Bugatti Royale

El Bugatti Royale o Type 41 ha sido definido a lo largo de la historia como la elegancia clásica en forma de carro o como un monumento al automóvil. Y es que este clásico, del que todavía se conservan 6 unidades, ha sido el carro más caro del mundo que nunca se ha construido. ¿Quieren saber más sobre uno de los mejores carros de la historia? Se lo contamos.

Inicios del Bugatti Royale

En contra de lo que muchos piensan, no fue el fundador de la marca Bugatti (Ettore Bugatti) el que diseñó enteramente el modelo Royale. Fue su hijo Jean Bugatti el que, con solo 21 años, incorporó el chasis del modelo Type 41. Así podemos decir que en el año 1926 nació el modelo de auto más elegante del mundo.

Por qué es un carro tan especial

El Royale no solo destacó por su diseño elegante, sino que su mecánica fue otro de sus puntos fuertes. Y es que Ettore Bugatti fabricó motores para los aviones del ejército francés, pero finalmente no fueron utilizados y, ¿adivinan para qué se utilizaron? Exactamente. ¡Se incorporaron en el nuevo chasis de los carros de Jean Bugatti!

Así obtenemos el Type 41 con mecánica de 8 cilindros y 300 CV de potencia a 1.800 revoluciones. Simplemente impresionante.

Hasta el año 1933 solo contábamos con 7 unidades de este automóvil tan espectacular. Su escasa fabricación era una de las características que lo convirtieron en un modelo de carro deseado por miles de coleccionistas.

Por otro lado, la carrocería de cada uno de los 7 Royale fabricados era diferente y solo coincidía en la figura que cubría la tapa del radiador.

Además, su precio prohibitivo de 40.000 dólares hacía al Bugatti Royale un carro inaccesible para la gran mayoría. Es más, incluso un Rolls Royce de los más lujosos tenía un precio bastante inferior (unos 20.000 dólares). Todo ello supuso que solo se produjera la venta de 3 de los 7 carros, quedando los 4 restantes conservador en el garaje de la familia Bugatti.

A día de hoy se conservan 6 unidades del Bugatti Type 41 o Royale y están en perfecto estado para ser utilizadas. La unidad que falta es la del prototipo con chasis 41 100, que fue destruida en un accidente del propio Ettore Bugatti. Posteriormente fue transformada por su hijo en el Bugatti Royale Coupé Napoleón.

Años después fueron construidos nuevos Bugatti con diferentes chasis: 41 111, 41 121 o 41 131. Este último fue el más popular. Se conoció con el nombre de Bugatti Royale Kellner y han llegado a pagar por él 8,7 millones de dólares.

El sexto y último Bugatti fue construido por Ettore Bugatti para su uso personal.

Entonces, ahora que conocemos la historia y origen del Bugatti Royale, ¿lo valoraremos todavía más de lo que ya lo hacíamos?

Entradas relacionadas

Comentar