es mantener una velocidad constante y realizar frenadas progresivas.

Cuiden el parabrisas

Puede parecer una tontería o incluso una obviedad pero un parabrisas lleno de vaho no permite una conducción segura en el caso de que tengamos que manejar con niebla. Por eso, se recomienda la utilización del limpiaparabrisas de forma intermitente y el ajuste de la calefacción y el aire acondicionado interior con el objetivo de reducir el vaho interior.

Si no ven, paren

Es otra obviedad pero, ¿y si la niebla es tan densa que no ve absolutamente nada? Lo mejor en estos casos es apartarse a la derecha en algún lugar seguro y protegido y esperar a que se levante la niebla. No olvide encender las luces de emergencia para advertir al resto de conductores de que usted se encuentra estacionado en ese emplazamiento.

Como verán, siguiendo esta serie de consejos para conducir con niebla lo tendrán algo más fácil. Es cuestión de poner el máximo de atención y precaución. ¡Se puede manejar con niebla sin miedo!

Entradas relacionadas

Comentar