Cambios en la aplicación de las fotomultas en Colombia

Las cámaras captan la infracción y con esas evidencias se elabora un Comparendo digital que es verificado y firmado por un funcionario de tránsito y que posteriormente es enviado junto con las evidencias fotográficas al domicilio del propietario quedando notificado.

Las multas y comparendos electrónicos se hacen más comunes en el país. Primero se vieron en Medellín y ahora múltiples ciudades del país están adoptando este sistema para regular la movilidad en las vías.

Cambios en la aplicación de las fotomultas en Colombia
Debido a los inconvenientes y diferencias presentadas con las fotomultas el gobierno nacional a través del presidente Santos sancionó la ley 1843 de 2017 que reforma la manera en que operan las fotomultas en el país.

En cabeza del Ministerio de Transporte, el viceministro del ramo, Alejandro Maya celebró su aprobación y manifestó las nuevas facultades que tendrá este Ministerio para regular las condiciones para la implementación de los dispositivos de fotomultas en todo el país.

Las fotomultas continúan, pero bajo un concepto distinto, técnico, de seguridad vial y no desde un punto de vista lucrativo como se venía presentando con algunos operadores en algunas ciudades del país.

El cobro de fotomultas ha causado mucha polémica en varias ciudades como Bogotá, Medellín, Barranquilla y Bucaramanga, entre otras. Además, porque los agentes andan a la caza de infractores, medio escondidos, dispuestos a tomar la foto que llega al domicilio de la persona que registró una dirección que ya no se usa y que es la última que aparece en el RUNT (Registro Único Nacional de Tránsito).

·         Ya no podrán estar de incógnito las cámaras de detección de infracciones.

·         La Ley señala que los sistemas automáticos, semiautomáticos y otros medios tecnológicos para la detección de infracciones deberán estar debidamente identificados en las vías nacionales, departamentales y municipales.

·         Se deberá adicionar en la vía señales visibles que informen que es una zona vigilada por cámaras o radar, localizadas antes de iniciar estas zonas.

·         Las zonas deberán ser establecidas con base en los estudios técnicos, por parte de las autoridades de tránsito, respetando los límites definidos por el Ministerio de Transporte conforme al artículo segundo de la presente ley.

·          Para las vías nacionales en donde operen sistemas tecnológicos automáticos o semiautomáticos fijos para la detección de infracciones de velocidad, la señal tendrá que ubicarse con una antelación de 500 metros de distancia.

·         Los municipios deben tramitar los permisos respectivos en las vías nacionales con el Invías, la Agencia de Infraestructura y también deben tramitar ante el Ministerio de Transporte porqué van a utilizar la fotomulta y cómo justificarla.

·         Las personas deben tener actualizados sus datos en el Registro Único Nacional de Tránsito (Runt), ya que las notificaciones se harán de forma física a la dirección allí registrada.

Cómo funcionan las fotomultas en Colombia
Las cámaras de fotomultas están programadas para captar infracciones por pico y placa, exceso de velocidad, violación de semáforos, falta o vencimiento del Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito y la revisión técnico mecánica, entre otras opciones.

Esta información es utilizada como evidencia de que se ha cometido una infracción por parte de los agentes de tránsito. La autoridad competente elabora un comparendo digital que es verificado y firmado por un funcionario del tránsito y que posteriormente es enviado al domicilio del propietario del vehículo quedando de esta manera informado de la infracción cometida.

Donde se ubican
A través de cámaras ubicadas en las vías estratégicas de la ciudad, ya sea porque se presentan numerosos accidentes, aumento del tráfico o porque se presta para que conductores imprudentes sobrepasen el límite de velocidad permitido, se recopilan los videos, fotografías y datos que constituirán lo que conocemos como fotomultas.

Existen todavía puntos de controversia, los cuales día a día se han convertido en noticia para diferentes medios.  A muchos de los conductores que les llega una fotomulta a la casa además de la sorpresa que les causa y la indignación por tener que asumir este valor, no les queda otro camino que empezar a recordar en qué momento fue que les tomaron la foto donde supuestamente ocurrió la infracción. Y comienzan a usar la memoria para caer en cuenta que el día de la multa, a esa hora, fue que prestaron el carro para poder hacer ‘esa vueltica’, o cuando se bajaron un ‘ratico’ para poder hacer el retiro en el cajero, justo cuando un policía pasaba y le tomaba la foto para generar la multa.

Con estas disposiciones se pone punto final al abuso de los operadores, pero para lograrlo es necesario el compromiso de los ciudadanos, que entiendan que la vida en la vía es responsabilidad de todos

Entradas relacionadas

Comentar