Claves para sentarse frente al volante

Sentarse frente al volante no es solo cuestión de estar cómodo, la posición que el conductor adopte  en su vehículo influye totalmente. Una postura adecuada permite reaccionar de forma adecuada ante cualquier imprevisto, todo influye, la cercanía de los mandos, pedales y volante.  La postura que el conductor tome respecto a estos también puede permitir girar el volante de la forma adecuada, aplicar los pedales o palanca en el momento ideal y con la precisión requerida.

1. Posición del asiento

Es fundamental, debemos ajustar la distancia y la altura acorde a nuestro cuerpo, la distancia respecto a los pedales, hay autos en los que esta altura es regulable, el ajuste del asiento en desplazamiento y profundidad, si el conductor es muy alto podría quedar con las piernas encogidas o por el contrario muy lejos y no podría pisar adecuadamente los pedales.

¿Cuál es la distancia correcta? puedes medirla respecto al embrague. Cuando lo presionas hasta el fondo, tu pierna debería estar estirada, pero no del todo, sin llegar a encajar la rodilla. Así pisarás los diferentes pedales con menos esfuerzo. En un auto automático la distancia correcta te la marcará el pedal del freno, más cerca que el embrague. Al pisar el freno con todas tus fuerzas tendrás la pierna estirada, con un margen que deje juego de rodilla para no alejarte demasiado del volante. Así echarás toda presión posible sobre el freno en caso de emergencia.

2. Altura del asiento

Ahora toca comprobar la altura. La mejor posición está por debajo sin perder la visibilidad, de esta forma se percibe mejor la reacción que toma el vehículo, esto es así, ya que estas más cerca del centro de gravedad del vehículo.

3. Respaldo

La mayoría le gusta reclinarlo hacia atrás de lo que indican las recomendaciones. La posición ideal que permite estar más alerta y permite reaccionar con mayor rapidez esta a los 90 grados, como una silla. De esta forma es más fácil sentir el cansancio.

Tampoco debemos colocarlo tan reclinado, de esta forma se pierde reacción en el volante. No es tan complicado como parece al describirlo. La mejor guía es la muñeca, debe quedar sobre la parte superior del volante. Sin despegar los hombros del asiento.

4. Apoyacabezas

El apoyacabezas es un elemento más de seguridad del vehículo de primer orden, para muchos es un elemento más que hasta lo retiran “por comodidad”. Es el encargado de absorber el latigazo cervical, existe en algunos modelos premium un apoyacabezas activo.

Siéntate  correctamente y mira al frente. La parte más trasera de nuestra cabeza (unos cinco cm por encima del cuello) debe estar casi en contacto con el Apoyacabezas. Cuando más lejos esté tu cabeza de este, puedes sufrir más en un accidente.

5. Volante

Aunque ya estamos acostumbrados a tener siempre la misma posición del volante, los fabricantes se han tomado la tarea de realizar estudios al respecto y ahora los vehículos de serie vienen con el volante ajustable en profundidad y en altura.  Factor que le permite al conductor adoptar diferentes posiciones con tal de tener mayor comodidad y confort. En los modelos que no vienen equipados con esta opción es aconsejable colocarlos brazos, si miráramos el reloj podríamos decir que 9:15 o las 10:10

6. Manos en el volante

La posición más adecuada de las manos según todos los expertos, es la llamada de “las diez y diez”. Así se puede reaccionar con mayor rapidez ante cualquier imprevisto. No conviene cruzar las manos ni tampoco hacerlo por los brazos del mismo,  Los brazos no deben estar tensos, sino algo flexionados. No cojas el volante con fuerza, (la espalda se te va a agarrotar muy rápido). Suelta solo el volante para las maniobras imprescindibles, como el cambio de marcha. Y coge siempre el volante por el lado exterior.

7. Espejos retrovisores

Es lo primero que debemos revisar antes de poner en marcha el vehículo, ajustar el espejo interno y los exteriores. Como podemos ubicar los espejos en el artículo origen del espejo retrovisor puedes obtener algunos consejos al respecto.

  • Reglarlos o ajustarlos de la forma adecuada: se debe acomodar antes de iniciar la marcha, no durante el desplazamiento, antes de iniciar la marcha debemos acomodar la silla, el timón y los espejos.
  • Espejo central: el espejo se debe graduar de tal forma que nos permita visualizar el vidrio parabrisas trasero y que no obstaculice la visión frontal.
  • Espejos exteriores: se deben graduar teniendo en cuenta el costado trasero de nuestro auto en un 5% y el resto se dedique a la visual de la parte trasera. Un truco para acomodarlo de la forma adecuada es que coincida con el campo de visión que me otorga el espejo interior, que los espejos laterales sean la continuación de la visual del panorámico trasero, teniendo en cuenta la altura media del vehículo.
  • Hay que mirarlos con frecuencia, además de cuando haces alguna maniobra. Recuerda que los espejos exteriores reflejan una visión más lejana de la realidad, tenlo en cuenta.

La postura al volante NO debe ser siempre la misma. En un viaje largo te agotarías. Si llevas mucho tiempo al volante puedes variar la inclinación del respaldo y la distancia del asiento. Un par de centímetros alivian un montón. Pero vuelve a la posición correcta si el tráfico, la carretera o el tiempo se ponen difíciles. Con las manos, algo similar. En autopista con poco tráfico puedes ponerlas en una posición más relajada, pero cámbiala a la hora de adelantar o si llega una situación de riesgo.

Entradas relacionadas

Comentar